‘Yo, Robot’ – La adaptación de la obra más famosa de Asimov

yo-robot

El cine se ha basado siempre en la adaptación de guiones y novelas, pero sorprende que Isaac Asimov sólo tenga un par de películas basadas en su obra, la que nos ocupa y El Hombre Bicentenario, mientras que Phillip K. Dick tiene un enorme jardín de películas que inspiradas en él. Y digo “Inspiradas” porque pocas veces estos escritores, considerados algunos de los grandes maestros de la ciencia ficción, logran que sus ideas lleguen a la pantalla sin grandes cambios, porque su éxito se basa más en el planeamiento de ideas y escenarios que en el desarrollo de los mismos. No voy a hablar ahora de libros (Lo haré, y ya estoy trabajando en artículos que saldrán en las próximas semanas), pero al menos nos sirve para entender por qué no podemos ver una adaptación fiel de Yo, Robot, y en su lugar tenemos una cinta de acción como la dirigida por Alex Proyas en 2004.

yo-robot-will-smith-615

En un futuro cercano, los robots son algo tan común que la gente no les da importancia. Sirven para todo tipo de tareas, como hacer la compra, pasear a los perros o ayudarnos con el trabajo, y su aspecto humanoide no ha supuesto ningún dilema para todos excepto para un hombre: Del Spooner, un agente de policía que parece tener algo en contra de ellos. Spooner está interpretado por Will Smith, un actor de televisión que logró mucho éxito siguiendo un esquema muy claro: Quería películas entretenidas, divertidas y de acción que entretuviesen al público y le hicieran ganar millones de dólares, lo que le llevó al mundo de los Blockbusters salvando La Tierra de amenazas del espacio exterior en varias invasiones alienígenas. Los robots, por tanto, no son más que otro enemigo que se utiliza como excusa, y se le describe como un personaje anclado en el siglo XX (de la misma forma que Sandra Bullock en Demolition Man) para seguir de punto de vista al espectador.

Pero claro, una película de estas características, de entretenimiento sencillo, no parece ir muy de la mano con las historias de Asimov, por lo que lo único que sirve para recordarnos a la novela son pequeños datos sueltos. Las famosas leyes de la robótica o el personaje de Susan Calvin sí son suyos, pero el guión se basa en la obra de otra persona que el estudio compró y modificó para luego añadirle el título de una famosa obra de ciencia ficción. No nos escandalicemos, es algo que ocurre a menudo y con películas tan diferentes como La Jungla 4.0, por decir solamente una. Además, ya era imposible adaptar Yo, Robot porque  no es una novela, sino una colección de trece relatos cortos cada uno ambientado en una época y un lugar, y sólo una pequeña voz que los conectaba.

7001f-robot5

En la película, se cuenta que un nuevo modelo de robot parece haber sido el responsable del asesinato de su creador, y mientras todos piensan que es imposible, Spooner tiene motivos de sobra para desconfiar, sobre todo cuando el mundo se ponga patas arriba, los nuevos robots resulten ser un peligro para la humanidad y sólo el protagonista pueda arreglar la situación.

Así que queda claro desde el principio que Asimov sólo es un telón de fondo, pero no vamos tampoco a criticarla por eso. Como película en sí es convincente y entretenida, pero los efectos especiales han quedado un poco desfasados tan sólo diez años después. Con una estética muy parecida a Minority Report, de coches rápidos y aerodinámicos y escenas de acción que tienen que ser cada vez más espectaculares, si queremos ser quisquillosos descubrimos que el plan maestro de la Inteligencia Artificial no es del todo perfecto siguiendo la lógica de Asimov, que no permitiría que murieran algunos humanos al considerarlo “inevitable”. Todos sabemos que la primera ley de la robótica crearía un conflicto de forma inmediata y le obligaría a replantearse su situación, porque la gracia del escritor no era sólo idear ese sistema de seguridad (en apariencia perfecto) sino mostrar cómo ciertas interpretaciones de esas leyes podrían suponer un gran problema. De modo que Yo, Robot, es una gran película para demostrar cómo se utilizan franquicias famosas, pero no necesariamente explotándolas correctamente, creando una cinta de acción como otras tantas que utilizan la ciencia ficción para proporcionar al público CGI y entretenimiento de acción, pero dejando de lado gran parte de su esencia.

I-Robot-cap-3

Para leer la ficha pulsa aquí. 

, , , , , , , , , , , , , ,

  1. ‘Yo, Robot’ | Tierra de Cinéfagos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: