UMBERTO D, de Vittorio de Sica -1952 (“Mis películas más tristes III”)

 

Umberto D, puede pertenecer también al grupo de las películas atemporales. Si su argumento tenía una vigencia en la actualidad en la que se estrenó, sigue teniéndolo en el presente en el que vivimos nosotros, y, desgraciadamente, puede que las generaciones venideras, también lo consideren actual.

Vittorio de Sica, uno de los grandes del cine italiano, escribió, junto a su inseparable guionista, Cesare Zabattini, esta emotiva historia; una de las más representativas del Neorrealismo, tras haber llevado ya a la pantalla sus extraordinarias “Ladrón de bicicletas”, y “Milagro en Milán”.

LA PELÍCULA:

Arranca con una manifestación por las calles de Roma. Sus componentes, son en mayoría personas ancianas, y realizan una protesta de cara a las autoridades, reivindicando una subida para sus pensiones, que ahora, tan apenas les permiten vivir.

Cuando la policía toma parte para disolver la manifestación, la cámara comienza a seguir a uno de los participantes, que poco después echa a correr como el resto, para eludir a los policías. Tras recorrer unos metros se detiene, cansado, al lado de otro de los manifestantes, y conversa con el.  Al despedirse, se presenta, estrechándole la mano:  “Umberto Doménico Ferrari”.

El es un funcionario jubilado, con una exigua paga, al igual que la de los otros asistentes a la manifestación.

No tiene familia, y vive en compañía de su perrito Flike, en una triste habitación alquilada desde hace más de veinte años, de la cual, si no abona las rentas que debe, será desahuciado.

La pensión ya no le llega ni para lo más elemental de la subsistencia. Come muchos días en comedores sociales, y tiene que ir vendiendo sus humildes posesiones para conseguir algún dinero.

Cuando pide ayuda a antiguos amigos, estos le dan la espalda, en parte, porque tampoco sabe pedir favores, porque va en contra de su concepto de la dignidad.

Umberto es muy pobre, pero mantiene esa dignidad innata en muchas personas, que no deja de ser un don, y es el nudo central de la película y de su personaje.

La soledad y el desamparo, son la compañía de Umberto. Su tristeza y angustia, insoportables…

Sus intentos de seguir adelante lo llevan a fingirse muy enfermo para poder ingresar en un hospital y conseguir cama y comida gratis, aunque tan sólo sea por una semana, dejando a su perrito al cuidado de la criadita de la casa.  Al ser dado de alta, y regresar, no encuentra a Flike esperándole. La patrona, que quiere deshacerse del perro, le ha abierto la puerta, y el perro ha salido por ella, despareciendo.  Desesperado, Umberto lo busca por la ciudad, y finalmente lo encuentra en la perrera.  Los momentos de angustia, son recompensados, por el estrecho abrazo que se dan los dos.

En otra desgarradora secuencia veremos como trata de pedir limosna en el centro de la ciudad, y compartiremos su propia angustia, al tratar de extender la mano y no poder hacerlo, porque su dignidad es más fuerte que su necesidad.

Recurre a su perro, y lo alecciona para que sostenga con la boca su sombrero, al paso de los viandantes, y así conseguir algún dinero, y nos metemos de lleno en el patetismo real de la historia, al contemplar al animalillo haciendo equilibrios sobre sus patitas traseras, mientras mira con desconcierto a su alrededor, pues Umberto se ha escondido tras una columna, escondiendo así su propia humillación.

Su única amiga y protectora es la joven criadita de la casa en la que tiene alquilada la habitación, que a escondidas, le prepara de vez en cuando algo de comida. Pero ella también tiene problemas. Está embarazada, y sabe que la dueña la despedirá en cuanto sepa lo que le ocurre.

La relación de esas dos personas nada favorecidas por la vida, es enternecedora.

Cuando finalmente Umberto es desahuciado de su vivienda, no encuentra otra salida que el suicidio, y decide morir arrojándose al paso de un tren, a lo que tendrá que renunciar, por que su perrito Flick, intuyendo lo que su dueño desea hacer, se rebela y salta de sus brazos. Umberto corre tras el, porque no puede abandonar este mundo sin su compañero…  Y si el quiere seguir adelante, Umberto también lo hará, aunque no haya futuro…

MI COMENTARIO:

En el comienzo del post, he dicho que la consideraba una película atemporal, y supongo que conforme habéis ido leyendo, sabréis por que lo he dicho.

En Umberto D, de Sica nos plantea como una sociedad que se deshumaniza, deja de lado la problemática de sus ancianos.

Es la situación de hoy, de muchos de nuestros jubilados, que como Umberto, luchan impotentes por sobrevivir con muy pocos medios económicos, en medio de una sociedad, en la que solo parece que estorban.

La desesperación de Umberto es también la que se puede vivir ahora, y su tristeza, desesperación, y depresión, la misma que muchos sufren, aunque hayan pasado más de cincuenta años desde que a través de esta película se denunció esa situación.

De Sica, refleja la cotidianeidad de su personaje de una forma tan realista y directa, que nos estremece y nos duele. Umberto es tan entrañable y cercano, que nos es muy fácil compartir su triste vida, y se nos forma un nudo en la garganta, difícil de digerir, cuando sabemos que en realidad no tiene ninguna salida.

Umberto D, es también una obra cargada de poesía, humana y emotiva, e imprescindible para los buenos aficionados al cine de todos los tiempos.

UNAS NOTAS SOBRE LA PELÍCULA:

El director

DE Sica se inspiró en la vida de su padre para escribir el guión. También fue un jubilado que tuvo que enfrentarse a los problemas económicos derivados de su minúscula pensión. De Sica le dedicó la película.

CARLO Battisti, que interpreta a Umberto, no era un actor profesional. Profesor de Filosofía, de setenta años, conoció a De Sica en una conferencia a la que los dos asistieron en Roma. No volvió a actuar nunca más en el cine, pero supo transmitir a su personaje una total actitud de desamparo, que es el alma de la película.

AUNQUE la película llevaba el sello de calidad innegable, de un director como Vittorio De Sica, fue un fracaso de taquilla, quizás por que el público, quería salir ya del oscurantismo al que se había visto sometido durante la guerra, y sus años posteriores, y demandaba temas menos duros en la pantalla.

De Sica volvió a dirigir comedias más desenfadas, en las que también era un maestro, y dramas con menos contenido social.

FICHA TÉCNICA:

NACIONALIDAD: Italiana

AÑO: 1952

DURACIÓN: 85 minutos

DIRECTOR: Vittorio De Sica

PRODUCTOR: Giuseppe Amato

GUIONISTAS: Cesare Zabattini y Vittorio de Sica

INTÉRPRETES: Carlo Battisti, Maria-Pia Casilio, Lina Gennari

Swanson  

, , , , ,

  1. #1 por aleX el 23 enero, 2008 - 18:36

    Me la apunto, soy un gran seguidor del cine de esta gente, y Umberto de Sica es uno de mis directores favoritos italianos junto a otros grandes maestros como Federico Fellini( Fellini ocho y medio), Roberto Rosellini(Roma ciudad abierta), Sergio Leone(el bueno, el feo y el malo), Bernardo Bertulloci(noveciento), entre otros…
    SALU2!!!

  2. #2 por Guy Secretan el 24 enero, 2008 - 21:43

    Anda que no lloré con esta película. Lagrimones es poco.

    Que grande era de Sica.

  3. #3 por Estrella Polar el 2 febrero, 2008 - 20:38

    Estoy de acuerdo con Swanson en la atemporalidad de la película, al igual que la de casi todo el neorrealismo italiano que está basado en temas y conflictos eternos, aunque tengan su escenario en un momento histórico concreto en el que afloran precisamente con mas “realismo”.

  4. #4 por Erika el 3 octubre, 2008 - 00:22

    De Sica nos muestra una historia sencilla pero lo bastante reveladora como para ser considerada como una realidad a la que duramente nos seguimos enfrentando hoy en día.

    Excelente película, muy recomendable.

  5. #5 por memin el 21 octubre, 2008 - 04:05

    sin duda es una inolvidable pelicula, infaltable para todo amante del realismo cinematografico,
    de Sica ,volco en ella todo el caudal de su alma sensible,
    pues si esta no hizo siquiera entristecer a uno, pues , entonces no hay corazon sino piedras en vez de sentimientos.
    escribanme , mi msn es memin_pinguin_eternamente@hotmail.com.
    m gustaria conocer gente que agrade de este inolvidable film .
    gracias

  6. #6 por Gandy el 22 julio, 2009 - 15:43

    poner el precio del cartel

  7. #7 por ANA el 10 agosto, 2010 - 21:37

    mE HIZO llorar es unas de peli q demuestre q hoy en dia sigue ,,,,,,…

  1. Ladrón de bicicletas | El Jergón
  2. Umberto D, de Vittorio de Sica | El Jergón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: