Obra Maestra. Un concepto demasiado utilizado

 

Seguramente no nos pondremos ni mucho menos de acuerdo-ni pretendo que así sea-, pues de lo que me dispongo a hablar es uno de esos temas peliagudos que traen cola y que derivan, inevitablemente, en multitud de opiniones enfrentadas, por descontado  todas y cada una de dichas opiniones son de lo más respetables. Pero es mi obligación decantarme por lo que creo correcto y lo que creo  correcto es admitir que últimamente el concepto “Obra maestra” está perdiendo todo su significado siendo utilizado muy a la ligera,un hecho que le quita magnitud y valor, restándole la importancia que debería tener tal concepto, devaluándolo y adjudicándole injustamente la etiqueta de algo “normal”, algo “vulgar” o algo “corriente”, cuando precisamente debería ser todo lo contrario y por derecho y por ley una Obra Maestra debería ser algo sublime y fuera de lo común, en definitiva: algo que sólo sucede una vez entre un millón, cosa que parece que muchos prefieren ignorar.

El calificativo de “Obra Maestra” no se adjudica, ni mucho menos, de un día para otro (por mucha calidad que atesore la obra,ya sea musical, literaria, cinematográfica o del campo del arte o de las ciencias que prefiráis) sino que, una obra, se va forjando ese derecho a ser denominada como Maestra  con el paso del ineludible tiempo, ganándose el mérito -generación tras  generación-  a ser considerada como algo especial, como algo excelso,como algo divino.  Y no exagero para nada cuando digo que este concepto está acariciando la divinidad. Me explicaré para no dejar dudas: Todas las “Obras Maestras” así consideradas están por encima de cualquier moda pasajera,están  por encima de cualquier técnica utilizada para ser confeccionadas ,e incluso están por encima de la agraciada mano de su creador, artista/artesano  en muchos casos olvidado y “ejecutado” por el ineludible paso de los años, pues lo verdaderamente importante no es el “quién” sino el “qué”, o séase el contenido, ya que los creadores de tales logros, como humanos que son tiene fecha de caducidad, pero sus creaciones perdurarán a lo largo de ese cabronazo inapelable que conocemos como tiempo, que avanza y avanza dejando atrás sin pizca de piedad aquello que no merece ser recordado, de ahí que me atreva a denominar a una “Obra Maestra” como algo casi divino, ya que  se encuentra en una posición elevada, por encima del hombre y por supuesto, por encima del tiempo.

Eso es algo innegable e incontestable. Por tanto debemos admitir y entender que una “Obra maestra” es intemporal e imperecedera, y que pese a ser “antigua” (o no) no pierde nunca el valor, la actualidad y la calidad ; cualidades que ya de por sí desprendía y desprenderá desde el mismo día en que fue creada hasta el mismo día en que todo se convierta en ceniza, cualidades que atesorará siempre, ya sea pasado un lustro, seis décadas o diez siglos, pues el tiempo no deteriora las palabras si con fuerza están escritas, ni acalla las notas si con fuerza son tocadas, ni agrieta los recuerdos si con verdad y entereza son impresos, pues el tiempo tan sólo es tiempo por muy duro y cruel que sea.

Analicemos brevemente el significado y origen de la palabra “Maestro” ; un vocablo procedente del término latín “magis”(más); significa más sabio,algo fundamental, erudito , y por ende algo de índole mentora, algo  muy por encima de esa tendencia tan humana  a exacerbar lo espiritual por encima de lo palpable y cognoscible. El término “magis” debería ser algo que mereciera ser compartido y estudiado con detenimiento tras los siglos de los siglos, algo que por méritos propios fuese digno análisis, algo sublime e inclusive algo que pudiera llegar a entenderse como mágico(sí, así es, he dicho magia, pues mágia/ciencia/arte son aves del mismo corral).

Maestro” es un concepto de índole trascendental, es algo que puede ser tan puro y veraz como  “indiscutible”,meditable y desconcertante, pero eso sí: siempre tan estudiado y alabado como ultrajado o condenado(Copérnico,Da Vinci…..). Algo repleto de conocimientos útiles deseosos de ser utilizados y transmitidos, tocado por el don de la intemporalidad , poseedor de  pellizcos de misticidad inmarcesible, algo profundo, vital y sobretodo abierto a ser entendido(o discutido por los “benditos” de siempre), respetado, idolatrado u odiado. Por tanto si brindamos, a la ligera, el término “Obra maestra”  estamos obsequiando-con acentuada celeridad- unas virtudes cuasi divinas, que en la mayoría de los casos no merecen ser regaladas tan impunemente, y claro está que no se pueden adjudicar tan a la ligera unos dones que ni siquiera el poderoso Dios Cronos podría arrebatar con su borradora y omnipotente mano.

 

La calidad de una obra, sin duda, tiene mucho que ver a la hora de adjudicarle el termino de “Maestra”, pero no es ,ni mucho menos, suficiente motivo para calificarla como tal. Influyen muchos más factores que no tienen nada que ver con la calidad. Como por ejemplo, el sentimiento, la personalidad o el alma; algo imprescindible, ya que por muy elaborada, completa y virtuosa que sea una obra si no tiene “alma” resultará algo vacío e insípido.

Pero sin duda alguna lo que distingue a una “Obra Maestra” es su intemporalidad, y es en ese detalle es donde encontramos su particularidad. No quiero poner ejemplos para que nadie se sienta aludido pero hay muchísimas obras (musicales, literarias, cinematográficas, pictóricas etc) que maravillaron desde el mismo momento en que vieron la luz y, pese a tener una calidad asombrosa, con los años  fueron perdieron fuelle y envejeciendo muy mal.

¿Cuántas películas (por poner de ejemplo el cine que es de lo que hablamos aquí) nos han encantado las primeras veces que las hemos visto y al cabo del tiempo al revisarlas nos han parecido poco menos que un bodrio ? Ahí está la diferencia; una “Obra Maestra” siempre conserva su actualidad, nunca pasa de moda, y por supuesto nunca envejece mal, logrando cautivar con su “magia” a generación tras generación.

Creo que puedo hacer un símil bastante eficaz(aunque trillado) sin “mear fuera de tiesto” y con el  que seguramente entenderéis mucho mejor ( o no ) a lo que me refiero:

Una “Obra Maestra” es como el buen vino, si el vino es bueno de verdad mejora con el paso del tiempo, pero si la cosecha es mala el vino se torna áspero. Pero es muy difícil(o lo era)pronosticar si un vino acabará siendo un “Gran reserva” o en cambio acabará siendo un vino rancio para acompañar los postres,  o puede que termine sieno un  vinagre para aliñar las ensaladas. Sólo el paso del tiempo le pondrá en el lugar que le corresponde, eso es una verdad irrefutable.

Como ya os he dicho la calidad no es suficiente  motivo para que que algo sea considerado una Obra Maestra, aunque la verdad si queréis hacerlo yo no soy quien para privaros de ese placer, además es gratuito y no hace daño a nadie. Ya sabéis mi humilde opinión, ahora yo quiero saber las vuestras; Es lo justo ¿No?

Sayonara!!

Fdo: Harry Powell  

,

  1. #1 por Bardomagno el 26 septiembre, 2010 - 07:58

    Este posteo es una obra maestra. Es intemporal. Es imperecedero. Es más sabio, más grande, más justo, moralmente superior, más espiritual, algo sublime, algo mágico. Este posteo siempre será actual, nunca pasará de moda, jamás envejecerá, y cautivará con su magia a generación tras generación. Este posteo es como el buen vino, y mejorará con el paso del tiempo. Y ha sido mi placer ser el primero en reconocerlo, además de que es gratuito y no hace daño a nadie…

    • #2 por Harry Powell el 26 septiembre, 2010 - 14:40

      Muchísimas gracias Bardomagno, muy bien llevado. Saludos.

  2. #3 por Karelia el 26 septiembre, 2010 - 10:56

    Gran post Harry.

    Estoy de acuerdo contigo, a dia de hoy lo de “obra maestra” se ha devaluado muchísimo y cualquier película que se sale de lo común, se califica como tal, y eso habría que verlo dentro de muchos años, cuando las generaciones venideras las vean y piensen si es de lo mejorcito que ha creado el cine o no (cosa que dudo).

    Una cosa es que nos impacte profundamente (en parte debido a la gran porqueria de películas que últimamente se hacen) y otra cosa muy diferente es que dentro de 20, 30 o los años que sean, a nosotros nos parezcan tan sublimes que cuando las vimos la primera vez.

    • #4 por Harry Powell el 26 septiembre, 2010 - 14:54

      A mi me hace mucha gracia eso de calificar como obras maestras a todo aquellos que como tú dices se sale de lo común, cuantas veces he oido: “Requiem por un sueño” es una obra maestra,”El caballero oscuro” es una obra maestra, “El club de la lucha” es una obra maestra.Y no digo que estas tres películas no sean buenísimas-que lo son- pero hace falta algo más para recibir de regalo el termino “Maestra” ¿Entonces “Ciudadano Kane” o “Casablanca que son?

      • #5 por Harry Powell el 26 septiembre, 2010 - 14:55

        Saludos Kare, que maleducado soy.

      • #6 por Snake el 26 septiembre, 2010 - 16:24

        “¿Entonces “Ciudadano Kane” o “Casablanca que son?”

        MEGAObrasMaestras

  3. #7 por ZachTriunff el 26 septiembre, 2010 - 17:14

    Interesante post, Harry.
    En mi humilde opinión, creo que estás muy errado. Yo tengo un punto de vista totalmente contrario al tuyo.
    Para empezar, una obra maestra no depende del tiempo. Si una película perdura en el tiempo no significa necesariamente que sea buena, sino que las circunstancias sociales lo propiciaron. ¿La religión cristiana es la mejor religión de entre todas las miles que surgieron en los primeros siglos? No lo creo. O, al menos, no se demuestra que es la mejor, sino que simplemente las circunstancias la pusieron donde está ahora. Un rey decidió imponerla en su imperio, y otro en otro, y así hasta que se expandió. Es solo un ejemplo que se puede relacionar fácilmente con la perdurabilidad en el tiempo, y que tiene que ver con el cine.
    ¿Tarkovski tiene alguna obra maestra? ¿Qué porcentaje de población española conoce una sola de sus películas?
    Cuando Kubrick presentó ‘2001, una odisea del espacio’ muchos ya lo sabían. Era una maestra. ¿Qué relación tiene eso con el tiempo? Apreciar antes o después una obra no significa nada.
    Por ejemplo, si veo ‘La cinta blanca’ (2009), puedo decir que es una obra maestra. Dime que no lo es, y demuéstrame porqué no.
    En esta década, en mi opinión, hay más de 5 obras maestras. Y en la década pasada unas 3 o 4. Y en la pasada otro tanto. Y así, a lo largo de la historia del cine, creo que se pueden considerar a unas 300 películas como obras maestras. ¿Son muchas?
    Teniendo en cuenta que se han hecho a lo largo de la historia más de 50 millones de películas…
    En fin, el tema da para muchas charlas y tal. Yo ahora me tengo que ir que quedé.
    ¡Un saludo!

  4. #8 por ipanonima el 26 septiembre, 2010 - 17:32

    ¡El ataque de los tomates asesinos es una obra maestra y punto!!!! 😀

    • #9 por Harry Powell el 26 septiembre, 2010 - 17:40

      Jajajajajajjaja, eso nadie lo niega.

  5. #10 por Harry Powell el 26 septiembre, 2010 - 17:37

    “Si una película perdura en el tiempo no significa necesariamente que sea buena, sino que las circunstancias sociales lo propiciaron.”

    Creo que ya he especificado en el post exactamente sobre esa percepción, la calidad influye, eso está claro pero no es suficiente, se necesita mucho más.¿Qué circumstancias sociales propician que “Ciudano Kane” la veamos ahora y aun sea tan fresca como el primer día?

    “¿La religión cristiana es la mejor religión de entre todas las miles que surgieron en los primeros siglos?” Esto Zach……¿Estás comparando cine con religión?¿Qué tandrá que ver el tocino con la velocidad? Todas las religiones son iguales, antiguas o no.

    Saludos Zach.

    Contiunará……..

    “Por ejemplo, si veo ‘La cinta blanca’ (2009), puedo decir que es una obra maestra. Dime que no lo es, y demuéstrame porqué no”

    O dime tú que lo es y demuéstrame porqué, si eso dentro de 10 años te lo diré.

  6. #11 por Snake el 26 septiembre, 2010 - 18:15

    “Teniendo en cuenta que se han hecho a lo largo de la historia más de 50 millones de películas…”

    Esto me recuerda al chiste de:

    “Manolito, te he dicho cien mil millones de veces que no seas tan exagerado!!!”

    Joer Zach, no vale meter las que hacen en la India :P.

    A mí me valdría con que cada década tuviese una docenita de obras maestras que perdurasen en el tiempo. De esas que al cabo de unas años no lees en las revistas o en los periódicos: “Película sobrevalorada en su momento que…” :DDDD.

    • #12 por Harry Powell el 26 septiembre, 2010 - 18:18

      “A mí me valdría con que cada década tuviese una docenita de obras maestras que perdurasen en el tiempo. De esas que al cabo de unas años no lees en las revistas o en los periódicos: “Película sobrevalorada en su momento que…”

      Cuanta razón tienes Snake, cuanta razón tienes.

  7. #13 por licanTOPO el 28 septiembre, 2010 - 17:04

    HARRY, te superas cada dia, creo que si quisieramos podriamos hablar de si, si o si no son obras maestras, el señor de los anillos, matrix (primera entrega), avatar, etc…digo estas por decir algunas,pero, lo que se es que todo este tipo de peliculas vienen influenciadas ya por otras o por series de dibujos animados, o sea, que son como hacer una banda parecida a los Ramones o l los Beatles, yo si (sobretodo en argumento) innovaran mas, el cine seria más calificable de obra maestra, para mi, American history x, por ejemplo, fué impactante y la taché rapidamente de obra maestra, ahora la recuerdo con cariño (bueno mas o menos), pero no la veo como tal, y por ejemplo también, la Naranja mecánica la vi con cierto desconcierto, y ahora mismo la calificaria de obra maestra, eso viene dado por demasiadas circunstáncias, y no creo que podamos valorarlas desde un punto neutro.
    Cada uno tiene (por suerte) sus propias obras maestras.
    Para mi Elvis es pasable, y los Ramones (SON DIOSES).
    Para otro los Ramones son ruido, y Pavaroti es dios.
    Siento liar más el post pero es asi como pienso

    • #14 por Harry Powell el 28 septiembre, 2010 - 19:36

      ¿Liar? Para nada, entiendo perfectamente a lo que te refieres licanTOPO. “American history X” es una de esas pelis que va perdiendo fuelle con el tiempo, recuerdo que cuando la vi también pensé que me encontraba ante una grandísima obra pero desgraciadamente es un claro ejemplo de como un film puede “perder” calidad con el tiempo.

      “Avatar” no es una obra maestra ni lo será nunca, es un buen film que abrió nuevos horizontes en la técnica pero mucho me temo que con los años irá perdiendo intensidad.

      “El señor de los anillos”(las tres) son peliculones en toda regla y tienen todos los ingredientes para a la larga convertirse en obras maestras, veneradas por diferentes generaciones.

      “La naranja mecánica” es una obra maestra en toda regla, y los Beatles y los Ramones como muy bien apuntas son ya clásicos de la música y sus discografias están repletas de obras maestras tales como; Abbey Road,White album, Sgt Peppers, Rubber Soul, A hard day’s night, Revolver etc, etc ( todos estos en el caso de los Beatles) y Rocket to Rusia,Road to ruin,Animal boy, To tough to die,Locolive,Brain drain, entre otros (en el caso de los Ramones.
      Elvis ya sabes que también tiene un hueco en mi corazón jejejejejejje.

      Saludos licanTOPO, un placer como siempre. Un abrazo.

  8. #15 por josefao492 el 2 octubre, 2010 - 17:15

    Desde que leí la novela “La naranja mecánica” de Anthony Burgess, leyendo el capítulo 21, el cual no se publicó en USA porque el editor que lo publicó era republicano y conservador, y que, por desgracia, no fue adaptado al film, para mí esa película dejó de ser obra maestra, porque no abarcó todo sobre lo que Burgess quiso tratar: ultraviolencia, libertad, y la ridiculización de la figura del agresor.

    Añado que Anthony decidió escribir la obra porque su mujer fue asaltada, violada, y golpeada por cuatro soldados norteamericanos en el Londres de la Segunda Guerra Mundial. El golpe fue más duro todavía cuando el hijo que Burgess y su esposa estaban esperando lo perdieron.

    En ese capítulo final, hasta Álex se arrepiente de todo lo que había hecho, y lo bueno de aquello era que aquella acción estaba justificada, primero, con el cabreo que tuvo con sus nuevos compañeros de ultraviolencia y, segundo, con el reencuentro con un viejo conocido suyo…

    De hecho, hasta recuerdo haberme reído mucho más con el libro que con la película.

    Sin embargo, sí considero OBRAS MAESTRAS “Espartaco”, “Senderos de gloria”, y “2001: Una odisea del espacio”, porque, a pesar de ser viejas, no han perdido nada de sabor, sino todo lo contrario, como el buen vino, y hasta emocionan. Para colmo, hasta con 2001 puedes entender, en cada ocasión que la ves, algo diferente respecto a la vez anterior.

    • #16 por Harry Powell el 3 octubre, 2010 - 01:01

      “Desde que leí la novela “La naranja mecánica” de Anthony Burgess, leyendo el capítulo 21, el cual no se publicó en USA porque el editor que lo publicó era republicano y conservador, y que, por desgracia, no fue adaptado al film, para mí esa película dejó de ser obra maestra, porque no abarcó todo sobre lo que Burgess quiso tratar: ultraviolencia, libertad, y la ridiculización de la figura del agresor.”

      Josefao, Kubrick no adaptaba nunca fielmente, ni lo pretendía ( como ejemplo más claro “El resplandor”), eso era una de sus características más notables, no pretendía hacer un calco de la obra de Burgess sino que quería (como siempre) mostrarnos su percepción/visión de la obra en cuestión;lo que él había sentido al leerla. Pero hay que separar la obra de Burguess de la de Kubrick, una es literatura y la otra es cine y aunque se cogen de la mano muchas veces, son hijas de padres diferentes, “La naranja mecánica” (película) es una Obra Maestra y te lo dice un servidor que se ha leido el libro varias veces pero como te digo; son diferentes una de la otra pero eso no les resta calidad.

      Saludos.

  9. #17 por josefao492 el 2 octubre, 2010 - 17:24

    ¡Ah, Powell! Se me olvidaba: Me encantó tu post sobre lo que una obra significa ser una obra maestra. La disfruté mucho. Coincido contigo en lo que dices.

    Eso sí, aquellas películas que están bien hechas, pero que no aguantan bien el paso del tiempo, por ejemplo, “Los inmortales” de Russell Mulcahy, no tienen porqué considerarse malas, si aún siguen teniendo atractivo en sus actuaciones, estética, música, y coreografía de escenas de sexo y de acción, entonces, en mi opinión, deberíamos catalogarlas como cine de culto.

    Pero el post sobre la definición de película de culto lo leeré en otra ocasión.

    Enhorabuena a todos una vez más por blog. Me gusta mucho. Os volveré a leer en otra ocasión.

    • #18 por Harry Powell el 3 octubre, 2010 - 01:10

      “Eso sí, aquellas películas que están bien hechas, pero que no aguantan bien el paso del tiempo, por ejemplo, “Los inmortales” de Russell Mulcahy, no tienen porqué considerarse malas, si aún siguen teniendo atractivo en sus actuaciones, estética, música, y coreografía de escenas de sexo y de acción, entonces, en mi opinión, deberíamos catalogarlas como cine de culto. ”

      Que no sean Obras maestras no significa que sean malas,eso está mas que claro pero hay que respetar el termino “Obra maestra” pues no todo lo bueno merece ser llamado así, algo bueno puede llegar a suceder con cierta periocidad pero una “Obra maestra” no se ve todos los días ni crece en los arboles, ese calificativo es una “medalla” que no se regala así como así,por cierto “Los inmortales” es una película la mar de digna (pese a su protagonista) y que tiene mucho más de lo que a priori parece.

      Josefao, me alegro que te guste nuestro blog y se agradecen muchísimo tus elgios,tus palabras y tus comentarios; siempre acertadísimos y muy interesantes.

      Un placer hablar contigo,un abrazo.

  10. #19 por josefao492 el 14 noviembre, 2010 - 13:51

    Harry, precisamente, lo mismo que tú dijiste, en el segundo párrafo de tu última contestación, era lo que yo quise decir en uno de mi comentarios. Por cierto, yo nunca consideré mala “Los inmortales”, lo que pasa fue que algunos de los que la consideraban un film grande en su época, los 80, se llevaron un gran chasco cuando la volvieron a ver hace poco.

    Respecto a “La naranja mecánica”, la percepción/visión de la obra que Kubrick había sentido al leerla sólo es la que tuvo cuando leyó la versión americana de la novela, que sólo contenía 20 capítulos, pero el final auténtico no estuvo incluido en esa edición. Esa versión era la versión censurada por el editor que publicó el libro en E.E.U.U.

    Según el autor: “Mi libro era kennediano y aceptaba la noción del progreso moral. Lo que en realidad se quería era un libro nixoniano sin un hilo de optimismo. Dejemos que la maldad se pavonee en la página y hasta la última línea y se ría de todas las creencias heredadas, judía, cristiana, musulmana o cualquier otra, y de que los humanos pueden llegar a ser mejores. Un libro así sería sensacional, y lo es. Pero no creo que sea una imagen justa de la vida humana.”

    Y continua: “Y no lo creo porque, por definición, el ser humano está dotado del libre albedrío, y puede elegir entre el bien y el mal. Si sólo puede actuar bien o solo puede actuar mal, no será más que una naranja mecánica, lo que quiere decir que en apariencia será un hermoso organismo con color y zumo, pero de hecho no será más que un juguete mecánico al que Dios o el Diablo (o el Todopoderoso Estado, ya que está sustituyéndolos a los dos) le darán cuerda. Es tan inhumano ser totalmente bueno como totalmente malvado. Lo importante es la elección moral. La maldad tiene que existir junto con la bondad para que pueda darse esa elección moral. La vida se sostiene gracias a la enconada oposición de entidades morales. De eso hablan los noticiarios televisivos. Desgraciadamente hay en nosotros tanto pecado original que el mal nos parece atractivo. Destruir es más fácil y mucho más espectacular que crear. Nos gusta morirnos de miedo ante visiones de destrucción cósmica. Sentarse en una habitación oscura y componer Missa Solemnis o la Anatomía de la melancolía no da pie a titulares ni a flashes informativos. Desgraciadamente mi pequeño libelo atrajo a muchos porque despedía los miasmas del pecado original como un cartón de huevos podridos.”

    El mensaje de Anthony Burgess era mucho más realista y menos retrógrado. Es realista y creíble, porque muchos que se dedicaron en el pasado a destruir personas se dedican ahora a todo lo contrario.

    Por ejemplo, Frank Lucas, cuando se estrenó “American gangster” en los cines, en vez de vanagloriarse en lo que fue, aprovechó las entrevistas que le concedieron para motivar a las personas a participar en la fundación Yellow Brick Roads, que tiene su hija Franchine Frank, y que se ocupa de brindar apoyo y los recursos necesarios a hijos de padres en prisión. (FUENTE: http://elcirco.net/EkplAVVlpkJTBwKpHf.html)

    Otro caso de personas que se han aburrido de jugar a juegos de destrucción es Mike Oldfield, quien ideó el juego Music VR (el juego virtual), realizado en la Ciudad de las Artes y de las Ciencias de Valencia, y que se vendió acompañado del álbum “Tr3s Lunas”. Oldfield declaró que la razón por la que quiso crear ese juego fue que en él se avanzaba creando y no destruyendo, y añadió que estaba harto de esos juegos en los que se avanza sólo a base de destruir.

    Comprendo y respeto que te guste tanto la adaptación de Stanley, pero yo espero una nueva adaptación con el final original que escribió Burgess.

    Pero eso sí, me niego a ver a un Álex emo en la película. En ese caso, ¡apaga y vámonos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: