Entradas etiquetadas como Sam Marx

‘Pistoleros de agua dulce’ – “Si los ruiseñores cantaran como túuuuu”

Tras las adaptaciones cinematográficas de las obras teatrales The Cocoanuts (Los cuatro cocos) y Animal Crackers (El conflicto de los hermanos Marx), había llegado el momento de confeccionar un guión original para que los Marx continuaran desplegando su exitoso humor. De la mano de los guionistas S. J. Perelman, Will B. Johnstone y Arthur Sheekman y bajo la dirección de Norman McLeod nació Pistoleros de agua dulce (Monkey Business).

Chico, Harpo, Groucho y Zeppo son cuatro polizones que, escondidos en cuatro barriles de arenques, viajan de balde en un lujoso trasatlántico con destino a Estados Unidos. En él también se encuentran Joe Helton (un mafioso multimillonario) junto a su hija Mary y Alky Briggs y su esposa Lucille (Thelma Todd), otro mafioso que pretende entrar en la banda de Helton cueste lo que cueste. Por circunstancias, a cual más ilógicas, Groucho y Zeppo se convierten en los matones de Briggs y Chico y Harpo en los guardaespaldas de Helton dando lugar a una serie de equívocos que aumentarán cuando Zeppo y Mary se enamoren y cuando esta última sea secuestrada por Briggs.

Leer el resto de esta entrada »

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

3 comentarios

Los Hermanos Marx V – Chico, Harpo, Groucho, Gummo y Zeppo

Groucho, Gummo, Minnie, Zeppo, Sam, Chico y Harpo en 1915

En 1915 se produjeron una serie de hechos significativos: Herbert (Zeppo) entrará a formar parte de la compañía (los cinco hermanos solo coincidirán en una ocasión sobre el escenario) y nacerán los curiosos sobrenombres por los que serán recordados los Hermanos Marx.

Ya os podéis imaginar la multitud de leyendas que se han forjado en relación al origen de esa especie de motes, puesto que ninguno de ellos se pusieron de acuerdo en el cuándo, en el dónde, en el por qué ni en el quién. Lo que sí está demostrado es que el hecho de que todos acabarán en “o” se debía a una moda de la época, puesto que se consideraban más cómicos. Parece ser que todo que se debió a la ocurrencia de un compañero de escenario.

Leer el resto de esta entrada »

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

2 comentarios

Los Hermanos Marx II – Los primeros años

En 1900 los integrantes de la familia Marx Schoenberg que vivían en el 179 de la calle 93 Este eran Sam, Minnie, Leo, Adolph (al que llamaban Adhie), Julius Henry y Milton y los abuelos maternos Levy (que a veces aparece como Louis o Lewi) y Fanny, conocidos familiarmente como Opie y Omie. Y Herbert nacería un año después…

Sam Marx intentaba sacar a flote a su numerosa familia trabajando como sastre, aunque se cuenta que sus cualidades para llevar a cabo dicho oficio no eran muchas y tampoco era demasiado currante. Según Groucho era muy sencillo reconocer por la calle a los clientes de su padre porque llevaban pantalones “con una pernera más corta que la otra” o chaquetas con “una manga más larga que la otra”. Sin embargo, donde Frenchy destacaba era en la cocina lugar, en boca de Harpo, en el que “era un auténtico mago”. De hecho, eran famosas las comilonas que preparaba para conquistar a los agentes teatrales. La otra afición del bueno de Sam era el pinacle, afición que heredó su hijo Leo con nefastos resultados en el futuro.

Leer el resto de esta entrada »

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Los Hermanos Marx I – Todo empezó…

Cuando en 1929 Chico, Harpo y Groucho rodaron Los cuatro cocos, los inimitables cómicos pasaban ya de los cuarenta. Estaba claro que su fuerza, agilidad y ritmo frente a las cámaras iría languideciendo lentamente privándonos de disfrutar de su maestría mucho más tiempo. Pero los Hermanos Marx no comenzaron su carrera artística en ese momento, sino que llevaban muchos años paseándose por los teatros de toda norteamerica antes de irrumpir en el mundo del cine.

Gamberros, ingeniosos,  irreverentes, surrealistas y geniales, estos neoyorkinos de origen alemán revolucionaron el mundo de la comedia y su influencia continúa más viva que nunca.

Porque se les echa de menos, porque puedes ver cien veces a Groucho y a Chico diciendo aquello de “la parte contratante de la primera parte” y seguir riéndote, porque nadie nunca tocará el arpa (y la bocina) como Harpo y porque Gummo y Zeppo también merecen un lugar en la historia, bien vale la pena recordar su vida personal y profesional.

Leer el resto de esta entrada »

, , , , , , , ,

5 comentarios