Entradas etiquetadas como opinión

La mentalidad de los multicines

2119888804_c7d4c996a7

No hace ni diez minutos que he llegado a casa después de ver “Harry Potter y las reliquias de la muerte – Parte2”, y ya tengo claras en mi cabeza las ideas básicas de este post, junto con su título y una serie de imágenes que tengo que buscar en google para ilustrarlo. Mientras veía (o intentaba ver) la película, las ideas que tenía que escribir y transmitir iban creciendo a pasos agigantados, del mismo modo que lo hacía mi convicción no sólo no de volver a ver una sola película en formato 3D, sino también de evitar todo lo posible mi viaje a una sala de cine. En serio. Hay demasiadas películas en el mundo como para no tener por qué hacerlo, aunque tengan sesenta años o dos días y me haya descargado un screener. Al fin y al cabo, acudir a una sala de cine ha dejado de ser algo con un único objetivo, ver una película, para acabar convirtiéndose en una experiencia social sin la cual puedo sobrevivir.

Leer el resto de esta entrada »

, , , , , , , , , , ,

10 comentarios

¿Y tú, también correrías?

Es la pregunta que os planteo y que me vino a la cabeza el día que ví por primera vez (y digo eso porque ya lo he hecho unas cuantas veces) 28 Semanas Después.

Normalmente, en la mayoría de las películas (por no decir todas) se manifiesta la actitud heróica. Ésa donde el marido, esposa,  padre o madre saca valor desde lo más profundo de su ser y acaba defendiendo a la manada (sentimientos de por medio). Como hablamos de ficción los casos pueden ser de lo más variopintos. Desde hordas de zombies, pasando por asesinos en serie, vampiros, o lo que se nos ocurra.

Dicha actitud no tiene por qué ser irreal, ya que en el mundo real (el nuestro) se dan muchísimos casos donde alguien arriesga su propia integridad física en la defensa o salvación de una tercera persona. Podríamos denominarlos héroes con toda tranquilidad. A veces por su oficio (bomberos, policías, etc) o simplemente porque la situación lo requería y se actuó con celeridad y sin sopesar los inconvenientes. Y ahí está el meollo del asunto. En actuar instintivamente, raudo y veloz. Esos momentos no suelen ser para sopesarlos y pensar detenidamente lo que vas a hacer, simplemente… actúas. Leer el resto de esta entrada »

10 comentarios