Entradas etiquetadas como john candy

¿Dónde están enterrados los famosos? – Primera Parte

marilyn-monroe-desktop-picture-desktop

Si algo he aprendido de las estadísticas de este blog, es que a la gente le gustan los artículos sobre artistas fallecidos. Llamadlo curiosidad, llamadlo morbo, llamadlo turismo de cementerio, una opción cada vez más solicitada y comprendida sobre todo fuera de España, donde ya existen tours que te llevan por los principales cementerios en busca de sus ilustres ocupantes y hay webs especializadas en ello. El caso más importante podemos encontrarle en Francia, donde el camposanto de Pere-Lachaise incluso te ofrece mapas a tres euros en la entrada con la situación de gran cantidad de personas famosas que reposan allí. El cementerio parisino también merece la pena por su arquitectura y escultura, pero eso no le ha convertido en el cuarto enclave de la ciudad más visitado después de la Torre Eiffel, El Louvre o el Arco del Triunfo.

Desde 1971, cuando Jim Morrison fallecía inesperadamente, su pequeña tumba se ha convertido en un centro de peregrinación para fans de la música y las drogas, que han llenado el emplazamiento de graffitis, recuerdos, y hasta han utilizado el lugar para fiestas y orgías. Yo mismo me llevé unas pocas piedras de su tumba, que ahora está protegida por cámaras de seguridad y vallas metálicas. Al igual que la de Oscar Wilde, situada en el otro extremo del recinto y que ha tenido que ser protegida con metacrilato porque personas de todo el mundo acuden a besar la gigantesca lápida como símbolo de cariño a una persona que tuvo una existencia injusta y murió en la pobreza. Ambas tumbas aparecen en este especial donde he ido recopilando algunas de las más famosas del mundo del espectáculo y la política, que son visitadas anualmente por admiradores y curiosos que de alguna forma encuentran interesante este tipo de tours turísticos, quizá como un recordatorio de que que al final, incluso las estrellas a las que hemos seguido y admirado durante años no se diferencian del resto de nosotros, y algunos han llegado a convertirse incluso en familia para el gran público.

Leer el resto de esta entrada »

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

4 comentarios

Recordando algunas escenas antológicas: El Alien bailarín de Spaceballs

Mel Brooks ha sido capaz de lo mejor y lo peor. Cuando ví por primera vez Spaceballs (parodia clara de Star Wars) la encontré bastante cutre, sosa y aburrida. Pero no así la segunda vez, son cosas que pasan con los segundos visionados.

Dentro de las escenas o momentos más recordados (sea el enorme casco de Darth Vader que tenía Rick Moranis, los soldados “peinando el Desierto” literalmente, etc) nos encontramos con el del Alien bailarín. Donde homenajea claramente otra de las escenas con mayúsculas del mundo del cine. El nacimiento de cierto bichito que provocó la rotura de pecho del actor John Hurt, quien por cierto también la protagoniza en la película de Brooks. Ni que decir tiene que el tono cómico dista mucho de lo que ofreció Ridley Scott hace más de treinta años.

Leer el resto de esta entrada »

, , , , , ,

4 comentarios