Archivo para la categoría Recordando algunas escenas antológicas

Recordando escenas antológicas: El discurso de ‘Bienvenido, Mister Marshall’

bienvenido-640x640x80

Hace unas pocas horas se decidía si Madrid conseguía o no albergar unos Juegos Olímpicos para el año 2020, en contra de los deseos de muchos de los ciudadanos y con el apoyo de unos pocos políticos faltos de luces que lo consideraban un asunto de importancia casi trascendental. Tras semanas de campaña, afortunadamente Madrid fue eliminada en la primera ronda y la victoria se la llevó la ciudad de Tokio, un lugar mucho mejor preparado y más capaz de realizar un evento de estas características.

La razón por la que no puedo dejar de pensar en el alcalde de Villar del Río pegando gritos desde su balcón es porque el momento más vergonzoso de la jornada de anoche fue el patético discurso de la alcaldesa de Madrid, intentando ser afable y entusiasta. chapurreando algo que pretendía ser inglés. El ya famoso “Relaxing cup of café con leche in Plaza Mayor” es la forma en la que la ficción se transforma en realidad, y en el que vemos que por mucho que pasen los años seguimos en manos de políticos incultos a los que se les embauca fácilmente, y que hacen el ridículo allá por donde van. Personas convencidas de que algo como la llegada de los Americanos o unos Juegos Olímpicos son la solución a nuestros problemas, y de que tenemos que ponernos guapos para ellos. Sin dinero para educación, ni sanidad, sin futuro ni esperanzas para una generación entera, de pronto aparecen los fondos necesarios para construir un mastodóntico monumento a la identidad nacional en la creencia de que nos lo merecemos, y siempre vendrán de fuera a sacarnos las castañas del fuego. En la película de Berlanga, todo el pueblo hipotecaba su futuro gastándose lo que no tenían en la esperanza de que la salvación llegase caída del cielo. Todo entre aplausos e ignorancia, y no hay nada que me parezca más patético, indignante y triste que alguien que juega con las esperanzas de los demás para aprovecharse a su costa, y dejarles como nos hubiésemos quedado: peor que antes.

Leer el resto de esta entrada »

, , , , , , , , , , , , ,

5 comentarios

Recordando algunas escenas antológicas: ‘Casino,de Scorsese’- El final de Nicky Santoro-

486_4bc90855017a3c57fe002d33_1293132264

Tratándose del final de la película me veo obligado a avisar a aquellos insensatos que aún no hayan visto(sacrilegio) esta maravilla de Martin Scorsese que se abstengan de leer este post y de ver el video de la escena en cuestión, ya que se trata del final del filme. Así que a partir de ahora: ATENCIÓN SPOILERS POR DOQUIER.

Joe Pesci es un interprete que me encanta, su versatilidad, su talento y su personalidad son indubitables. Y más si tenemos en cuenta las evidentes “limitaciones” físicas de Pesci. Siempre me ha parecido impresionante que un tipejo de apenas 1’60 centímetros de altura y con ese careto tan particular fuese capaz de dar vida, y con maestría asombrosa, a dos de los gangsters más  respetados, peligrosos y carismáticos que ha dado el séptimo arte. Evidentemente me refiero al sempiterno canalla Tommy DeVito (‘Goodfellas’,1990) y al mítico e imprevisible matón Nicky Santoro (‘Casino’,1995). Y a éste último es a quién dedicaremos el post.

Leer el resto de esta entrada »

, , , ,

2 comentarios

Recordando algunas escenas antológicas: Samurais bajo la lluvia

500full

Hace poco estuvimos hablando de El último Samurai en el blog, y es una película que no me canso de ver. No es por en ensalzamiento de la cultura asiática, sino por su espectacular diseño de producción, por el montaje, porque Tom Cruise hace un papelón y, por supuesto, por su banda sonora. Eso es lo que me hace traer hoy esta escena, una de las mejores del film, y en el que el personaje de Nathan Algren, capturado por los samurais, demuestra que tiene un valor más allá de lo que muchos esperarían, levantándose una y otra vez y sin dejarse derrotar fácilmente. Una gozada tanto visual como sonora, redonda e impresionante que siempre ha sido de mis escenas favoritas.

 

 

Leer el resto de esta entrada »

, , , , , , , ,

4 comentarios

Recordando algunas escenas antológicas: ‘Los Profesionales’- La revolución es una mujerzuela-

19631_professionaly_or_the-professionals_1600x1200_(www.GdeFon.ru)

“…Cuando el tiroteo termina los muertos se entierran y los políticos entran en acción…”

(Bill Dolworth)

Un western, seguramente uno de los mejores. Un merecedido descanso en un tiroteo que enfrenta a dos viejos amigos. Jesús Raza(Jack Palance) y Bill Dolworth(Burt Lancaster), dos compañeros de armas, dos  “canallas” con honor careados por el lacerante e irónico destino. Uno de los dos debe morir, puede que los dos, o puede que ninguno. Ambos hacen lo que tienen que hacer, o lo que deben hacer. Uno lucha por dinero y el otro por la mujer que ama, aquí  no hay buenos ni hay malos, no hay odio ni rencor, no hay mentiras ni falsedad, las balas-jueces justos- decidirán quién sigue en pie.

Ambos están heridos, ambos están fatigados, y conscientes del desgarrador final-sea cual sea el desenlace- dialogan en calma, esa calma que precede a la tempestad, mientras cargan sus revólveres. Ellos se admiran, se palpa en el aire, pero no titubearán ni por un instante al apretar el gatillo. El calor del desierto es sofocante, pero no les tiembla el pulso, nunca les ha temblado. Uno de los dos debe morir, el otro seguirá su camino, cabizbajo, sin mirar atrás, no habrá lágrima alguna, no habrá remordimientos, tan sólo habrá alguna bala menos en el cargador, y un amigo menos, un gran amigo menos. Pero antes de morir siempre hay tiempo para hablar de principios, de valores, de esa puta llamada  revolución, y de los que se quedaron atrás por amarla. Y de mujeres ¿Por qué no? Al fin y al cabo hoy es un buen día para morir, y mejor si es a tu lado, y mucho mejor si es a tus manos.  Amigo mío,hoy es un buen día para morir.

Leer el resto de esta entrada »

, , , , , ,

2 comentarios

Recordando algunas escenas antológicas: El Final de Grupo Salvaje (The Wild Bunch)

Hay películas que aparte de ser grandes películas tienen un gran comienzo o un gran final, incluso ambas cosas. Grupo Salvaje (The Wild Bunch) sería una de ellas, una película a la que Walter Hill, para muchos alumno aventajado de Peckimpah, hizo su particular homenaje en “Traición sin Límite”, sólo hay que ver el final para percatarse de ello.

En el climax podemos ver como William Holden, Ernest Bornigne y sus compañeros entablan un duelo suicida contra un pequeño ejército del cual es cuasi imposible salir bien parado. No en vano, cuando se estrenó, muchos críticos la tacharon como “la película más violenta jamás realizada”. Cierto es que ahora no parece tanto, pero si nos retrotraemos a aquellos tiempos seguro que todo tiene sentido. Peckimpah era así y por eso nos encanta ese director.

¿Cómo? ¿Que no habéis visto todavía este espectacular Western? Pues ale, corriendo a conseguirlo y a verlo cuanto antes. Que en estos tiempos nos están vendiendo muchas motos a medio gas, cuando en décadas anteriores corrían como Dios manda.

Leer el resto de esta entrada »

, , , , , , ,

5 comentarios

Recordando escenas antológicas: La transformarción en Hombre Lobo de En Compañía de Lobos

La transformación de un hombre en hombre lobo es quizás uno de los momentos más memorables de la historia del cine. Si bien es cierto que en sus primeras apariciones en el cine el efecto, llamémosle especial, era rudimentario y veíamos el rostro del actor cambiando en diferentes planos -más pelo, más pelo, más pelo…-, todo cambió con películas como Un Hombre Lobo Americano en Londres (John Landis -1981) o la que nos ocupa, En Compañía de Lobos (1984). Dos metamorfosis que desde luego no han quedado en saco roto y que son inolvidables para el fan del género de lo fantástico o del género de terror.

Hoy vamos a ver la que apareció en la película de Neil Jordan, director de películas como Entrevista con el Vampiro. Un cambio brutal y que desde luego no creo que dejase indiferente a quien lo degustó por primera vez en el cine, como es mi caso.

Poco más de dos minutos donde no es de extrañar la expresión de la protagonista de la escena ante lo que está viendo.

Leer el resto de esta entrada »

, , , , , ,

1 comentario

Recordando escenas antológicas: El monólogo de Quint en Tiburón

Tiburón es una obra maestra. Creo que no hay ninguna duda si decimos eso en voz alta y posiblemente sea una de las mejores películas de Steven Spielberg. Desde el comienzo, con esa magistral partitura de John Williams, hasta el final creo que es para descubrirse ante el talento del citado director.

Hay muchas escenas que han quedado en la retina del espectador. La primera muerte de una chica que está llamando a su novio desaparecido y que acaba zarandeada de un lado a otro, ese zoom que se acerca a Roy Scheider ante lo que está pasando en la playa, la primera aparición del Tiburón cuando Scheider está echando carnaza o la muerte de Quint. Precisamente él, Robert Shaw, protagoniza uno de los momentos cumbre de la cinta. Un monólogo, una historia que cuenta con Brody y Hooper (Richard Dreyfuss) hipnotizados ante lo que está contando. Desde luego sobran las palabras ante la manera en que el actor va contando lo que le pasó hace tiempo y lo que un/os tiburones pueden provocar en el ser humano. Finalmente, porque hablamos de una película donde los personajes están especialmente retratados y mimados, acaban cantando una canción para olvidarse momentáneamente de la tarea, ardua tarea que les espera. Esto es cine, en estado puro.

Leer el resto de esta entrada »

, , , , , , , , ,

2 comentarios