Sex Education – Terapia con Gillian Anderson

Cuando nos encontramos con una película o serie que hace del sexo una parte importante de su contenido, tenemos que preguntarnos si es solo un reclamo publicitario o cumple alguna función más que la de escandalizar y llamar la atención. La campaña publicitaria de Sex Education comienza con Gillian Anderson compartiendo en sus redes sociales imágenes de objetos y plantas que se parecen a genitales, y acaba con una enorme valla publicitaria en el corazón de Madrid, retirada a petición del propietario del edificio donde se encuentra el Círculo de Bellas Artes. Pero entre medias, afortunadamente, podemos encontrar mucho más.

 

Gillian Anderson ha demostrado en muchas ocasiones ser una grandísima actriz. Durante los noventa se vio convertida en un mito erótico gracias a su personaje de Dana Scully, un papel tan asexual como el de su compañero David Duchovny. El propio Mulder ya tuvo su despertar sexual en la pantalla de manos de Californication, donde el antiguo agente del FBI se tiraba todo lo que se movía. En esta ocasión es ella quien tiene su dosis de sexualidad a manos de la doctora Jean Milburn, aunque la serie recae sobre todo en los hombros de su hijo, Otis, a quien interpreta Asa Butterfield.

 

Butterfield lleva ya una carrera muy interesante a sus espaldas. Aquí clava su papel de adolescente, alternando la inocencia con el egoísmo propio de su edad, y todas las dudas posibles en temas sexuales. Es muy curioso que el chico que en la primera temporada montaba su consultorio sexual tenga muchos problemas para comprenderse a sí mismo. Ese es el eje central de los ocho episodios que Netflix ha estrenado hace un par de días. Todos los personajes, en mayor o menor medida, tienen que encontrarse y aceptarse.

Por un lado está Otis y su relación con Ola, y los sentimientos que tiene por Maeve. Con un poco de culebrón, por supuesto, asistimos a la evolución de las relaciones y situaciones que vivimos en la primera temporada. De la homofobia de Adam, nos encontramos con su sexualidad confusa y la relación que establece con Eric, víctima de sus agresiones. Y también tenemos un arco argumental dedicado a la sororidad de las chicas cuando Aimee es asaltada sexualmente en un autobús.

 

Por supuesto, cuando hablamos de educación sexual en las escuelas, solemos centrarnos en lo básico: enfermedades de transmisión sexual, métodos anticonceptivos y todo lo relacionado con el aborto y planificación familiar. Por eso tenemos conversaciones sobre lubricantes, sexo anal, sexo homosexual y placer femenino, porque la sexualidad no siempre va unida de la mano de la reproducción, y el desconocimiento es la principal causa de infelicidad y sufrimiento para muchos, incluyendo Aimee, que no es consciente de lo que implica su experiencia con el masturbador del transporte público.

Al mismo tiempo, es de agradecer que el sexo no acapare demasiados minutos en la pantalla sin ningún tipo de significado, como si se tratase de una porno para todos los públicos. Cada acto sexual implica una nueva trama, o un momento de duda para cada personaje.

Y al final, nos encontramos con hijos que no comprenden a sus padres, padres que no conocen a sus hijos, y adolescentes que no saben si lo que sienten es normal. Todo tratado con naturalidad, huyendo del espectáculo vacío y cargado tanto con buenas interpretaciones, como con una constante banda sonora que acompaña a la perfección a la colorida fotografía. Un buen homenaje al cine de John Hughes que merece la pena, como decía la valla publicitaria, tragársela entera.

, , , , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: