‘Los mundos de Coraline’ – Los gatos no necesitan nombre

cora_4

La nueva casa de Coraline Jones era muy aburrida, a decir verdad.
Tenía un jardín viejo y seco que sus padres, que se dedicaban a escribir en revistas relacionadas con la jardinería, tenían que replantar, unos fusibles que saltaban cuando encendían tres luces, muchos insectos en las tuberías y, por si fuera poco, unos vecinos a cada cual más extraño. Pero todo cambia cuando encuentre una puerta que lleva a un universo muy similar a este, donde todo lo aburrido se transforma de repente en divertido y encantador. Unos padres muy similares a los suyos, salvo el pequeño detalle de que tienen botones cosidos en los ojos, parecen quererle más incluso que sus progenitores “de verdad” y le ofrecen todo lo que pueda desear.

hqdefault

Este espeluznante punto de partida es una de las obras más famosas del genial escritor británico Neil Gaiman, y la segunda de las películas en stop motion de Henry Sellick, el director que durante años, precisamente hasta el estreno de Coraline, tuvo que aguantar que Tim Burton se apropiase de su obra, Pesadilla antes de Navidad. Cogiendo lo mejor de ambos artistas, Coraline Jones es una heroína como cualquier niña de su edad, soñadora, irritante y maravillada ante el mundo mágico que hay tras la puerta del salón y que está lleno de ratones malabaristas y viejas vecinas que se convierten en gimnastas de cuerpo escultural armadas con un escuadrón de perros con alas, circos que huelen a algodón de azúcar y todo el amor que pueda imaginar. Pero como no puede ser de otra manera, ese lugar está gobernado por una bruja que atrae allí a los niños hasta poseerlos y encerrarlos, y pronto Coraline descubrirá que sus verdaderos padres han sido encarcelados por este ser demoníaco y tendrá que luchar para liberarlos.

Siendo todo lo contrario a las habituales películas de animación, Coraline nos ofrece imaginación y espectáculo en un cuento de hadas que está destinado tanto para niños como para adultos con un encanto por lo grotesco, captando toda la esencia de la novela original. Es evidente el salto de calidad de los efectos especiales desde el rodaje de Pesadilla Antes de Navidad, sobre todo en cuanto a la capacidad expresiva de los personajes y la interacción del ordenador en los escenarios, pero sigue manteniendo ese encanto de los muñecos de plastilina que tanto nos encantan y que convierten a estos personajes en muñecas de trapo adorables o arañas anoréxicas realmente amenazadoras. La imaginación de Gaiman es la llave de un estilo que es lo que los fans de Tim Burton han perdido con la decadencia de este director y su afición a copiarse a sí mismo y ceder su nombre a la maquinaria de Disney. Si bien no parece haber alcanzado el éxito de las aventuras de Jack Skelleton, sí es cierto que Coraline tiene un férrero grupo de admiradores, muchos de ellos, niñas pequeñas que valoran a una protagonista femenina fuerte totalmente alejado de las que se suelen ver en películas de este tipo, y que es un fiel reflejo de sus gestos, expresiones, comportamiento y nerviosa curiosidad. Todo lo contrario que su amigo Wyborne, simplón a más no poder.

Si hay que ponerle alguna pega a la película, tal vez su tercer acto se resuelve de una forma muy apresurada, pero creo que en realidad se debe a que la película en sí es muy corta, y apenas tienes tiempo para disfrutar de todos los escenarios, efectos y diálogos, con una perfección técnica que a la que no han vuelto a acercarse desde que se estrenó hace ya seis años. Aun así, parece que no pudo lidiar con la maquinaria de otras grandes producciones de animación, incluso aunque consiguiese una nominación al Óscar, y por eso la recomiendo a todos aquellos que creen que los cuentos han perdido su parte oscura y su factor de peligro, o deseen ver algo original y diferente a lo que ya estamos saturados. Por no olvidar de que es mejor la versión original porque las voces en español suenan demasiado forzadas y a mí me recuerdan a unas uñas arañando una pizarra, cosa que te hace desconectar totalmente y dejar de prestar atención a una de las películas más originales de la animación reciente.

coraline-18

, , , , , , , , , , ,

  1. #1 por prueba de adn el 17 marzo, 2016 - 17:04

    Me gusta mucho esta película porque se sale de la línea general de películas de animación. Con sus puntos más “tenebrosos”. No es una película para niños, no la entenderían

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: