‘El Ansia’ — El vampiro David Bowie

the-hunger-04

Una mujer vampiro que vive en el Nueva York de los ochenta es el punto de partida del debut como director de Tony Scott, y también una de las películas más extrañas de su carrera. En esta cinta de hora y media de la que se puede comentar poca cosa, hacía toda una declaración de intenciones al pasar de los vídeos musicales al largometraje, y para eso utilizó todos los medios de que disponía para crear la que, se suponía, iba a ser una obra cumbre del género.

thehunger1

No pretendo conocer lo que Scott, a.k.a. “el hermanísimo” pensaba mientras realizaba esta película, pero lo que parece es que pensaba en impactar desde el comienzo, mezclando música, escenas superpuestas y una estética tan de videoclip que parece haberse quedado atascada en 1983, año en el que se estrenó. A pesar de su supuesto virtuosismo visual, no llega a la altura de los trabajos de su hermano y lo que tenemos es una película muy forzada donde sólo el planteamiento es original: una adaptación del mito vampírico poniendo de protagonista a Catherine Deneuve como una vampiresa proveniente del Antiguo Egipto que no se alimenta de seres humanos, sino que los colecciona como amantes y otorga la vida eterna, al menos, mientras dure su encaprichamiento. Eso es precisamente lo que le ocurre al personaje interpretado por David Bowie, que se da cuenta de que su amante ya no le desea cuando empieza a envejecer vertiginosamente, y que le lleva a ponerse en contacto con una experta en el tema encarnada por Susan Sarandon, quien puede hacer muy poco con un personaje muchísimo más flojo que hace que la película se hunda conforme pasan los minutos.

Si el planteamiento es curioso, su desarrollo está entorpecido por la necesidad del director de plasmarlo como si de un vídeo musical se tratara, y sólo logra destacar el maquillaje de Bowie y su extraño final. Cuando él desaparece de la película y nos centramos en las dos mujeres, el argumento pierde fuerza y nos encontramos una película que en ocasiones bordea el porno más cutre (a Sarandon se le cae el vino sobre su camiseta blanca marca-pezones mientras gime “oh, no”) y abusa de las cámaras lentas y las palomas como si en algún momento John Woo se hubiese colado en el set. Es lo malo de una cinta que quiso ir a la última en una década que se caracterizó por el exceso, y que cuando pasa el tiempo te das cuenta de lo mucho que intenta ser y la poca sustancia que tiene una vez escarbas un poco. Aun así, queda en la memoria de muchos por Bowie, el alienígena, con su sombrero, abrigo largo y sus gafas, cambiando por momentos.

tumbaabierta_El_Ansia_the-hunger_tony_scott_david_bowie

, , , , , , , , , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: