‘Siete psicópatas’ — Tarantino + Guy Ritchie + Los hermanos Coen

65DA058C2

Creo que con el título de esta reseña podría acabar el artículo, pero aun así voy a intentar desarrollarlo un poco. Y es que también tendemos a considerar a Quentin Tarantino como el creador de los matones de lengua larga y los repartos corales. Convertido en icono gracias a Pulp Fiction, cientos de jóvenes aspirantes a cineasta han copiado su estructura, montaje y particular uso del diálogo yendo a lo grande a partir de lo pequeño, con diálogos anodinos sobre hamburguesas o cualquier aspecto mundano que enmascaran una tensión de fondo o un inminente asesinato. Y eso es exactamente de lo que trata Siete psicópatas, la segunda película como director de Martin McDonagh (Escondidos en brujas).

seven-psychopaths-farrell

Un guionista en horas bajas interpretado por Colin Farrell busca una idea sobre la que escribir una película, aunque eso signifique pegar a un grupo de psicópatas, incluyendo un amigo suyo que roba perros a mafiosos, un cuáquero con una cicatriz en el cuello y varios asesinos de asesinos en serie. Utilizando el humor entremezclado con el gore y la violencia más exagerada, Siete psicópatas es también un ejercicio de metacine en que el McDonagh sabe que todo está inventado y que estos personajes bien trabajados y llenos de anécdotas que contar ya no guardan sorpresas para el público. Tampoco la propia estructura de una película sobre chicos malos.

Con un gran planteamiento y una escena iniciar que ya he dicho que nos recuerda a Pulp Fiction o a Guy Ritchie, esta película parte de un argumento enrevesado y poco creíble cuya mayor baza es el reparto. Farrell, Sam Rockwell, Christopher Walken o Woody Harrelson se entremezclan con diálogos ágiles y que van a más partiendo de premisas ridículas, como la conversación en la habitación del hospital, o la historia del vietnamita con la prostituta. Si todo se mantiene y resulta una película entretenida es porque el humor lo sujeta todo y hace que entremos en su juego.
Este es la diferencia entre lo que esperamos o deseamos ver y lo que va a ocurrir al final. Hemos visto demasiadas películas de acción y sabemos adónde llevan todos los caminos, como el inevitable tiroteo final incluyendo también que adivinamos qué personajes sobrevivirán y cuáles no. Por eso Rockwell se permite jugar con el tópico creando una secuencia imaginaria tan típica como divertidísima, y que se repetirá después pero de una forma mucho más prosaica y realista.

Aun así quizá estemos algo cansados de películas de este tipo, donde hay muchos intentos de emular a Kiss Kiss, Bang Bang pero se quedan a medio gas, y tal vez, la sombra de Tarantino es demasiado larga y ha perdido algo de frescura. Por eso, Siete psicópatas, pese a ser más divertida que Escondidos en Brujas, está considerada como una floja continuación de la carrera de su director, pero es lo bastante entretenida como para que no te molesten las inevitables y tontas comparaciones.

seven-psychopaths-still06

, , , , , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: