‘Bajo la misma estrella’ – El dolor demanda sentirse

fault-in-our-stars-poster-large

Como os habréis fijado, bajar durante unas semanas el ritmo de publicación me ha dado el tiempo necesario para ponerme al día con libros y películas que he ido postergando. Como The Fault in Our Stars, conocida aquí como Bajo la misma estrella y que es la adaptación de una novela de John Green de gran éxito entre el público adolescente, la base de muchas de las películas que llegan a los cines últimamente. Con la diferencia de que en esta ocasión no se trata de ninguna distopía futurista, sino que empieza con dos de los sentimientos más difíciles de afrontar: la depresión y la muerte.

 o-THE-FAULT-IN-OUR-STARS-570

Hazel Grace es una chica de dieciséis años enferma de cáncer, a la que seguramente le quede poco de vida. Y en una de sus reuniones de grupos de apoyo conoce a Augustus Waters, un chico amable, guapo y optimista como él solo que le llevará a disfrutar de la vida como nunca había hecho hasta entonces. Esta base parece la típica de una película más “para chicas”, en las que el amor es el único argumento y donde se nos vende al protagonista masculino como “el guapo” que las vuelve locas dentro y fuera de la pantalla. Crepúsculo, Cincuenta Sombras de Grey o sus cientos de sucedáneos han agotado ese tópico, y eso hace que los tráilers de Bajo la misma estrella nos presenten a los personajes como la típica pareja un poco insoportable. Y aún más, hay quien cree que se trata de una película romántica, cuando en realidad trata de mucho más que eso.

Hazel es una chica que sabe que se va a morir y que vive obsesionada con un libro que trata, cómo no, de una chica con cáncer. Y lo peor es que la novela termina de golpe, dejando una frase a medias, lo que le hace preguntarse no sólo si la muerte ocurre en mitad de un pensamiento, sino qué sucede en el mundo cuando la chica se va. Ante la perspectiva del final, Augustus aparece como un chico que no se ha dejado hundir por su enfermedad, y que aprovecha al máximo la vida que tiene porque no sabe cuándo se puede terminar. No hace énfasis en los lados negativos del cáncer hasta su tercio final, y no abusa del dramatismo barato. Sí, es horrible que los personajes que aparecen tengan todos una enfermedad terminal, pero son esas dificultades las que les hacen ser increíbles y responder al mundo que tienen a su alrededor.

Viajando a Amsterdam y viviendo un poco, tanto Hazel como Augustus protagonizan una película bien rodada, con calidad y una interesante banda sonora, no otro de estos productos que se nota que se han hecho corriendo para asaltar los cines antes de que el éxito de la novela desaparezca. Hasta William Dafoe hace un papel corto pero interesante, en una cinta que no busca contarnos una historia de amor o, como dijeron algunos de sus más críticos, hacer apología de la muerte. Que los personajes pasen gran parte del tiempo pensando en su final, e incluso se lean los unos a los otros los discursos que tienen planeados para sus funerales, no convierte a esta película en algo morboso, como han dicho muchos. Más bien al contrario: los personajes ansían vivir, ansían disfrutar de todo lo que tienen a su alrededor, pero como todos los demás, no encuentran un sentido a su existencia, y no saben si lo que están haciendo merece la pena o tiene alguna relevancia. Es por eso que ante la idea de la muerte, y viendo qué opinan sus amigos de ellos, pueden tener una idea de lo que han significado para el mundo, aunque sea en una escala muy pequeña. El cáncer es una putada, y una enfermedad que me provoca escalofríos sólo de pensar en ella, pero ellos no van a dejar que les hunda, sino que tienen que aprovechar sus días contados. Viajando, viendo películas, sonriendo ante las adversidades o encontrando la sencillez ante los problemas (como la escena en la que con dos docenas de huevos logran desahogarse). Bajo la misma estrella transmite la idea de que no debes dejar que las cosas te hundan, sino sobreponerte a ellas, como ocurre en la casa de Ana Frank, y seguir luchando. No todo es color de rosa, por supuesto, y al final, la muerte no es un anuncio de perfumes. Hay sufrimiento y hasta los chicos guapos pierden la sonrisa, pero eso no quiere decir que sólo por eso haya que dejar de seguir mirando hacia delante con optimismo.

photo_6

, , , , , , , , , ,

  1. #1 por vini el 28 septiembre, 2014 - 15:11

    Gracias por la recomendacion, no he dicho nada en este post antes porque no habia visto la peli. Es una pelicula muy bonita, como dices no es una peli de estas que estan basadas en hechos reales que ponen a mediodia en antena 3, “son estupendas para dormir”. Esta peli pese haberla visto en la misma franja horaria que los citados telefilmes, no pudo ni con mi mujer ni conmigo que acabamos viendola entera y hasta emocinandonos con los personajes. Un saludo

  1. ‘Bajo la misma estrella’ | Tierra de Cinéfagos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: