‘Parque Jurásico’ – El Blockbuster moderno

jurassic-park-large-picture

En la década de los setenta, unos jóvenes George Lucas y Steven Spielberg revolucionaron el cine al crear lo que hoy día se conoce como Blockbusters: películas espectaculares, veraniegas, divertidas y pensadas para todos los públicos capaces de arrastrar masas a las salas. Gracias al éxito de Tiburón y La Guerra de las Galaxias (o Star Wars para las nuevas generaciones), hemos visto cómo este tipo de negocio se ha ido refinando con el paso de los años hasta llegar a sagas como Transformers o Piratas del Caribe, pero todas ellas dependen sobre todo de una película en concreto del propio Spielberg.

Como podéis imaginar, estamos hablando de Parque Jurásico.

JurassicPark2

El trabajo del escritor Michael Crichton siempre se caracterizó por sus novelas con una gran base científica, o por explorar algunas de sus experiencias personales como su carrera en medicina y que fue la que dio origen a la famosa serie Urgencias. Parque Jurásico fue su novela más exitosa, publicada en 1990 y que utilizaba los nuevos adelantos en ingeniería genética para devolver a la vida a especies animales extintas, como los dinosaurios. La idea entusiasmó a Spielberg, quien compró los derechos antes incluso de la publicación de la novela, adelantándose a James Cameron por tan sólo unos minutos. Lo cierto es que hasta el director de Titanic reconocería que Spielberg era más adecuado para el material que tenía entre manos.

Los dinosaurios siempre han llamado la atención de la gente, y sobre todo de los niños, quienes siempre se han entusiasmado con los grandes monstruos que alguna vez poblaron La Tierra. Museos del mundo entero exponen sus fósiles y dibujos que sorprenden por su aspecto y tamaño, pero lo cierto es que ningún ser humano ha visto un dinosaurio vivo. Sólo el cine nos ha dado acercamientos de los más curiosos y Parque Jurásico planteaba una posibilidad “real” al utilizar los últimos avances científicos. Pero la película no va a perderse en explicaciones y diálogos sobre ADN, consciente de su público, va a simplificarlo todo sin dejar de explicarlo y crear una cinta espectacular y rompedora que revolucionaría los efectos especiales.

Jurassic-Park

Pero lo hace de una forma muy inteligente, ya que no nos los muestran de golpe, sino que va espaciando la presencia de los dinosaurios hasta bien entrada la película. Además, Spielberg no quería simplemente impresionar, el éxito de la película dependía de que el público se creyera esos animales, y para ello llamó a Stan Winston, un hombre genial responsable de algunas de las mejores criaturas de la historia del cine, que creó animaciones por Stop Motion y animatronics de gran realismo. Pero a la vez, el director invirtió en el desarrollo de personajes digitales sobre todo para planos generales. Algunos de los vídeos de prueba son muy conocidos y muestran a un grupo de Gallimimus esqueléticos corriendo por un prado, y pronto quedó claro no sólo que iba a resultar posible recrearlos en la pantalla, sino que aquello iba a cambiar la forma de hacer películas.

 Pero aun así no se renunció a los animatronics y los utilizaron sobre todo en primeros planos, consiguiendo así un equilibrio perfecto incluso veinte años después. Pocas películas han resistido el paso del tiempo tan bien, ya que incluso en cintas como Transformers, del 2007, hay grandes saltos entre los efectos digitales y los físicos. Eso no ocurre aquí, sino que está tan bien montado que no notas los cambios entre unos y otros, ayudados sobre todo por el estupendo trabajo de Winston, que creó seres perfectos hasta el más mínimo detalle.

413

En este parque de atracciones moderno, los personajes humanos son los encargados de comprobar si el lugar está listo para las visitas de los turistas, a quienes se les quiere dar la oportunidad de contemplar a los dinosaurios. Para ello cuentan con Alan Grant, un famoso paleontólogo acompañado de Ellie Satler, y el rockero Ian Malcolm, un experto matemático que es el personaje más carismático de la película. Pero ellos no son simples maniquíes que aparecen en las distintas escenas entrelazando set pieces cada vez más espectaculares, sino que con ellos exploramos los dilemas morales de resucitar a estas criaturas, o sirven para que el público se emocione a través de ellos. Es interesante la pareja de niños, el público objetivo de la película y que quizá es el responsable de que algunas explicaciones científicas sean contadas en fragmentos de dibujos animados.

A través de ellos, Spielberg lleva al máximo algo ya perdido: el sentido de la maravilla, la capacidad para emocionarnos. Poco a poco nos va adentrando en el mundo del Parque Jurásico, como ese primer encuentro con el braquiosaurio en el que John Hammond les da la bienvenida. Poco después, el encuentro con el triceratops enfermo nos muestra la complejidad de los animatronics. Respira, abre y cierra los ojos, y para entonces el público ya está ganado, justo para llegar a uno de los momentos cumbre: el encuentro con el Tiranosaurio. La escena en la que se libera es un auténtico espectáculo que permanece igual de fresco que cuando se rodó, conscientes de que se trata del mayor depredador que jamás pisó la faz de la Tierra y que es el el Tiburón de esta película. Es un ejemplo de cómo los efectos se utilizan no sólo para impresionar, sino también para ayudar a contar una historia.

Pero el Tiranosaurio, pese a su gran tamaño y publicidad, no es lo más espectacular. Si hubiese sido así, no habría pasado de una monster movie cualquiera pero Spielberg quería otro tipo de dinosaurios que se encontrasen al mismo nivel que sus oponentes humanos. Para ello introdujo a los velocirraptores, las auténticas estrellas del espectáculo. Seres más aterradores y también muy realistas a los que se les da incluso más personalidad que a algunos de los actores. Criaturas inteligentes y habilidosas (saben abrir puertas, y no sé qué hay más aterrador que eso), que logran compensar la inmensidad con la tensión de la escena de la cocina en la que los niños huyen de sus asesinos.

De esta forma, Parque Jurásico impulsó los blockbusters dando origen a toda una serie de películas que utilizaban la ciencia ficción como excusa para todo tipo de escenas espectaculares y la presencia de efectos generados por ordenador, y hasta crearía un par de secuelas que no llegaron al nivel de la anterior, en la que Steven Spielberg volvió a demostrar su talento para el espectáculo y su capacidad para crear imágenes imborrables, y eso sin cometer muchos fallos. Aun a día de hoy sigo preguntándome cómo aparece ese precipicio justo en el lugar donde se encontraba el Tiranosaurio o cómo es que nadie oye llegar a ese gigante justo a tiempo para el colofón final (algo que se entiende porque el director improvisó el encuentro final en el centro de visitantes), pero no son pegas tan graves en una película de entretenimiento puro que debería ser de revisión obligada para todos los directores de cine de las próximas décadas.

Jurassic_Park_T_Rex_Wallpaper_by_keeperxiii

Para leer la ficha pulsa aquí. 

, , , , , , , , , , , , , ,

  1. #1 por Julia el 11 julio, 2014 - 01:24

    una de mis películas favoritas, la vi cuando tenía 11 años y me encantó, menudos efectos especiales

  2. #2 por zapatos de lujo el 11 junio, 2015 - 13:19

    Una de las mejores sagas de la historia. Ahora se va a estrenar Jurasic World, habrá que verla para saber si está a la altura.

  1. ‘Parque Jurásico’ | Tierra de Cinéfagos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: