Infiltrados (The Departed) – Aparentar ser policía

The-Departed-2006-Wallpapers-15

Martin Scorsese ganó por fin el Óscar en el año 2007 cuando sus amigos Spielberg, Lucas y Coppola se lo otorgaron en una ceremonia sin sorpresas. Y no hace falta ser muy listo para darnos cuenta de que en realidad, ese premio en realidad era un regalo por toda su carrera, una especie de reconocimiento tardío ya que la estatuilla dorada siempre se le había escapado de las manos, y no porque el neoyorkino no estuviera a la altura. Esa es la razón por la que uno de los directores más enérgicos y brillantes de ganó el máximo galardón con un remake de una cinta asiática titulada Infernal Affairs, que no he visto aún y que, por desgracia, no me permite saber cuánto de ella reside en Infiltrados.

-

Coppola y Scorsese son los directores que más éxito han tenido explorando el mundo del crimen organizado, pero cada uno lo ha hecho a su estilo. El primero, con Padrinos de ritmo pausado y trajes con corbata, buscando un acercamiento casi shakesperiano, y el segundo, a ritmo de los Stones, plagado de tacos, violencia y drogas. Tras bucear en el origen de las Vegas en Casino y el atractivo del hampa para los niños de la calle en Uno de los Nuestros, Martin Scorsese regresó a ese campo cambiando Nueva York por Boston y los italoamericanos por irlandeses, haciendo una película vibrante y fuerte con muy mala leche, justo lo que mejor se le da.

Como su título en español nos deja bien claro, Infiltrados trata de dos jóvenes policías que se encuentran con un pie en territorio enemigo. Colin (Matt Damon) es un agente prometedor que asciende rápido gracias a que desde niño ha sido uno de los chicos de Frank Costello, quien controla gran parte de la ciudad. Pero Costigan, que además proviene de los suburbios, es reclutado por uno de los departamentos para trabajar desde dentro en una investigación contra Costello. A lo largo de la película, ambos intentarán encontrarse a sí mismos saltando a la comba con el significado de ser policía

–          Cuando tenía tu edad nos decían: Podéis ser policías o delincuentes. Hoy lo que yo digo es esto: Cuando tienes delante una pistola cargada, ¿Cuál es la diferencia?

Frank, interpretado por Jack Nicholson, es todo un personaje. No es un jefe mafioso al estilo de los Corleone, sino un criminal violento, malhablado y en decadencia, pero lo bastante inteligente como para no haber sido detenido en muchos años. Campa a sus anchas por la ciudad y los chicos como Colin siempre le proporcionan algún chivatazo que le permite salirse con la suya. Es por eso que Costigan, que tiene incluso que ir un tiempo a la cárcel para crear su tapadera de cadete rechazado, tiene que acercarse lo máximo posible, estableciendo así una relación paralela entre los dos hombres.

06depa.3.650

Un gran punto al favor de la película es el montaje simultáneo que nos muestra las citas de uno en restaurantes caros, o los lugares de mala muerte que frecuenta el otro. Vemos que efectivamente, para recopilar pruebas y realizar un trabajo policial hay que cruzar una línea que para empezar no está muy clara, y donde ganarse el cariño y la confianza de Costello pone en peligro las vidas de todos. Todo esto no funcionaría si no fuera por la grandísima interpretación de Di Caprio, el actor fetiche de Scorsese, muy superior a Matt Damon, quien también cumple con su aspecto de gilipollas arrogante que tan bien le sienta al protegido de Costello.

Quizá lo único más forzado es que ambos estén unidos por la relación con la psiquiatra de la policía , y que deja claro que es una película ambientada en un mundo donde no existen los cabos sueltos ni los cierres ambiguos, pero no hay tiempo para aburrirse porque todo lo demás es enérgico, agresivo y brutal, sorprendiendo en un realizador de setenta años que cuenta con algunos de los diálogos más divertidos y efectivos de aquel año. No son citas célebres para enmarcar, pero el personaje de Mark Wahlberg y su relación con Costello son hilarantes y consiguen arrancarte más de una sonrisa. Así, Infiltrados se convierte en una gran película, larga pero no pesada, violenta pero no excesiva y que juega con todo tipo de giros, montajes, cortes de audio de los Stones y un Jack Nicholson con un pene falso para recordarnos por qué Scorsese es quien es.

Para leer la ficha de la película, pincha aqui

, , , , , , , , , , , , , ,

  1. #1 por Julio S. el 3 abril, 2014 - 11:59

    Hombre, sólo mencionar a los Stones cuando la peli está plagada de buenas canciones y el inconfundible tema principal es de los Dropkick Murphys… En cualquier caso, buena reseña y mejor película, una de las que nunca te cansas de ver.

    • #2 por Carlos Martín el 3 abril, 2014 - 14:33

      He puesto los Stones porque es el grupo más famoso y Scorsese ha trabajado con ellos en varias ocasiones. En cuando a la de los Dropkick Murphys… me parece una de esas canciones que quedan genial en la pantalla, pero se me hace muy pesada escucharla. 😛

  2. #3 por vini el 3 abril, 2014 - 23:44

    Pues si, hay canciones que cuando no estan en el contexto que muestra una determinada escena en una pelicula, pierde muchisimo.

  1. ‘Infiltrados’ | Tierra de Cinéfagos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: