‘El conflicto de los hermanos Marx’ – ¡Hurra! ¡Hurra! ¡Hurra!

En vista de que el primer “experimento” había sido un éxito, los capitostes de la Paramount no dudaron en volver a apostar por los rentables hermanos y rodar una versión de la obra teatral Animal Crackers. Los guionistas de la citada obra fueron George S. Kaufman y Morrie Ryskind y fue este último el encargado de adaptarlo. El apartado musical volvió a recaer en Bert Kalmar y Harry Ruby y el osado que se atrevió a dirigir El conflicto de los Hermanos Marx (Animal Crackers) fue Victor Heerman.

De factura todavía muy teatral, la segunda película de los Marx está a años luz de Los cuatro cocos técnicamente hablando, puesto que se observa una mejora tanto en el diseño artístico como en el uso de la cámara. Además, da la sensación de que Chico, Harpo y Groucho se encuentran mucho más cómodos y, no sé si será por esta razón, pero lo cierto es que están sembrados en una comedia mucho más ágil.

¿Cuál es el argumento de El conflicto de los Hermanos Marx? La rica Sra. Rittenhouse (Margaret Dumont) organiza una fiesta para agasajar el explorador Capitán Geoffrey T. Spaulding (Groucho) que acaba de regresar de África acompañado por su secretario Horacio W. Jamison (Zeppo). Para redondear la celebración Roscoe W. Chandler, acaudalado mecenas, expondrá el cuadro Después de la cacería del pintor Beauregard. Por su parte, Arabella (hija de la Sra. Rittenhouse) está enamorada de Johnny Parker, un joven pintor que espera una oportunidad para demostrar sus cualidades, pero que se verá injustamente envuelto en el robo del famoso cuadro. Junto a ellos Emanuel Ravelli (Chico) y El Profesor (Harpo), dos excéntricos músicos que harán de las suyas.

Como podéis comprobar en esta breve sinopsis, volvemos a encontrarnos las constantes ya aparecidas en Los cuatro cocos, pero la diferencia es que el envoltorio que las contiene está mucho más elaborado. A esto contribuye enormemente la labor de Victor Heerman que ya era un experimentado realizador cuando le cayó en las manos este proyecto. De hecho se cuenta que existió cierta tirantez inicial entre Heerman y los Marx porque tenían visiones muy distintas de cómo debía rodarse la película. El primero abogaba por explotar los recursos cinematográficos que dominaba y los segundos todavía se hallaban muy influenciados (algo normal, por otra parte) por su vertiente teatral. Parece ser que al final llegaron a una entente que repercutió positivamente en la cinta eliminando, por ejemplo, algunos números musicales (esos molestos “puntos negros”) que podían romper el ritmo.

El rodaje parece que tampoco estuvo exento de situaciones bastante surrealistas. Existe una leyenda según la cual Heerman hizo construir cuatro jaulas para encerrar a los hermanos y así conseguir mantenerlos juntos en el plató y listos para comenzar a trabajar… Lo que sí que es cierto es que Chico desaparecía del estudio para irse a jugar a cartas a un club cercano o que Harpo decidió, un día, “divertir” a las chicas del cuerpo de baile bajándose los pantalones y quedándose en pelotas, siendo recriminado inmediatamente por su director.

El reparto estaba formado mayoritariamente por los actores y actrices que representaron Animal Crackers sobre los escenarios pero, como ya ocurriera en Los cuatro cocos, los protagonistas de la historia de amor sí fueron sustituidos, en este caso, por Hal Thompson y Lilian Roth. Seamos un poco cotillas… durante el rodaje Chico conoció Ann Roth, la hermana de Lilian que por entonces era una adolescente de 14 años. Tiempo después Ann se convertiría en su amante.

Olvidando estas historias, los tres hermanos nos bridan una hilarante actuación y, de nuevo, es Zeppo el que queda relegado a un papel más que secundario, aunque sí cabe decir que protagoniza la divertida escena de la carta con Groucho por mucho que sea este último el que lleva el peso de los gags.

Volvemos a disfrutar del número de piano y el de arpa; de las persecuciones de Harpo a cualquier chica que se cruza en su camino; de Groucho dorándole la píldora a la Dumont y… de todo lo que veréis ahora:

. ¿Cuántas palabras era capaz de emitir este hombre en un minuto? Si tenéis a mano un cronómetro…

 Ravelli y el Profesor sacando de quicio al Sr. Chandler, perdón, a un vendedor de pescado.

. Ahora es el pobre Chandler el que sufre la incontenible verborrea del Capitán Spaulding.

. La Sra. Rittenhouse y la Sra. Whitehead encajando los envites de Ravelli y el Profesor. Seguro que Chico se sentía a sus anchas en esta escena.

. ¿Dónde está la linterna?

. El Capitán Spaulding y sus surrealistas aventuras en África.

. Ravelli y el Capitán Spaulding en acción. Tremendos.

Para ver la ficha de la película, pincha aquí.

 

Briony 

, , , , , , , , , , , , , , ,

  1. #1 por aguilar el 8 septiembre, 2011 - 20:44

    Esta es de las pocas películas de los Marx que no había visto en mi niñez, y hace unos años la emitieron en Cinemania: la vi 6 veces. :-S
    Sí, obsesivo es decir poco, pero me encantó. De hecho, sospecho que la veré esta noche de nuevo.

  1. Los Hermanos Marx VIII – El cine y la radio « Tierra de CINÉfagos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: