Los Hermanos Marx VIII – El cine y la radio

Los cuatro cocos (The Cocoanuts) no tuvo una acogida demasiado entusiasta el día de su estreno, aunque poco a poco fue programándose en un mayor número de cines mejorando sus recaudaciones.

En octubre de 1929 se produjo el crack de Wall Street que no solo afectó profundamente a los teatros de Broadway, sino también a Harpo y Groucho que prácticamente se arruinaron. Esta situación provocó que el hombre del puro y el bigote sufriera de insomnio crónico hasta su muerte.

Pero en ese mismo 1929 se estaba gestando otro crack más íntimo que provocaría, unos años después, que los cuatro Marx se redujeran a tres. Y es que Zeppo comenzaba a sentirse un mero comparsa, un segundón junto a sus hermanos a los que responsabilizaba de no haber podido crecer como actor.

El conflicto de los hermanos Marx, dirigida por Victor Heerman, fue la segunda película que rodaron los hermanos. Volvía a ser una adaptación de una obra teatral anterior, en concreto Animal Crackers. Morrie Ryskind volvió a llevar a cabo la adaptación del libreto que él mismo había escrito junto a George S. Kaufman. La película se estrenó en agosto de 1930 con notable repercusión.

Mientras los problemas de Chico y Betty se agudizaban a causa del juego y las infidelidades del primero, los Marx concluían la gira de Animal Crackers e iniciaban otra representando el número de Napoléon incluido en I’ll Say She Is!. Consignamos este hecho, porque durante la citada gira Zeppo tuvo que hacerse cargo del papel de su hermano Groucho que debió someterse a una operación de apendicitis de urgencia. El público no se enteró de esta sustitución, algo que al convaleciente no le hizo demasiada gracia.

Más seguros de sí mismos por su condición de estrellas de Hollywood, los Marx volvieron a visitar Inglaterra logrando un importante éxito. Durante el viaje de ida, firmaron un más que sustancioso contrato que los ligaba a la Paramount para rodar una nueva película. Su vuelta a Nueva York no estuvo exenta de polémica, ya que cuenta una leyenda que Groucho gastó una broma a los agentes de la aduana diciéndoles que su profesión era la de contrabandista. Cuando dichos agentes comenzaron a registrar exhaustivamente todas las maletas, Groucho volvió a abrir su peligrosa boca para decirle a su mujer “¿Dónde pusiste el opio? Terminaron siendo cacheados…

De las plumas de los escritores Will B. Johnstone y S. J. Perelman, y con la colaboración posterior del columnista Arthur Sheekman, nació Pistoleros de agua dulce (Monkey Business), la primera película no basada en una obra teatral. Para llevar a cabo el rodaje, dirigido por Norman Z. McLeod, los hermanos se trasladaron a Hollywood donde se instalarían con sus respectivas familias. La cinta se estrenó el 19 de septiembre de 1931 siendo un éxito.

En menos de un año, los Marx presentaban su siguiente cinta: Plumas de caballo (Horse Feathers). El guión nuevamente corrió a cargo de Will B. Johnstone y S. J. Perelman, mientras Arthur Sheekman se hacía cargo de los gags y Norman Z. McLeod volvía como director. Un nuevo éxito se sumaba a la filmografía de los hermanos.

Desde noviembre de 1932 a mayo de 1933, Chico y Groucho se embarcaron en una aventura radifónica para la cadena NBC siendo los protagonistas de un serial cómico de 26 episodios titulado Flywheel, Shyster y Flywheel cuyos papeles principales estaban interpretados por Groucho (el torpe abogado Flywheel) y Chico (su golfillo ayudante Ravelli). Solo se han conservado fragmentos de los episodios 24 y 25 y la grabación completa del 26, pero el escritor Michael Barson encontró todos sus guiones y los reunió en un libro titulado Hermanos Marx. Groucho & Chico, Abogados que os recomiendo encarecidamente. Nat Perrin y Arthur Sheekman confeccionaron los guiones en colaboración con los dos hermanos y en ellos podemos encontrar diálogos aparecidos en alguna de sus obras o películas y algunos otros que después se incluyeron en cintas posteriores. Aquí os dejo un fragmento del episodio 6:

Ravelli ha sido detenido y Flywheel le visita en la cárcel.
CHICO: Si es Flywheel, dígale que he salido.
GROUCHO: Le he oído, Ravelli. Con que ha salido, ¿eh? Y yo, que me tomé la molestia de gastarme el dinero en comprarle un maravilloso pastel de chocolate y traerlo hasta aquí, atravesando calles abarrotadas de gente y tráfico… Sólo me queda una cosa que decirle.
CHICO: ¿Qué es, jefe?
GROUCHO: Que me alegro de haberme comido el pastel. (…)
SRA. VAN REGAL: Sr. Ravelli, ¿no se da cuenta de que los dos queremos ayudarle? ¿No es verdad Sr…?
GROUCHO: Ravelli, ¿quién es esta pánfila?
SRA. VAN REGAL: ¿Pánfila? Jamás en toda mi vida me habían insultado de esta forma.
GROUCHO: Señora, toda su vida ocupa un espacio muy largo. Y no me importa decirle que también usted ocupa un buen espacio. Mejor será que haga algo con él antes de que lo tiren abajo y construyan un bloque de oficinas en su lugar.
SRA. VAN REGAL: Yo me lavo las manos en este caso.
CHICO: Pues, de paso, lávese también el cuello.
SRA. VAN REGAL: Informaré de esto al director (Sale).
GROUCHO (gritando): Si va a ver al director, dígale que he traído un rompecabezas para el hombre que cortó a su mujer en pedacitos. Ahora, Ravelli, sobre eso de sacarle a usted de aquí…

Como queda bien patente los Hermanos Marx eran ya considerados auténticas estrellas y explotaron esta posición vendiendo productos con su imagen o publicitando otros, participando en espectáculos benéficos o siendo portada de la prestigiosa revista Time.

En sus vidas privadas, Chico continuaba con sus apuestas y flirteaba con una jovencita; Groucho se compró una casa; Zeppo cuidaba de su padre y se sentía, profesionalmente hablando, cada vez más apartado de sus hermanos; Harpo continuaba su vida de soltero junto a los de la Mesa Redonda y conociendo a importantes personalidades de la época como el magnate W. R. Hearst; y Gummo volvía a crear una empresa de ropa.

El 11 de mayo de 1933 moría Sam Marx a los 72 años. Seis meses después sus hijos estrenarían una de sus obras maestras: Sopa de ganso (Duck Soup).

 Briony 

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

  1. #1 por aguilar el 26 agosto, 2011 - 18:24

    Tengo el libro “Hermanos Marx. Groucho & Chico, Abogados”: sí, muchos de los diálogos y situaciones aparecen luego en sus películas.

  2. #2 por aguilar el 26 agosto, 2011 - 18:25

    Coincido en que “Sopa de Ganso” es la obra maestra que abre la época de sus películas “mayores”.

  1. ‘Sopa de ganso’ – “¿Se casaría conmigo? ¿Le ha dejado mucho dinero? Responda primero a lo segundo” « Tierra de CINÉfagos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: