Los Hermanos Marx IV – Y llegó Chico

Arthur (Harpo), Milton (Gummo), Leonard (Chico) y Julius (Groucho)

En 1909 Chicago era la segunda ciudad, tras Nueva York, donde se desarrollaba el mejor vodevil del país, pero el número (rebautizado) Las seis mascotas de Minnie Palmer no tuvo demasiado éxito en su debut. La tía Hannah, además, llegó a la conclusión de que no servía para trabajar encima de un escenario y abandonó la obra al igual que la propia Minnie que lo que sí hizo fue cambiar su apellido por el de Palmer.  

Adolph (Harpo), Julius (Groucho) y Milton (Gummo)

Leonard (Chico), por su parte, se hartó de sus múltiples empleos y decidió probar suerte en el mundo del vodevil junto con un compañero de trabajo llamado Arthur Gordon. Se hicieron llamar Gordoni y Marx e interpretaban a dos italianos (papel que Chico ya no abandonaría) en un número que también incluía canciones, piezas de piano y algún que otro chiste. Cuenta la leyenda que Leonard, copió su falso acento italiano de su barbero.

La asociación Marx-Gordon solo duró dos años que estuvieron jalonados de apuestas, dados, cartas y algún que otro timo, hasta que decidieron separarse. Fue entonces cuando Leonard intentó abrirse camino en solitario, pero no tuvo éxito. En 1911, el futuro Chico Marx comenzó una nueva aventura artística con su primo Lou Shean (hijo de la tía Hannah) que consistió en un espectáculo que combinaba parodias, canciones y varios números de piano.

 

 

Ese mismo año (y ya sin Lou Levy) Julius, Milton y Adolph (que cambió su nombre por el de Arthur) conocidos como los Tres Hermanos Marx y Cía. comenzaron a representar el número Diversión en la escuela en el que interpretaban a un viejo profesor holandés, un dandy judío y un bobo irlandés (que además tocaba el arpa), respectivamente. Completaban el reparto Paul Yale y un grupo de muchachas encargadas de los números de baile.

Es interesante rememorar cuál era el vestuario utilizado por Arthur (Harpo): una peluca que Minnie tiñó de rojo, unos gastados pantalones remendados con pedazos de ropa de colores y una cuerda como cinturón. Julius, por su parte, usó una levita prestada por su tío Julius (esposo de Hannah) y comenzó a aparecer con un puro en la mano. ¿Os suena?

Julius (Groucho), Leonard (Chico), Arthur (Harpo) y Milton (Gummo)

En 1912 se estrenó un nuevo número titulado La recepción del señor Green que no era más que una reformulación de Diversión en la escuela que obtuvo una considerable repercusión. Pero lo que realmente nos importa de este espectáculo es que, por fin, Leonard actuará por primera vez junto a sus hermanos interpretando a un descarado pianista italiano, personaje que ya nunca abandonaría.

En 1914, Al Shean colaborará activamente en una nueva reformulación del número Diversión en la escuela que se presentaría bajo el título de De nuevo en casa. Esta obra será fundamental en el devenir de los Hermanos Marx, puesto que en ella interpretarán los personajes que, poco tiempo después, les proporcionarían fama mundial. Pero algo muy importante también iba a ocurrir en este espectáculo y es que Adolph (Harpo) dejaría de hablar. Dos son las historias que intentan explicar este hecho:

Groucho contaba que, durante una actuación en un teatrucho, el empresario le multó con 10 dólares por haber fumado en el local lo que provocó un altercado al que se sumaron el resto de hermanos. Como venganza por lo sucedido, dicho empresario envió a dos tipos para que les entregaran su sueldo de la semana (más de 100 dólares) en pequines repartidos en cuatro enormes bolsas. Cuando subieron al tren que les llevaría de vuelta a casa, Harpo gritó: “Adiós señor Wells. ¡Espero que su asqueroso teatro arda entero!” Al día siguiente los hermanos se enteraron de que el teatro del señor Wells había sido pasto de un incendio devastador con él dentro y decidieron que Harpo estaba mucho mejor calladito.

Pero según Harpo, la explicación de su enmudecimiento repentino tenía otra causa. Cuando el tío Al escribió De nuevo en casa, se dio cuenta de que su sobrino sólo tenía tres líneas de diálogo, así que le recomendó que se olvidara del texto e interpretara a un mudo. Esta solución no gustó demasiado a Harpo, pero la aceptó después de leer una crítica teatral en la que se alababa su pantomima de bobo irlandés, pero se reseñaba que “desgraciadamente, el efecto se pierde cuando habla.”

Con o sin voz, De nuevo en casa mantuvo a los Hermanos Marx cuatro años de gira con un contudente éxito. Pero la I Guerra Mundial estaba a punto de estallar.

 

Briony   

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

  1. #1 por aguilar el 26 agosto, 2011 - 18:06

    Es extraño que una serie tan interesante de posts no tengan muchos comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: