‘Blade Runner’ – Hipnótica

blade-runner-podria-tener-precuelas-y-secuelas

“Es toda una experiencia vivir con miedo, ¿Verdad? Eso es lo que significa ser esclavo.”

Cuando se hacen listas de películas, ya sea sobre las mejores, las más famosas, las más sobrevaloradas o incomprendidas, las mas visionarias, frías, imaginativas o espeluznantes, el nombre de “Blade Runner” suele rondar por los primeros puestos. Como existen tantos rankings, es difícil saber cuál, si la cinta de Ridley Scott o 2001, es la considerada como mejor película de ciencia ficción. Se ha dicho tanto sobre ella que la imagen que tiene cualquier persona que no la ha visto está ligeramente deformada por el fanatismo, y también por el odio injustificado, ya que tiene que haber de todo. Sin embargo, nadie le quita méritos para que, incluso a día de doy, se siga hablando de ella no sólo como una de las más importantes películas de culto, sino como una obra cumbre, tanto de la ciencia ficción como del séptimo arte.

blade-runner-harrison-ford

La historia de esta película nos sitúa en un futuro muy cercano, en la ciudad de Los Ángeles, un mundo apocalíptico, lleno de humo y en una noche perpetua que ha ahogado todos los bosques y animales, y donde los seres humanos viven hacinados rodeados por las luces de neón y los anuncios de estética oriental. En esa época, una compañía conocida comola Tyrell Corporation ha desarrollado un tipo de robot llamado Nexus, un ser que se caracteriza por ser complétamente idéntico a un ser humano. Esos androides, a los que se conoce como replicantes, están prohibidos en la tierra, por lo que cuando un grupo de ellos llega a Los Ángeles, la policía recurre al mejor cazador de robots para darles caza.

La idea para la película partió de una novela corta del escritor de ciencia ficción Phillip K. Dick titulado “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”. En ella, Dick, aparte de demostrar su gusto por los títulos extravagantes, exploraba otros aspectos de la sociedad futurista, como las máquinas que controlaban tus emociones, pero que se quedaron fuera del film. Lo que interesaba era la búsqueda y caza de estos replicantes, que daría forma a una película de cine negro entremezclada con la ciencia ficción.  Para ello contaron con Ridley Scott, que ya había mostrado sus dotes en el cine con “Alien”, y que decidió dirigir esta película tras la muerte de su hermano, en lugar de encargarse del proyecto por el que ya había firmado: Dune. Hay mucha diferencia entre la película del planeta desértico, que iba a haber sido una especie de Space Ópera vistosa y limpia, y Blade Runner, en ese aire desencantado y pesimista que inunda todo el metraje y que, desde su comienzo, parece que se centra en decirnos que vamos a un sitio muy oscuro del que no podremos salir. Pero la idea tan romántica de la frase anterior no significa nada si no está apoyada con hechos concretos, como lo son su preciosa ambientación, su fotografía, su argumento y su poderosa banda sonora.

Vista a día de hoy (hace una hora al escribir estas palabras, no necesito mucha excusa para volver a ponerla), queda claro el impacto que ha tenido, tanto visual (aunque haya gente que se empeñe en negarlo) como estéticamente. Tiene algunos detalles que me encantan y que me transportan a cuando era un niño y la veía una y otra vez y que por desgracia se han perdido, como el que se trate de una película totalmente analógica, y donde los escenarios añadidos y alargados fueron completamente pintados a mano. Existe una total ausencia de escenarios diseñados por ordenador, que siempre cantarán a nuestros ojos y que, por un  segundo, nos distraerán de la película y de la historia. Tiene un aire muy ciberpnuk, muy de cómic manga que en ocasiones puede llegar a recordar a “Akira”, por su decadencia y diseño recargado e intrincado. El realismo que transmiten las escenas en exteriores consigue que Los Ángeles de 2019 sea un mundo fantástico a la altura dela Tierra Media o la Galaxiamuy muy lejana de “Star Wars”. La idea original era situar toda la acción en el interior de habitaciones, casas y oficinas, por lo que la idea del mundo exterior ni siquiera estaba esbozada. Sin embargo, Ridley Scott preguntó muchas veces qué se vería tras la ventana, y al recibir malas contestaciones acerca de que eso no importaba, se dedicó a crear un escenario inigualable en el que, una vez nos hemos cansado de admirar, soltó a sus personajes.


bladerunner_500

Quizá, la historia humana (o replicante) que hay tras el marco visual, ha sido de lo más criticado de la película. Deckard, este policía matareplicantes, parece no despertar nuestra simpatía. En cambio, Nexus 6, al que se le suele llamar “el malo”, sí parece interesarnos. Al principio no sabemos ni qué quiere ni por qué, pero con el paso del metraje nos enteramos de cuál es su motivación, cosa que no ocurre con el que debería ser el protagonista.

Los replicantes son perfectamente humanos, sangran, sufren, tienen sentido del humor y de la sensualidad, pero siguen siendo máquinas, creadas en su forma adulta y sueltas por el mundo. Por lo tanto, son inexpertos en materia emocional y no saben cómo controlar sus sentimientos. Con el paso del tiempo, aprenden a desarrollar una serie de emociones, por lo que sus creadores les dieron un “sistema de seguridad” para evitar que eso ocurriera: una esperanza de vida de cuatro años. Por lo tanto, lo que le trae a la Tierra es encontrar a su diseñador, el hombre que le hizo tal y como es. Se trata del dueño de la Tyrell Corporation, un hombre muy difícil de ver del que nos dan a entender que vive recluido en sus habitaciones, de aspecto descomunal y recargado, muy alejado de lo que esperaríamos en cualquier película de ciencia ficción. Casi parece una habitación atemporal.

A este “villano”, a este personaje malvado destinado a morir bajo el arma del protagonista, como debe ocurrir en toda buena película de policías y fugitivos, le preocupa el más primigenio de los temores, la más oscura de las preguntas que alguna vez se ha hecho cualquier ser humano: la muerte. La idea de saber que tu vida tiene un final, de que es demasiado corta y de no poder hacer nada para evitarlo. De pronto dejamos de lado a Deckard y nos sentimos más identificados con este tipo, que se ve incapaz de encontrar una solución al problema del envejecimiento acelerado. Tyrell le dice que la vida es así, y que lo único que puede hacer es disfrutar de su tiempo. Entonces, quizá en un acceso de rabia, Nexus abraza a su padre y lo destroza, clavándole los dedos en los ojos y, por desgracia, dejando fuera de la pantalla una escena que hubiera sido grandiosa de haberse llegado a rodar pero que al final no llegó a materializarse.

Tyrell-Corporation-Building

En mitad de la escena anterior, con el crescendo de la música, el cráneo del creador hubiera empezado a resquebrajarse. Tuercas, tornillos, chispas, metal… (o eso dice el actor en los comentarios del DVD, cosa curiosa porque los replicantes no son metálicos) Nexus descubre que también es otro replicante, de modo que cogería el ascensor que hay al fondo de la habitación y llegaría a lo más alto de la torre de Tyrell Corporation: una sinuosa cripta al estilo maya donde, en un féretro de cristal yace el verdadero Tyrell, muerto hace cuatro años. Nexus sentiría una especie de ataque de pánico, porque si ni siquiera su creador ha sido capaz de escapar a la muerte, qué será de él. Rugter Hauer otorgó a su personaje una especie de emociones contradictorias para un villano: sentido del humor, poesía, etc, y en esa escena le hubiéramos visto como un niño, encogido en un rincón y asustado ante su inminente destino. Una lástima no haberla visto,

Como en el resto de la película, en ese momento la banda sonora de Vangelis hubiera supuesto un gran apoyo para entender las emociones de los personajes, tan contenidas que muchos “críticos” acusan de ausentes, frías y sin sentido. El compositor creó un magnífico y reconocible sonido, pegajoso y arrastrado, que acompaña perfectamente a las imágenes, y que resulta tan opresivo como melancólico, creando una atmósfera tan agobiante como atractiva. La banda sonora llega a momentos altísimos cuando Deckard asesina por la espalda a otro de los replicantes, una bailarina que, en su caída, destroza varias cristaleras. Recuerdo haber leído que a Scott no le importaba lo que pensaba Deckard, ya que no incluía un primer plano de la reacción de éste, sino que mostraba “una fastuosa secuencia de persecución, con la replicante rompiendo con su cuerpo varias paredes de cristal. Eso sí le importa a Ridley mostrarlo muy bien.” Yo creo que en escenas como esa no intenta que veamos lo mal que se siente Deckard. De hecho, qué cojones, lo que quiere es mostrarnos lo que ocurre. Es triste disparar a alguien por la espalda, y te da lástima ver cómo cae al suelo, como una muñeca desmadejada. Lo que importa no es cómo se siente el policía, sino cómo acaba la vida de alguien. De hecho, para dar mayor emoción a la escena, pueden escucharse los latidos de un corazón hasta que cesan por completo.

blade-runner4

La gracia de la película es que no busca transmitirnos emociones, sino sensaciones. Formas, luces y colores se mezclan en la retina, creando un ambiente mítico e inigualable. Es un mundo pesimista, y Nexus no puede librarse de él, por lo que, cuando encuentra a su última compañera asesinada por Deckard, decide que no tiene nada que perder y va a por él. La secuencia entera es de mis favoritas, en el que los protagonistas no intercambian ninguna palabra. Si acaso, Nexus comenta algo acerca de “ir al infierno, ir al cielo…” para llegar a la famosa escena del tejado. Cuando nos encontramos allí, vemos que Deckard está perdido. Intenta saltar al edifico de al lado, pero se queda corto y queda suspendido en el vacío. Nexus le sigue, y arrolliado ante él parece regodearse en todo lo que le está a punto de suceder al personaje de Harrison Ford. Sabe que tiene miedo, sabe que está sufriendo, y le comprende mejor de lo que parece. Es en ese momento cuando dice la frase que abre este post, una de las verdades más absolutas que he escuchado jamás, dentro o fuera de una película. Miedo a lo desconocido, a ser perseguido, a encontrarse solo y a morir. ¿Entonces por qué le coje? ¿Por qué, cuando Deckard está a punto de precipitarse al vacío, nuestro “malo” le salva la vida? Porque no puede hacer nada por sí mismo, pero quizá, en un último momento, se da cuenta del valor real de la vida, no sólo la suya. Quizá el tenga que morir, pero si hay algo en su mano para evitar algo semejante a cualquiera, debe hacerlo. Al fin y al cabo, sólo es una vida. Enorme, preciosa, poética (yo he visto cosas que vosotros no creeríais…) pero insignificante al final (todos estos momentos se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia).

Es posible que Blade Runner haya tenido que pasar por varias ediciones. Que se suprimiera la voz en off, que se eliminase el final feliz impuesto por exigencias del estudio, que se volviesen a incluir los detalles que hacen pensar que, al igual que Rachel, quizá Deckard también tiene recuerdos implantados y es otro replicante. Da igual que haya quien la critique, quien la acuse de ser decepcionante en el plano emocional. Yo me sigo quedando con ese tejado, esa paloma en el brazo de Roy… y la lluvia.

blade-runner-nexus6 (1)

Para leer la ficha de la película pulsa aquí.

IP Anónima

, , , , , , , , , , , ,

  1. #1 por Mauricio A. Durón el 24 abril, 2011 - 01:48

    En mi lista de las cien más significativas de todos los tiempos – independientemente del género.
    Sin embargo, los nuevos patrones condicionan que la calidad y la aprobación dependerán del número de sobresaltos por minuto: las expectativas de los aficionados al cine fantástico parecieran depender de estándares visuales y viscerales. Algunos entre la generación más joven que comentan la pieza, revelan cierta renuencia para ocuparse del subtexto (al igual de lo que sucede con Kubrick con ‘2001’).
    John Carpenter, James Cameron, Paul Verhoeven, etc., han alimentado esta condición. Irónicamente, su propósito – fallido, por cierto – pareciera haber sido el de superar aquella otra fantasiosa cinta innovadora de Ridley Scott que data de 1979.

  2. #2 por Harry Powell el 24 abril, 2011 - 01:50

    Una de mis películas favoritas, el titular no podría ser más certero.

    Gran post.

  3. #3 por vincent vega el 24 abril, 2011 - 12:53

    Es una obra maestra indiscutible con un final impredecible. Es una de estas curiosas peliculas que se ha convertido en obra de arte con el paso del tiempo porque en su momento su aprecio fue apenos discreto.Excelente el personaje de rutger hauer.

  4. #4 por kike el 24 abril, 2011 - 18:20

    Waaau, q post men, en verdad no sabia q ver hoy y me has abierto el apetito visual como no sabes!!! un abrazo!!!!

  5. #5 por Moon el 24 abril, 2011 - 20:24

    Habría que verla.

  6. #6 por DADAno el 24 abril, 2011 - 21:05

    Siempre que se habla de esta pelicula hay que destacar el asombroso trabajo de Douglas Trumbull una grandisima figura detras de esta pelicula, sin su mano en efectos y decorado sin duda la peli no habria sido igual.

  7. #7 por ZachTriunff el 26 abril, 2011 - 13:35

    Gran post

  8. #8 por Snake el 26 abril, 2011 - 13:46

    Obra maestra (con esta película no me importa soltar ese adjetivo) que se encuentra en la cúspide de mis películas favoritas. Osea, que si sólo tuviese que llevarme una película a una isla desierta, sería ésta.

    Lo peor de todo es que por mucho que dijese no llegaría a mostrar lo que me provoca su visionado. Sólo decir que comparto lo que ha escrito IP Anónima en su reseña. Felicidades por ello!

  9. #9 por coso el 27 abril, 2011 - 17:57

    Es leer el título y empezar a bostezar.

  10. #10 por HM el 27 abril, 2011 - 18:01

    Dos datos curiosos, tomados directamente del libro en torno a su filmación:

    – Hay un sexto replicante que se pierde entre las versiones del guión, se arregló sobre editando la escena pero al final a Scott le pareció ideal que Deckard fuera un replicante. Ford hasta la fecha lo niega rotundamente.

    – La famosa escena final… se hizo en una sola toma, y el famoso monólogo… es totalmente improvisado.

    • #11 por El Replicante el 27 abril, 2011 - 18:18

      En cuanto a la “replicantidad” o no de Deckard, se han dadl hasta conferencias basando esas teorías en la novela de Dick.

      Hay pistas en las diferentes versiones de la película, como el unicornio de papel que deja Gaff, aludiendo al sueño que tiene Deckard en una de esas versiones (“sé lo que has soñado porque es implantado”).

      Aunque con lo duro que le pega Deckard al Bourbon… ¿quién te dice que no va por ahí contando lo que sueña cada vez q tiene oportunidad?

      Saludos!!

  11. #12 por El Replicante el 27 abril, 2011 - 18:10

    Llevé durante años el blog “Un Replicante sin Memorias”. Creo que no puedo decir mucho más acerca de lo que opino de Blade Runner.

    Guste o no, es un MUST a ver por todo cinéfilo. Y, guste o no, hay que reconocer que es una gran película.

    Ridley Scott, capaz de lo mejor y lo peor.

    Gran post, por cierto. Enhorabuena 🙂

  12. #13 por Adama el 27 abril, 2011 - 19:32

    Aviso, troll con spoilers.

    Me estaba cansando de criticar la película sin apenas recordar cuatro detalles y muy difuminados. Así que la conseguí y planteé la opción de verla una tarde. Es increíble lo fácil que se apunta la gente a ver semejante ladrillo, encima repitiendo, ya que no es la primera vez que la ven.

    Vamos a destripar a gusto (efectivamente, mis antiguas sensaciones fueron corroboradas una y mil veces):

    – el personaje de Deckard (Ford): se dice que es el mejor blade runner de la historia (lo de siempre, aunque en la peli es prácticamente todo lo contrario: solo encuentra a una de las replicantes -la stripper-, los demás o le buscan o se los encuentra), está retirado (otro cliché), hay que obligarle-chantajearle-suplicarle para que vuelva (again and again), está siempre empinando el codo (cliché enésimo) pero no sabemos por qué (guionistas copiones, malos copiones y sin ninguna variación, no ya una aportación propia, sino una mezcla original de elementos plagiados). Lo que veo es un ex-poli sin vida (sin saber por qué no tiene vida), con una maña funcionarial no muy allá, y que solo supera a los replicantes debido a los propios errores de estos (cosa extraña, son máquinas, incluso más que máquinas, deberían ser estúpidos, no mete-patas), ya que el blade runnner es muy inferior físicamente a ellos. Aparte de beber whisky, comer, preguntar y recibir más palos que una estera, solo sabe quedarse tirado en el suelo poniendo cara de no entender nada.

    Mención aparte para la patética actuación de Ford. Hasta yo soy más expresivo. No sé si su famoso mutismo hacia la película se debe a lo mala que es la peli en sí misma o a ser consciente de su propio trabajo defectuoso.

    Resumiendo, un héroe mal explicado, mal interpretado y que sale adelante por muchos golpes de suerte y sin una sola escena decente.

    – el personaje de Batty (Hauer): es un portento físico, es muy listo, más que los humanos o al menos tanto como los ingenieros que los crearon, es el líder de la manada, tiene algo más que el resto de replicantes, una especie de alma, carisma, creatividad, sensibilidad, como se quiera llamar. Eso es lo que venden en la peli, como lo describen.
    Qué hace en realidad:
    Realmente es superior a los humanos en fuerza. OK.
    Es muy listo: lo suficiente para mandar sobre un grupo de pseudo humanos, secuestrar una nave y sobre todo salir con vida y huir. Eso lo hace cualquier malvado en cualquier peli de serie B, sin necesidad de superpoderes. Pero su capacidad para resolver su problema se limita a secuestrar a otros para que lo resuelvan por él. Otra vez volvemos a las pelis de serie B.
    Es el líder, claro. Viendo la inteligencia de los otros especímenes hasta un bonobo sería el macho alfa. Las dos mujeres son más fuertes que Deckard, así que enseguida lo tienen desarmado y en el suelo con los huevos de corbata. Y se piran para que coja el pistolón, uufffff
    Y no me digáis que es que son … Y del otro, qué decir. Basta la tan celebrada y estúpida escena del interrogatorio inicial con el siguiente diálogo:
    entrevistador: Hábleme de su madre
    replicante obtuso (no es almodóvar): Mi madre? Le voy a hablar de mi madre. PUMBA (el entrevistador recibe un disparo que le hace atravesar de espaldas el tabique a sus espaldas)
    Para llorar, otra vez volvemos a la serie B.
    Hay algo que sí lo hace especial, que mata y muy cruelmente, tanto si se satisfacen sus deseos (el hacedor de ojos artificiales le da la información que desea) como si no (su hacedor le niega vivir más tiempo), vamos, lo mismo que cualquier psycokiller de serie B. Y en cuanto a su parrafada final (en ocasiones veo muertos, perdón, he visto cosas que no creeríais … rayos c … estallidos de rayos gamma …la puerta de Tannhauser) resulta patético. Más rimbombante que peculiar: ni ha sido el primer replicante (o humano) en ir a esos sitios y ver esas cosas ni será el último, y su defensa de sus vivencias (únicas, como las de todo quisqui, incluso las de la pantoja y las de cachuli son únicas) contrasta con el desprecio que siente por las vidas ajenas. Otra vez lo mismo que la escena del interrogatorio: un diálogo quedón, efectista, para ocultar la nula consistencia de la escena. Y la tontería de la paloma, cuando el replicante muere la paloma se escapa de sus manos volando oohhhhh, que cursi. Lo mismo que la famosa lluvia cayendo sobre ellos: ya que el psicópata no es capaz de llorar, el universo llora por su muerte JAJAJAJA Qué potito.

    Resumiendo, un psicópata con encanto físico, poca cabeza y alguna frase molona.

    – el personaje de … (Edward James Olmos): siempre en segundo plano, siempre mirando a Deckard de forma rara (las lentillas ayudan), siempre con la tontería del origami, siempre de chico de los recados del superjefe de Deckard. Vamos, un personaje secundario heredado de la novela negra y convertido aquí en planta ornamental excepto en una escena, donde se delata (con intención o sin ella) para que el supuesto héroe y la supuesta chica guapa (la uniceja) tengan una excusa para irse juntos.

    – el hacedor de replicantes (..): gafas culo vaso, es un lince jugando al ajedrez, es esmirriado, ya van tres tópicos de empollón, y es el dueño de la empresa (cosa rara). No aporta nada de nada. Muere a manos de su criatura. Obviamente.

    – el hacedor de juguetes (..): es un tío con cara de niño perpetua por una enfermedad, vive rodeado de juguetes que fabrica él mismo (claro, como es friqui, se da por hecho que no puede relacionarse con nadie) y es un técnico en nómima de la empresa de replicantes. Secundario que chupa demasiada cámara debido a su friquismo. Y para que Daryl Hannah tenga sus minutos. La excusa para chupar cámara: que este niño grande es la única relación con el mundo exterior del empollón jefe. Me dan temblores.

    Y se acabó. ¿Cómo que se acabó? ¿Que en la peli no sale nada más? Pues no. De una manera u otra he señalado todo lo que aparece en la peli. Solo que no le doy tanto metraje como el señor Scott, como el numerito de la tía-stripper-con-serpiente-que-muere-atravesando-tres-cristaleras. Otra vez la serie B.

    Ah, y olvidaba que en la la version del director (the final cut), se incluye una de las escenas sobrantes de su otra mierda de peli ‘Legend’, con un unicornio dándose un garbeo. Sonrojante. Y aún dirá que así quería su película original.

    Lo de Deckard como replicante.

    Tengo un problema con eso. Simplemente, o soy demasiado tonto y no lo veo, o es que faltan datos para decantarse por una opción. Además, las pocas opciones que atisbo me parecen ridículas excepto una, que sería demasiado compleja, demasiados matices para Hollywood, no digamos para el simple Scott.

    Expliquémonos. Me parece más una idea feliz para parecer sofisticado o sutil o lo que sea, y puede que incluso dicha idea llegó después de hacerse la peli, o al menos después de concluir el guión, como un golpe de suerte para añadirle aureola de profundidad a la misma. O lo mismo pero con la novela original.

    Veamos. Si Deckard es un replicante:

    – fabricado deprisa y corriendo para cazar a los escapados, dotándole con mentalidad de sabueso: no tiene sentido, lo habrían hecho cachas, con la misma fuerza de los replicantes fugados, solo hay que ver que se le aparece la virgen en todos los enfrentamientos, y en ninguno demuestra más ingenio que un recluta.

    – fabricado con anterioridad, dos opciones: como cazarrecompensas, absurdo, sin poderes, léase el comentario anterior. Otra opción: sin prever su futuro uso como cazarrecompensas. Explicaría que fuera físicamente humano, tal vez, pero no su capacidad detectivesca (ya lo sé, realmente no la tiene, solo busco la supuesta coherencia teórica de la trama); ¿para qué, si no estaba prevista? Se le formatea el cerebro para que se crea un blade runner desde la más tierna juventud, incluyendo el modo sabueso. Muy cogido por los pelos. Y resultaría poco útil, sin fuerza…

    Pero demos por bueno que es un replicante, por la razón que sea (y que conste que obvio lo fácil que debería ser detectar uno si realmente los hacen con fuerza sobrehumana, por la composición ósea -huesos de titanio, p. ej.-, composición muscular, composición genética y mil maneras más; de hecho, lo lógico es que los hubieran “marcado”, para distinguirlos). Obviemos lo demás. Supongamos que Deckard es un replicante, y no hay más que hablar.

    ¿Por qué no dejarlo claro desde el principio? Le daría un componente más de complejidad a la trama. ¿Sabe Deckard quién es en realidad? ¿Lo averiguará? ¿Si lo hace, se unirá a los fugados? ¿O se hará llamar Hamlet? ¿O las dos cosas? ¿Matarán al coñazo del tío del Origami?

    Sigamos explorando.

    Primera opción: Deckard es un replicante y además se supone que no lo averigua ni sospecha en toda la peli. No sirve para nada dramáticamente.

    Segunda opción: Lo sabe. Por lo que vemos se la suda, o como mucho, bebe whisky, pero no hace nada más. Aportación nula a la trama.

    Tercera opción. Lo sospecha. ¿Hace algo por averiguarlo? Pues no. Solo bebe whisky. Deshoja la margarita. Sale que no. Aportación nula a la trama.

    Entonces, ¿para qué tanta tontería con si Deckard es o no es replicante? Está claro que si Deckard es un replicante es del género pocas luces. (Y si es humano también)

    Después de todo, creo que toda la tontería ésta es para que los iluminados que nunca han entendido el Frankenstein de Shelley vean la peli más veces a ver si consiguen encontrar el santo grial (léase una luz roja detrás del ojo, como Terminator, o sea, el cáliz de oro JAJAJA) que han escondido en uno de los planos de la susodicha.

    • #14 por Mauricio A. Durón el 27 abril, 2011 - 20:35

      Adama: Con limitadas excepciones, la disección estricta de las obras de cualquier género y arte descubrirá imperfecciones aparentes y/o contradicciones de diverso calibre.
      Dudo que exista pieza literaria absolutamente perfecta: de Ovidio y Shakespeare a García Márquez. Difícilmente encontraremos cinta cinematográfica de ejecución impecable: de ‘Caligari’ a ‘Toro Salvaje’ y/o ‘Reservoir Dogs,’ pasando por ‘Ciudadano Kane’ o ‘El Sueño Eterno (1946)’ o ‘Grupo Salvaje.’
      ‘Cinéfagos’ haría mejor en cerrar sus portales.
      Respetuosamente recomendaría identificar títulos comparables sin defectos aparentes, para permitírsenos una perspectiva adecuada sobre el comentario.

      • #15 por Adama el 28 abril, 2011 - 00:21

        Que sepas que te delatas. No defiendes nada, aunque intentas atacar con una doble celada, primero con la falacia de la autoridad, y luego buscas que yo mismo te proporcione munición (ataque ad hominem).

        Triste.

        Ningún respuesta directa a mis argumentos. Hubiera bastado un simple ‘Pues a mí me gusta’ y no habría respuesta posible.

        Pero no puedo evitar ser un poco House.

        Para que quede constancia, mi disección no ha sido estricta, no nos engañemos. Por ejemplo, no he señalado los plagios (ejemplo: Nicholson en ‘El resplandor’ asomando por el agujero de una puerta y poniendo cara de loco mientras acosa a su mujer, Hauer asomando por el agujero de una pared poniendo cara de loco acosando a Ford; y ambos agujeros los han hecho los acosadores). Ser estricto sería el cuento de nunca acabar.

        Solo he intentado concretar lo que inconscientemente se va filtrando mientras veo la película (tengo la mala suerte de ser así de puñetero).

        Y por cierto, he visto todas las películas que mencionas. No asustas a nadie haciéndolo. Incluso puedo decir que me gusta mucho ‘Reservoir dogs’, que es la más floja de todas ellas. Tiene algunos aciertos que me encantan. Me gusta, pero no por ello la catalogo de obra maestra.

        Y sí, hay películas malas que me gustan y películas buenas que no.

        Simplemente recomendaría distinguir (por honestidad con uno mismo e higiene mental) entre lo que nos gusta (por la razón que sea) y lo que está bien hecho. Ya me gustaría a mí que coincidiera siempre, pero en la realidad no es así.

        Ésta es mi última contribución a tu blog (respira tranquilo).

        Adiós y perdonad mi intromisión. No volverá a suceder.

    • #16 por To Amadatroll el 28 abril, 2011 - 00:02

      Todos y todas podemos tener una opinion y la mia, es que la escena de las lágirimas en la lluvia es, sin duda una de las mejores de que he visto en el cine y lo del unicornio, aunque no lo entiendas (puede que por no entender la película no te guste), es una forma mas de ejemplificar una frase harto conocida como es “una imagen vale mas que mil palabras”, cosa bastante apreciada por mí en el cine y que por desgracia cada día se ve menos y se aprecia en bastantes ocasiones en esta película, en este caso, tus mil palabras son para despoticar una obra maestra del cine pero a mi me seguirá pareciendo muy buena.

    • #17 por Mauricio A. Durón el 28 abril, 2011 - 06:27

      A dama:
      Nada de ‘intromisión’ ni que tres cuartos: para eso son estos espacios.
      Esa injustificada (y reveladora) susceptibilidad a mi comentario no será ignorada: la promesa de no reincidir no me impedirá responder la provocación.
      Reitero que estos sitios existen para nosotros apreciar y celebrar la premisa de la magia cinematográfica, sin imponer nuestros estándares sobre terceros. De ahí mi observación sobre que, si no fuera así, ‘Tierra de Cinéfagos’ debería cerrar el portal.
      No necesito defender ‘Blade Runner.’ Debería ser evidente que la cinta “me gusta.” Lo saben quienes se hayan tomado la molestia de leer mi anterior comentario: “En mi lista de las cien más significativas de todos los tiempos – independientemente del género.” (ver arriba)
      ¿Cuál “falacia de autoridad”? Intencionalmente cité títulos conocidos – cintas de obligada familiaridad para ilustrar el argumento.
      El inspirado comentario de ‘IP Anónima’ no propone que ‘Blade Runner’ sea la mejor pieza cinematográfica en la historia del género del cine de fantasía: mas bien nos habla del componente hipnótico de la experiencia.
      Decir que “…hay películas malas que gustan y películas buenas que no” no es revelador ni inusual para nadie – mas bien un ápice inmaduro.
      Divierte enterarnos de que, antes de Kubrick en ‘El resplandor,’ en la larga historia del cine no haya habido antecedente de personaje alguno
      “…asomando por el agujero de una puerta y poniendo cara de loco mientras acosa a su mujer…”
      Sobre las disecciones estrictas de las diferentes manifestaciones artísticas: creo que ningún lector interpretará esa generalidad mía como una atribución particular o específica. Pero agradezco la ampliación. Lamento ese anterior compromiso de no agregar a la discusión sobre ‘Blade Runner.’ Habría sido ilustrativo llevar esa censura al extremo, para mejor apreciar esa feroz hostilidad contra la presunta imperfección de algo que, después de todo, no es más que una película.
      Concluyendo: La lista de mis preferidas absolutas (quizás muchas impopulares) suma menos de un centenar. Pero son las que resuenan conmigo y me conformo.
      No se explica ese temor a citar un par de títulos de películas libres de falta. No podrían servirme de
      “munición” – a no ser que hubiera en ellas imperfecciones semejantes a las de ‘Blade Runner’ – o quizás peores?

    • #18 por Xtian Romero el 28 abril, 2011 - 18:01

      ¿De que se trata el arte si no es de reciclar, tomar todos los referentes posibles, y hacer algo nuevo?

      No entiendo por qué te sientes tan ofendido citando serie b, hablando de villanos trillados, protagonistas predecibles e historias ya contadas con anterioridad…todas las historias ya están contadas, la cuestión es como la cuente cada quién, y la forma como me contaron este cuento, una suerte de Frankestein futurista, lo valoro mucho, pues para bien o para mal, resultó ser un punto de quiebre en la historia del séptimo arte, con grandes aciertos y obvio, variado error, que serviría de referente para muchas películas, libros y estéticas posteriores.

      Mucha epifanía para despotricar de una película que con todos los clichés que le quieras achacar, hace una bonita reflexión del conflicto hombre/máquina, nosotros como creadores, ellos como nuestros hijos, y después todos los cuestionamientos que ellos tendrían como seres que se sienten simples, vacíos, débiles, una metáfora a nuestros propios cuestionamientos existenciales. Una reflexión que la hizo muchas películas con anterioridad, y la siguen haciendo muchas después, y la seguirán haciendo muchas a futuro, sin perder necesariamente su peso.

      Saludos.

  13. #19 por SupeLopez el 27 abril, 2011 - 23:45

    Precioso artículo. Yo volví a revisionarla hace un par de meses y es una película que envejece de lujo. Eso si, me hizo gracia el hardware y software de Polaroid 😉

  14. #20 por Tinejo el 27 abril, 2011 - 23:47

    Es tan magnífica que treinta y pico años después siguen realizándose largos con muchísimos elementos idénticos a esa atmósfera irrepetible de Ridley Scott.

    http://pocoquedecir.wordpress.com/2011/04/25/el-derby-mas-renido/

  15. #21 por jfuste el 28 abril, 2011 - 13:15

    Interesante visión de la película. Evidentemente parcial, como lo ha hecho Adama, justo del lado contrario. Como dices en tu post, o la amas o la odias, nadie se queda en la mitad justa. Y eso no ocurre sólo con Blade Runner.

    Para mí siempre será una fascinante obra, ya no digo de ciencia-ficción, porque la considero más de cine negro que otra cosa. Basta con ver lo que llevo recopilado durante casi 20 años sobre ella. En cualquier caso, me alegra ver que 29 años después de su estreno sigue despertando pasiones, sean cuales sean, y dudas sobre Deckard replicante o no. Creo que es un caso único en el cine. 29 años discutiendo lo mismo y aún no lo tenemos claro… ¿no es genial?

    Felicitaciones por tu artículo.

    Joan

    • #22 por Snake el 28 abril, 2011 - 13:30

      “sean cuales sean, y dudas sobre Deckard replicante o no”

      Yo creo que dependiendo del montaje (creo que se ha podido comentar aquí) puedes pensar una cosa u otra.

      • #23 por jfuste el 28 abril, 2011 - 13:48

        Sin duda alguna. Y si hacemos caso de Scott que lo confirmó incluso insultando a los que no creen que lo sea, y también caso a Edward J Olmos, que lo confirmó en su intervención en la pasada Basauri Con 1.0 (a la que puede asistir y verlo en directo), no hay duda.

        Otra cosa es que el espectador QUIERA creerlo o dejar de hacerlo. La versión es lo de menos. Cualquiera de ellas puede ser manipulada para decantar la decisión a un lado y a otro. El problema es que con diferentes montajes y chapuzas de por medio, la duda ha quedado sembrada para los restos. Ojalá hubiera una sola versión, montada tal como el director quería desde los inicios, y todo este debate no hubiera tenido lugar jamás. Pero… es parte de la gracia de la película, y funciona igual con Deckard humano o replicante.

  16. #24 por cinna el 28 abril, 2011 - 15:49

    Pues hace que no la veo pero es de mis favoritas así como K. Dick es de mis favoritos.
    La escena clímax de la paloma con fondo Vangelis es un poquito hortera pero es que..aunque no queramos admitirlo todos somos un poquito horteras ¿no? un “malo bueno” qué bonito, eso es ser humano así que lo ha conseguido.
    Esa ambigüedad humanos- androides está muy bien conseguida así como la ambientación cincuentera ciber futurista estilizada y la historia de amor es.. genial! qué importa si a ella le quedan dos días de vida pues los van a pasar juntos que a lo mejor es el mismo tiempo que le queda a él.
    Ahí está el quid de la cuestión.
    “Colligo virgo rosas” 🙂 !

  17. #25 por Packo el 29 abril, 2011 - 10:05

    Amén hermano!

  18. #26 por ALejandro el 7 mayo, 2011 - 22:26

    En verdad, este post es una de las mejores y más completas reseñas realizadas sobre este film verdaderamente hipnótico que he podido leer. Felicitaciones

  19. #27 por Patricio el 22 junio, 2012 - 04:02

    Qué más se puede decir de este peliculón? Salvo agregar apreciaciones personales, como q la “versión del director”, nada agrega a la”versión de los productores” al menos en lo más destacado del film, su estética, su fotografía, su banda sonora, el montaje, guión, en fin, etc etc etc. A veces da la impresión q ni el director se dio cuenta de la obra maestra q creo . En lo personal, me quedo con la voz en off, hace q el film se pasee por el cine negro. Y el final? Cuál es más sugerente? que va, un detalle

  1. ‘Blade Runner’ - Hipnótica
  2. – Blade Runner: poesía y épica de un futuro incierto y amenazante. « Esta noche cenaremos en el Hades
  3. Hipnótica Blade Runner | FilmClub
  4. ‘Blade Runner’ – Hipnótica | Linkeando: La Isla Buscada
  5. ‘Blade Runner’ « Tierra de CINÉfagos
  6. ‘Blade Runner’ « Tierra de CINÉfagos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: