Con sal o de colores

Sabéis esos casos curiosos que te pasan en la vida y que luego los recuerdas y te hacen gracia. Sí, esos. En un primer momento no estas con una sonrisa de oreja a oreja porque realmente la gracia no se la ves por ningún lado, pero con el tiempo sí que le encuentras algo de divertimento en todo aquello. No voy a contar una anécdota que no esté relacionada con el cine, porque no sería el lugar adecuado, de ahí que lo que voy a contar sí esté relacionado con el séptimo arte. Más concretamente con la Odisea de sacar una entrada. Una simple y pequeñita entrada de cine.

 Creo, si la memoria no me falla, que la película en cuestión era “Toy Story 3”. Y la verdad es que me sentí como Astérix y Obélix en las Doce Pruebas. Cuando una de ellas era simplemente adquirir un documento o algo similar. Ahí los funcionarios los iban mareando y casi los volvían locos. Pero siempre suele ocurrir, la realidad supera la ficción.

Vas a la taquilla y simplemente dices:

-Una entrada para “Toy Story 3”.

-¿Para la sesión de las 16.30, la de las 17.45 o la de las 19.15?

-Para las 16.30 por favor

La hora es muy importante.

-Le aviso que para esa hora no es en 3D.

Pensé cómo habían cambiado los tiempos. Normalmente las tres dimensiones eran una opción y no una obligación. Pero en fin, pasé esa reflexión por alto y también el consiguiente desembolso que suponía.

-Ya, ya lo sé. Quiero verla en 2D.

-Bueno, pero luego no se arrepienta eh? Lo digo porque en 3D se venden muchos tickets y luego igual no tiene la opción.

Esa frase me provocó un subidón que habría podido provocar el asalto inmediato a la taquilla. Saltando la barrera cuan soldado de la resistencia y soltando una buena ráfaga láser al empleado imperial. Pero me mantuve firme y guardé la compostura.

-Vale, no me importa.

-Bueno. ¿Quiere butacas V.I.P.?

Por primera vez en mi vida me sentía poco menos que de la élite. “V.I.P.”. A mí me sonaba a ese programa que presentaba Emilio Aragón en los inicios de Tele 5. Pero también significaba ser el no va más. Aunque en una sala de cine significaba más bien poco. Uno o dos euros más por una butaca que vibraba. Pensé que a la larga me saldría más rentable comprarme un vibrador en un sex-shop y activarlo dependiendo de la escena. Pero omití mis pensamientos, como es obvio.

-No. Butacas normales y corrientes.

-Ok. ¿Y…… quiere fila central o lateral?

Mire a mi izquierda y derecha para comprobar que no aparecía un gigante y un enano con traje bailando, tal y como sucedía en “Twin Peaks”, ya que la escena onírica la estaba viviendo en mis propias carnes.

-Central. Dame central.

Creo que mi propia voz empezaba a denotar algo de cansancio e impaciencia.

-Ajá… ajá… ajá. Bien, centrales me quedan la fila 10 y la 2.

Me olía la pregunta de antemano.

-¿Cuál quiere?

Y la hizo.

-La 10. La tortícolis no van conmigo la verdad.

La buena moza esbozó una sonrisa, ajena totalmente a lo que mi cuerpo me pedía. Ponerme al lado de ella, teclear cuatro cosas en el ordenador y salir pitando con la dichosa entrada.

-¿Tiene la tarjeta xxx (omito intencionadamente el nombre de la susodicha)?

-¿Cómo?

-Sí, la que acumulas puntos cuando compras entradas.

Mire detrás mío y ví que la fila, inexistente en un principio, había comenzado a tener paralelismos con la del INEM a primeras horas de la mañana. Así que respondí lo que tenía que responder.

-No, no me interesa. Voy poco al cine (y a este paso menos, pensé).

-De acuerdo.

Ya todo estaba hecho y decidido. Osea, que no tenía que haber niguna pregunta más ni ninguna decisión a tomar.

-Son 12 euros.

-Vale.

Las entradas aparcieron como si el Santo Grial hiciese acto de presencia. Como si el “objetivo” que tanto nombraba el Sr. Smith se hubiese hecho realidad. Al fin había llegado a la meta después de tanta pregunta, digna de un torturador vietnamita intentando sonsacar a John Rambo.

-¿Palomitas y Coca-Colas?

Bueno, era el día del espectador y podíamos permitirnos ese lujazo (todos sabemos el precio que llevan esos complementos en los cines). Así que hice caso a mi novia y me dirigí a la ubicación donde expedían dicha comida y bebida.

-Me pone unas palomitas y un par de Coca-Colas.

-¿Con sal o de colores?

-No sé si mandarte a la mierda o pa la mierda.

Pensé

  

  

 

, , ,

  1. #1 por ipanonima el 21 octubre, 2010 - 20:37

    JAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJ. Hala, el mejor post que he leído en mucho tiempo.

  2. #2 por Karelia el 21 octubre, 2010 - 20:38

    Jajajjajajajjajaja

    Es todo un interrogatorio a la hara de sacar las entradas!!!!!!!!!!

  3. #3 por Snake el 21 octubre, 2010 - 20:42

    Y no hablo de cuando voy al Corte Inglés y a los cinco minutos ya te han preguntado cuarenta veces:

    “¿Le puedo ayudar en algo?”

    Al final acabo comprendiendo a Michael Douglas en “Un Día de Furia”. Aunque bien es cierto que a los empleados les aprietan más que a un tornillo en un submarino.

  4. #4 por Saraiuni el 21 octubre, 2010 - 20:42

    XDD jajajajaaj te tendrías que preparar todas las respuestas de antemano pero entonces parecerías un cliente quisquilloso (por no decir toca..):

    QuierounaentradaparalaSala3alas16:30, laquenoesen3D, mejorsinosonbutacaslateralesyenunafilacentralquenoestécercadelapantalla, 12eurosyalosé…..(aaaaaaaaacogeraire) graaaciaaaas

    • #5 por Snake el 21 octubre, 2010 - 20:48

      Aunque me preparar todas las preguntas de antemano, estoy seguro que siempre me quedaría alguna en el tintero.

      -¿Tiene carnet joven?

      -Me has alegrado el día. Pero no, lo de joven hace tiempo que lo dejé atrás.

      A la larga seguro que me hacían un quiebro y tenía que responder a algo, quiera o no quiera 😀

  5. #6 por ZachTriunff el 21 octubre, 2010 - 21:01

    Jajajajajaj
    Eso es CINE.

  6. #7 por and-Y el 22 octubre, 2010 - 04:12

    si bueno buena suerte para la otra

  7. #8 por Kuchikisan el 22 octubre, 2010 - 14:30

    Yo es que lo veo desde el otro lado. Yo soy de esas personas que para servir un maldito helado o café el cliente debe pasar antes por el tercer grado, pero es que no nos queda más remedio :S

    Ahora, te aseguro que yo soy tú y le mando a la mierda de 15000 maneras distintas, jejeje.

    Muy buen post, me ha hecho soltar unas buenas carcajadas.

    P.D: Esta tarde me acordaré de ti mientras trabaje, jejeje

  8. #9 por Minos el 25 octubre, 2010 - 19:47

    hahahaha, que bueno este post.

    Para la proxima las compras por internet, Snake :p

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: