“Basado en hechos reales”. Una forma de vender la veracidad de una película, nada más

 

Hace unos días comentaba un poco por encima la gracia que me hacía ver en las películas esa frase de “basada en hechos reales”. Lo cierto es que tiene su miga, ya que se podría aplicar en numerosos géneros, contengan dichos hechos o no, excepto en el de ciencia-ficción. Aunque tampoco pondría la mano en el fuego la verdad, pero siempre resultaría divertido ver que el futuro lo considerásemos como real antes de que pasase. De ahí que pudiese entrar en tal categoría.

Normalmente hay una cadena de televisión que nos ofrece unos subproductos deleznables y aborrecibles que abusan de la frase que he puesto más arriba. Hablo de “Antena 3”, donde periódicamente ofrecen los telefilms de turno (los cuales deben de venderselos en lotes o algo similar) vendiéndonos la moto de que son basados en una realidad cercana. Son de tipo, mujer se casa con alguien que la engaña y ella se venga matándolos a los dos, fulanito o menganito tiene una enfermedad incurable que a la larga hace que entienda que su vida no ha sido como quería e intenta cambiarla, etc, etc, etc.

Pero no sólo esa serie b casposa y carente de interés suelen venderla de esa forma, si no que también hay películas con renombre que se han servido de ello. Una forma de que después de verla (o antes, quien sabe) te puedas interesar por la historia que te han mostrado y busques información al respecto.

Con “El Intercambio” nos encontramos con que estaba basada en “una historia real”, mientras que en “La Cuarta Fase” nos vendían la moto (luego se demostró tal engaño) de que había ocurrido realmente unas abducciones extraterrestres. Son sólo dos ejemplos, que conste.

Lo mejor de todo es que no le encuentro un gran sentido, excepto el de la curiosidad del espectador, el que anuncien a bombo y platillo que la historia que vamos a ver tiene su base en un hecho real. Es más, a mí la mayoría de las veces, por experiencias negativas, parece que me avisan de que voy a ver un bodriete más. Repetitivo a más no poder y carente de interés. También es cierto que hay excepciones, y acabas encontrándote una gran película.

Porque lo más gracioso del asunto es que ese “hecho real”, casi nunca va a ser trasladado al cien por cien en la pantalla. Por mucho que se quiera acercar el film a la realidad. No en vano hablamos de una película y siempre habrá cosas que distan de lo que realmente ocurrió. Es la magia del cine, que puede adornar algo en pos de lo que se quiera contar.

¿O alguien se cree que Schindler iba a tener los enormes remordimientos que mostró el ñoñito de Spielberg en la película “La Lista de Schindler? ¡Si hasta la mujer (que todavía vivía) dijo que no se arrepintió prácticamente de nada de lo que hizo! Bueno, sí. Se arrepintió. Como Julián Muñoz, cuando lo pillaron y se encontraba en un callejón sin salida.

Así que la mencionada coletilla mejor la dejamos como una mera curiosidad y nos tragamos la película sin hacer demasiado caso a lo que vamos a ver. ¿De acuerdo?

 

Fdo: Snake  

  1. #1 por ZachTriunff el 7 octubre, 2010 - 00:43

    Uno de los casos más recientes y que más aborrezco es la peli ‘The blind side’. Patético.

  1. Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: