‘Ciudad de vida y muerte’ – Es más fácil vivir que morir

A lo largo de la historia del cine muchas han sido las películas que han retratado tanto las heroicidades como los horrores de la II Guerra Mundial y buena parte de estas últimas se han centrado en el atroz holocausto sufrido por los judíos europeos bajo el yugo nazi.

Sin embargo, ni los verdugos del Tercer Reich fueron los únicos que cometieron terrible crímenes contra la humanidad ni los judíos se convirtieron en las víctimas más castigadas por la intolerancia y la crueldad humana que aflora (por desgracia) en todo enfrentamiento armado. “Ciudad de vida y muerte” (2009) nos muestra que, lejos de Europa, también se perpetraron verdaderas brutalidades sobre las que el cine occidental casi ha pasado de puntillas (“El imperio del sol”de Steven Spielberg, 1987).

En 1937 y dentro de la II Guerra Sino-Japonesa, el ejército imperial japonés no sólo arrasó la ciudad Nanking (capital de la República de China por aquel entonces) sino que sometió a los prisioneros de guerra a espantosas ejecuciones masivas y aterró a la población civil con crueles asesinatos aleatorios y violaciones continuas. Se calcula que los japoneses masacraron a unas 300.000 personas.

El director chino y autor del guión Chuan Lu no escatima esfuerzos para presentarnos, sin medias tintas, de qué somos capaces los seres humanos en determinadas situaciones límite que nos convierten en salvajes e irracionales depredadores sin un ápice de compasión. Para ello retrata con toda su crudeza los sucesos ocurridos, aunque también es cierto que nos ahorra algunas de las atrocidades más repulsivas.

A través del banco y negro (excelente fotografía y diseño de producción) que dota a la película de cierto aire documental y refuerza la sensación de veracidad (muy a la manera de Steven Spielberg en “La lista de Schindler” -1993- con la que se la ha comparado), “Ciudad de vida y muerte” se apoya más en las imágenes (algunas de ellas paradójicamente poéticas), en los silencios y en los rostros aterrorizados de los personajes.

La película, además, se estructura en dos partes claramente diferenciadas. En la primera asistimos a toma de la ciudad con unas sobresalientes escenas de batalla y a las posteriores ejecuciones de los combatientes chinos que, fusilados en masa, quemados, enterrados vivos o ahorcados fueron aniquilados en su totalidad (a excepción de unos pocos que consiguieron escapar) por los japoneses. En la segunda, somos testigos del establecimiento, por parte de un Comité Internacional liderado por el empresario y miembro del partido nazi John Rabe, de una zona de seguridad para los civiles supervivientes, la mayoría mujeres y niños.

Es, sin duda, esta segunda parte la que acumula las escenas más cruentas, puesto que los citados civiles no pudieron evitar, en muchos casos, la barbarie. En este sentido cabe destacar el momento en el que el mando japonés, “solicita” los servicios de cien mujeres chinas para que “consuelen” a los soldados invasores y de las que tan sólo regresarán seis… La escena en la que esas mujeres se presentan como voluntarias ante la impotencia y las lágrimas de Rabe, pone el vello de punta.

Aunque los grandes protagonistas de la película son todos y cada uno de los chinos, chinas y japoneses que desfilan por la pantalla, Chuan Lu personifica la historia en una serie de personajes (algunos de ellos son reales) a través de los cuales obtenemos distintos puntos de vista sobre este sangriento hecho histórico.

Y así, sufrimos junto al (mira tú por dónde) nazi solidario John Rabe (John Paisley) que, apoyándose en el Pacto Antikomintern entre Alemania y Japón, luchará con uñas y dientes por proteger a los más débiles; admiramos la fortaleza del líder de la resistencia china Lu Jianxiong (Ye Liu); nos asombramos con la determinación y la valentía de la maestra china señorita Jiang (Yuanyuan Gao), de la misionera norteamericana Minnie Vautrin (Beverly Peckous) o del reportero del New York Times F. Tillman Durdin (Sam Voutas); comprendemos el sentimiento de culpa del soldado japonés Kadokawa (Hideo Nakaizumi) para el que vivir es más difícil que morir; entendemos el instinto de supervivencia del señor Tang (Wei Fan), el secretario de Rabe, cuya traición no servirá para nada; o vislumbramos un halo de esperanza en el rostro sonriente de ese niño chino que deja atrás la ciudad del terror.

Ganadora de la Concha de Oro a la Mejor Película, del Premio del Jurado a la Mejor Fotografía y del Premio Signis en el pasado Festival de San Sebastián, es inevitable pensar que Chuan Lu roza el maniqueísmo a la hora de relatar la masacre, pero es tan incontestable el horror descrito que es casi imposible no tomar partido por el bando chino y detestar al japonés. Curiosamente su película no fue bien acogida en su país natal y algunos incluso se atrevieron a acusarlo de traidor por mostrar a un soldado japonés (Kadokawa) con conciencia.

Imprescindible para conocer un episodio de la historia del siglo XX desconocido para muchos y para constatar que lejos de Hollywood también podemos de disfrutar de una soberbia película bélica.

 

Para ver la ficha de la película, pincha aquí.

 

Briony 

, , ,

  1. #1 por andrewflash el 25 mayo, 2010 - 20:46

    Tremenda pelicula (en todos los sentidos). Es de lo mejorcito de la temporada.
    Pese a su larga duración y la crudeza de la historia que cuenta es una pelicula que se ve sin dar un respiro tanto a los sentidos como a los sentimientos.
    Se me ocurre decir de ella que se puede comparar a una unión de la dos grandes obras belicas de Spielberg (“Salvar al soldado Ryan” más “La lista de Schindler”). No me malinterpreteis la obra de Chuan Lu es unica (por desgracia no como la historia que cuenta que se ha repetido a lo largo de la historia) y hace algo que no hacen las dos peliculas de Spielberg y es contarnos la historia desde los dos lados y no dudar en ningún momento en mostrarnos los sentimientos encontrados de los malos de la historia.
    Lo dicho una pelicula muy recomendable pese a los malos tragos que te hace pasar en algunos momentos.

  1. ‘Ciudad de vida y muerte’ « Tierra de CINÉfagos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: