El Imaginario del Doctor Parnassus: Extravagante Obra

.

He tardado un poco en escribir este artículo, porque realmente me ha costado definir mi posición ante este film. Cuando pude presenciarlo en el cine, estaba con los ánimos bajos ya que fui en un horario tardío, a la última función nocturna, y pudo haber afectado un poco mi percepción inicial de la obra en cuestión. Nada mejor que dejar pasar unos días para, con la mente fresca, opinar debidamente y sin la emoción inicial a flor de piel.

Comencemos: El imaginario del Doctor Parnassus es un film fantástico. Punto. Para visionarlo debes estar consciente de lo que iras a ver, y que te mostrará un universo surrealista donde la mayoría de los artilugios no tendrán una explicación coherente, al menos en su superficie. Cuando rasgas el argumento, te podrás conseguir algo aún más absurdo, pero con un toque de cordura que va entrelazado a medida que transcurre el film. Es una obra donde su gran responsable, Terry Gilliam (director y guionista), le da rienda suelta a su imaginación e intenta hacer un ejercicio de creatividad sin parangón. Dejaré que el espectador juzgue si logra dicho cometido, sin sesgarlo con mi opinión cinéfaga. Sabemos ya de antemano como es este Ex-Monty Python y su visión particular del cine, con su legión de defensores y detractores, y en este caso no se sale de su línea narrativa y estética habitual.

Debo aclarar que, para quien no lo sepa aún, esta es la última -e incompleta- interpretación del fallecido Heath Ledger, aquel que nos robó el habla y nos dejó boquiabiertos con su gigantesca actuación como el Joker en el film de Nolan, El caballero Oscuro. Este es el principal gancho morboso que ha atraído a la mayoría del público a visionar El imaginario del Doctor Parnassus (no me incluyo en ese colectivo), y ha acabado en algunas críticas bastante contrastantes, ya que es imposible de buenas a primeras comparar la interpretación de su personaje con el que lo hizo famoso después de su muerte. A mi parecer no le resta  ningún mérito, si acaso le añade, al poder apreciar el abanico en el que este actor con mayúsculas pudo desenvolverse. Es un poco irónico, ya que su personaje se basa en un coqueteo con dicha muerte, y un intento de burlar a la misma. No puedo extenderme sin revelar parte imprescindible  del contenido de la trama, y no acostumbro desvelarla en mis anásisis.

Al haber fallecido el señor Ledger a mitad del rodaje, el director tuvo que ingeniárselas para suplantar el contenido restante del metraje donde era imprescindible la aparición de su personaje, un individuo llamado Tony, con un excelente don de la palabra (vamos, un Charlatán). La obra se detuvo y se pensó desechar. Tiempo después, Gilliam  decidió continuarla, pasando de la idea de recrear el rostro de Ledger en ordenador y hacer un perfil digitalizado del actor, a utilizar otros intérpretes. Gracias a la ayuda voluntaria de tres de los mejores amigos de Ledger, se dio un vuelco al guión y se decidió utilizar el mismo personaje con diferentes rostros. Esos tres amigos fueron nada más y nada menos que Johnny Depp, Jude Law, y Colin Farell. La actuación de estos es correcta, sin tener metraje suficiente para poder formarnos comparaciones entre uno y otro intérprete. Digamos que complementan el personaje, dándole un toque seductor (en el caso de Depp),  infantil (Law)  y maléfico (Farrel).

La cinta transcurre en el actual Londres, donde el Doctor Parnassus se gana la vida en un tarantín ambulante, queriendo enseñar su  “imaginario” a aquellos que deseen maravillarse y vivir en un sueño por momentos. Es un ser inmortal, debido a un trato con el mismísimo Diablo, que le otorga dicho beneficio a cambio de todos los hijos que este llegue a tener, los cuales pasarán a ser propiedad del señor del mal a partir de sus respectivos  16avos cumpleaños. Al aceptar dicho trato, obviamente el Doctor Parnassus no pensaba tener hijos, pero una jugarreta del destino -o del Diablo en sí- le otorgó una única hija, una increíblemente preciosa y exuberante Valentina, interpretada magníficamente por Lily Cole. Una interpretación bastante buena para venir de una chica que es modelo de pasarelas, y no tiene un recorrido fílmico apreciable, pero se me antoja que tendrá uno bastante  prometedor.  Y que decir del Diablo, interpretado por nada más y nada menos que el Señor Tom Waits, genial papel que le queda como anillo al dedo al polifacético músico. Pero, estas interpretaciones  no son más que una amalgama y un entorno para mostrarnos al verdadero actorazo que nos esconde el tráiler, al curtido Christopher Plummer, como el Doctor Parnassus. A pesar de que el metraje no es benevolente con el personaje, lo poco que interpreta lo hace de manera soberbia y admirable. El film transcurre narrándonos a través de Flashbacks la historia del Doctor Parnassus -un monje milenario convertido en un show de feria- y el como deshacerse en la actualidad de la apuesta adquirida con Mr. Nick (El diablo). Todo de una forma que solo Gilliam sabe contarla, llevandonos a un mundo de fantasías donde los sueños parecen realidad, al igual que las peores pesadillas.

Un film entretenido, mágico, con toques humorísticos, que juega entre lo tenebroso y lo hermoso a partes iguales. Vívidos colores, visualmente atrayente, nos adentramos en lo que nos quiere contar su director en un metraje extenso pero muy bien llevado. El manejo de los entornos  y estética visual los hace correctamente, pero no logra crearnos una atmósfera tan hermosa y a la vez aterradora como si lo logran otros directores como Tim Burton, o Tarsem Singh. Las comparaciones siempre sobran y son odiosas, pero no se puede ver esta obra y terminar sin pensar en otras como  Big Fish o Eduardo Manostijeras. No quiero caer en confusiones, solo me refiero al tratamiento de la imagen y la visual de la obra, para nada en el argumento central. Hay momentos en que lo irreal del film queda menos creíble  por el tratamiento de algunos efectos y visuales –Por ejemplo, la escena donde uno de los personajes principales tiene que decidir entre la puerta del bien y del mal, posee efectos muy poco logrados-. Esto es una consecuencia directa al crear universos fantásticos, hacer creíble lo increíble es una tarea en que no todos logran un grado notable. Por otro lado, la introducción del film -solo el arranque- se me hizo algo extensa: Desde la presentación de los personajes y la estructura principal  de la trama, hasta el momento de fluidez del film, de su hilo condutor real, puede llegar a ser un tanto tedioso. Eso si, está representado de una manera muy imaginativa, jugando entre lo real y lo fantástico, típico de Gilliam.

Particularmente recomiendo encarecidamente su visionado, siempre y cuando el espectador esté al tanto de lo que verá será un film fantástico, donde la realidad pasa desapercibida aún en las escenas donde impere “el mundo real”, sin tratar de darle lógica a lo que no lo tiene, y dejarse llevar por un viaje a través del fabuloso imaginario del Doctor Parnassus. El espejo está abierto, puede usted pasar con confianza, y déjese llevar por sus sueños.

.

Accede a la Ficha Técnica en Tierra de Cinégafos.

.

Minos

Minos

, , , , ,

  1. #1 por Karelia el 10 noviembre, 2009 - 20:46

    A ver cuando saco tiempo para verla, que la tengo en la lista!!!

  2. #2 por Ananke el 10 noviembre, 2009 - 21:03

    Estoy deseando verla, lo malo es que aun tardare una semana al menos en poder ir y me da miedo que ya la hayan quitado de casi todos los cines.
    ¿Son imaginaciones mias o las peliculas duran ahora muy poco en cartel? Incluso las mas taquilleras.
    Hace poco que he descubierto este blog y me encanta!

  3. #3 por ipanonima el 11 noviembre, 2009 - 19:37

    Está en mi lista de descar… vamos, que tengo ganas de verla. Pero no saco tiempo. De hecho, ahora estoy viendo las pelis de La Jungla de Cristal. Seguro que es un cambio de registro enorme.

    • #4 por Karelia el 11 noviembre, 2009 - 20:20

      Seguro IP,

      Joer………..yo hace un mes que me vi toda la saga, jijijijijiji

  4. #5 por Markus - Mi Little Rocker Sister el 11 noviembre, 2009 - 20:35

    OK….La vere

  5. #6 por Demóstenes el 19 noviembre, 2009 - 22:22

    Yo la fui a ver al cine, y la verdad que me gustó mucho desde el primer momento. Hay quien dice que le falla un poco el ritmo, pero a mí excepto la escena de las escaleras y demás, cuando sale Jude Law, no tengo ninguna queja.

    Eso sí. Tom Waits es lo mejor de la peli.

  1. ‘El Imaginario del Doctor Parnassus’ « Tierra de CINÉfagos
  2. Lista de nominados a los Oscar 2010 « Tierra de CINÉfagos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: