«La ronda de noche» – O como denunciar un asesinato pintando un cuadro

La ronda de noche por ti. 

Acabo de empezar esta reseña y ya estoy arrepintiéndome, puesto que intentar desentrañar el particular universo de Peter Greenaway es de lo más complicado.

La nómina de detractores del director galés es tan amplia como la de sus admiradores (entre que los que me encuentro) aunque justo es decir que, en ocasiones, este peculiar realizador se ha ganado a los primeros con creces.

Responsable de películas como “The Falls” (1980), “El contrato del dibujante” (1982), “Zoo” (1985), “El vientre del arquitecto” (1987), “Conspiración de mujeres” (1988), “El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante” (1989), “Los libros de Próspero” (1991), “El niño de Mâcon” (1993), “The Pillow Book” (1996), “8 ½ mujeres” (1999) o “Las maletas de Tulse Luper” (2003), “La ronda de noche” (2007) es la última aportación a una particular e inimitable filmografía que se caracteriza por su irregularidad. Y es que Greenaway es capaz de rodar verdaderas genialidades junto con soporíferos pestiños fílmicos que se le perdonan porque (siempre, siempre) aparece alguna de esas secuencias mágicas que lo han convertido en el osado y original director que es.

Fiel a su estilo, las películas de este pintor metido a realizador reproducen una serie de constantes que son fácilmente identificables: la magistral utilización del color y los claroscuros; su gusto por los números y la simetría; las conspiraciones; el estudio del desnudo; la hechizante música de Michael Nyman que ha colaborado en buena parte de sus films; o el tratamiento pictórico de la imagen, entre otras. “La ronda de noche” bebe de muchas de estas características.

La ronda de noche (6) por ti.

La ronda de noche (2) por ti.

En 1641 el pintor holandés Rembrandt van Rijn se encuentra en lo más alto de su carrera artística. Su buena posición social, su prestigio y su bolsillo le permiten llevar una agradable vida junto a su esposa Saskia que acaba de darle su cuarto hijo (Titus van Rijn) tras la muerte prematura de los tres anteriores.

Con motivo de la visita de María Estuardo (hija del rey de Inglaterra), los integrantes de la milicia de Amsterdam, encargados de velar por el orden público, encargan a Rembrandt un retrato de grupo con el que engalanar su sede. En un primer momento el pintor no se sentirá muy interesado en la propuesta, pero termina aceptando ante la insistencia de su joven esposa.

Aunque esta obra ha pasado a la historia con el título de La ronda de noche, su verdadero nombre era La compañía militar del capitán Frans Banning Cocq y el teniente Willem van Ruytenburg. Parece ser que en el siglo XIX se la bautizó así ya que, a causa del oscurecimiento del barniz y de la suciedad acumulada con el paso de los años, se creyó que plasmaba una escena nocturna, error que se descubrió en 1947 cuando el cuadro se restauró.

La ronda de noche (5) por ti.

Greenaway escoge este momento preciso en la vida de Rembrandt porque a partir de 1642, y coincidiendo con la finalización del cuadro y con la muerte de Saskia (parece ser que causada por la tuberculosis), la vida personal y social del artista llegó a desmoronarse casi por completo. ¿Qué ocurrió?

El objetivo principal de la cinta del director galés consiste no sólo en darnos una visión de la personalidad y de la vida cotidiana del pintor (él mismo nos cuenta, mirando a cámara, sus amores con Saskia, Geertje y Hendrickje), sino que intenta desentrañar las causas por las que éste cayó en desgracia y, además, lanzar una hipótesis sobre el misterio que envuelve (y sigue envolviendo) a La ronda de noche.

Durante la composición del cuadro, el capitán de los milicianos Piers Hasselburg muere en extrañas circunstancias. Aunque la versión oficial concluye que pereció en un desafortunado accidente a manos de un muchacho con aspiraciones de soldado, Rembrandt (que se muestra escéptico ante esta explicación) sospecha que el capitán ha sido víctima de una corrupta conspiración y utiliza el lienzo para denunciarla, además de dejar al descubierto los secretos (homosexualidad, pedofilia…) de algunos de sus protagonistas. Este hecho provocará, según Greenaway, la sed de venganza de los retratados que serán parte activa en el posterior descalabro social, personal y económico del artista.

En este sentido, una de las escenas finales de la película nos enfrenta directamente al cuadro y se nos explica los porqués de lo que Rembrandt pintó:

La ronda de noche (10) por ti.

– ¿Por qué el capitán Banning Cocq viste un uniforme negro con echarpe rojo y el teniente Willem van Ruytenburg aparece ataviado de un luminoso amarillo dorado? ¿Y por qué existe una diferencia de estatura entre ambos tan notoria degradando así a Willem en el cuadro?

– ¿Por qué se observa que la sombra de la mano de Banning Cocq se proyecta sobre el bajo vientre de Willem? ¿Y por qué la punta de la lanza sostenida por Willem van Ruytenburch sugiere la forma de un pene erecto y sus testículos?

– ¿Por qué Banning Cocq sostiene un guante diestro en su mano derecha, con evidente desgana, dado que su mano derecha ya está enguantada, y que su mano izquierda aparece extrañamente desguantada? ¿De quién es ese guante?

– ¿Por qué el miliciano que está cargando el mosquete lo está haciendo incompetentemente al revés?

– ¿Por qué el rostro de ese otro miliciano (en el centro del cuadro) que dispara el mosquete, permanece oculto? ¿Por qué dispara, con el cuerpo desequilibrado, en medio del grupo poniendo en peligro a sus compañeros? ¿Y por qué lleva hojas de roble en el casco?

– ¿Por qué en el centro del cuadro aparece un hombre cuyo gesto no sabemos si pretende evitar el disparo o lo alienta?

– ¿Por qué aparece una niña engalanada con un rutilante vestido en medio de tantos milicanos? ¿Y por qué lleva corona, sostiene una copa en la mano y un pollo y una bolsa de monedas colgando ambos de la cintura?

– ¿Por qué tras esta niña vislumbramos a otra cuyo rostro permanece en la sombra? ¿Y por qué nos da la sensación de que ambas corren? ¿Huyen de algo o de alguien?

– ¿Por qué el muchacho encargado de la pólvora (a la izquierda) también parece huir?

– ¿Por qué, al fondo del cuadro, podemos observar claramente el rostro medio oculto de alguien del cual sólo vemos su ojo derecho? ¿Y por qué ese ojo parece estrábico? ¿Es el propio Rembrandt, del que se dice tenía un ojo vago?

– ¿Por qué los únicos personajes que nos miran directamente son Jacob de Roy (con sombrero negro y en el centro hacia la derecha) y el que suponemos que es Rembrandt?

– ¿Por qué algunos milicianos parece que se señalan entre ellos como si se acusaran? ¿Y por qué, en 1715, los Banning Cocq (propietarios finales del cuadro) lo recortaron un poco por la izquierda?

– ¿Por qué Rembrandt incluyó al actor holandés Bloemfeldt (en el centro y portando un especie de sombrero de copa y un bigote falso) entre un grupo de milicianos?

– ¿Por qué el número de picas que podemos contar en el cuadro es de 13, un número que representa la mala suerte?

La ronda de noche (9) por ti.

Esta especie de thriller pictórico aderezado con algunas gotas de biopic, nos es narrado utilizando una barroca y apabullante escenografía teatral (muy a la manera de “El niño de Mâcon”) en la que se ha cuidado muy mucho la fotografía que, por otro lado, es magnífica. Baste señalar, a modo de ejemplo, la hermosa secuencia en la que Rembrandt piensa en cómo le describiría el rojo y el amarillo a una persona invidente mientras la escena se ilumina con estos colores o esos claroscuros que presiden las conversaciones entre el artista y Saskia. Además, Greenaway compone alguna de las escenas (las comidas en casa de Rembrandt, por ejemplo) como si de un cuadro se tratase.

¿Qué lastra la película de Greenaway? En primer lugar su excesivo metraje y en segundo un denso guión que, en algunos momentos, puede llegar a saturar al espectador provocándole más de un bostezo. Sin embargo y a pesar de ello, “La ronda de noche” es en su conjunto un más que plausible y apasionante ejercicio de investigación pictórica en la que debemos desempolvar nuestras neuronas para no perder detalle.

El encargado de dar vida a Rembrandt es el actor inglés Martin Freeman (“Love Actually” -2003-, “Breaking and Entering” -2006-) que elabora un, por momentos, histriónico personaje pero que realiza una excelente interpretación.

Firmando de la BSO no encontramos al habitual Michael Nyman, sino que esta vez Greenaway ha contado con la colaboración del músico polaco Wlodzimierz Pawlik que compone una bella partitura que nos recuerda (muchísimo) a la obra de Nyman.

Rodada siguiendo una estructura circular (la película se inicia con una pesadilla de Rembrandt que se cumple al final de la misma), “La ronda de noche” es un paseo por la Holanda del siglo XVII, por sus intrigas y sus corruptelas, un paseo de lo más pictórico en el que se nos enseña a leer entre líneas y, lo que es más importante, a observar.

Para ver la ficha de la película, pincha aquí

Briony  

, , , ,

  1. #1 por Peter Parker el 4 agosto, 2009 - 10:45

    Tendré que verla, es uno de mis cuadros favoritos.

    Sobre las preguntas, al menos de esta

    «¿Por qué aparece una niña engalanada con un rutilante vestido en medio de tantos milicanos? ¿Y por qué lleva corona, sostiene una copa en la mano y un pollo y una bolsa de monedas colgando ambos de la cintura?»

    he leído algo sobre su significado, aunque no recuerdo exáctamente cual era.

    • #2 por Briony el 6 agosto, 2009 - 00:32

      Greenaway le da una explicación de lo más interesante a la figura de la niña.

      Espero que te guste la peli.

  2. #3 por Zachary Triunff el 4 agosto, 2009 - 15:09

    Grandísima reseña, Briony. Me ha interesado mucho todo lo que has escrito. Sigue así.

    • #4 por Briony el 6 agosto, 2009 - 00:32

      Pues muchas gracias, Zachary.

  3. #5 por Cartelera10 el 4 agosto, 2009 - 18:28

    Realmente, con una reseña como esta consigues despertar mi interés por una película que a priori no lo tenía. Muchas gracias por el texto.

    • #6 por Briony el 6 agosto, 2009 - 00:34

      Me alegra que esta reseña haya despertado tu interés y espero que disfrutes de la peli.

      Saludos

  4. #7 por Peter Parker el 13 agosto, 2009 - 10:39

    Al final la he visto. Muy interesante visualmente, es preciosa en ese aspecto, pero como película, en general, me aburrió.

  1. “La ronda de noche” « TIERRA DE CINÉFAGOS

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: