“Tres monos” – Ciegos, sordos y mudos

Tres monos (7) por ti.

En el templo Toshogu de Nikko (Japón) existe una escultura de madera que representa a los tres monos sabios o místicos: uno se tapa la boca, otro los ojos y el tercero los oídos. Parece ser que dicha escultura nace de un proverbio japonés que reza “No seas malvado, no escuches lo malvado, no digas con maldad” y que, según se cree, proviene del filósofo chino Confucio.

Eyüp, Hacer e Ismail son los tres monos que el director turco Nuri Bilge Ceylan nos muestra en su última película.

Ceylan es muy conocido en el mundillo de los festivales desde que en 2003 triunfó con su tercera película “Lejano” (2002) consiguiendo varios galardones como el Gran Premio del Jurado y el de Mejor Actor en Cannes o el Premio FIPRESCI en San Sebastián.

En la estupenda “Lejano” (“Uzak”) conocíamos a Mahmut, un asocial fotógrafo de Estambul, que ve alterada su rutina con la llegada de un pariente, Yusuf, que busca trabajo como marinero en la capital de Turquía. El intelectual y bien situado Mahmut, acostumbrado a la soledad, no soporta compartir casa con el analfabeto Yusuf lo que da pie a una serie de hilarantes situaciones, sin olvidar esa cara más triste que retrata la incomunicación.

En 2006, el director turco presentó “Los climas” (también galardonada en Cannes con el Premio FIPRESCI, entre otros) protagonizada por él mismo y por su mujer la fotógrafa Ebru Ceylan. En esta fallida cinta, Ceylan nos relataba la desintegración de la pareja representada por Isa y Bahar que deciden separarse asfixiados en una relación en la que no creen. Su evolución a partir de ese momento se produce paralelamente al paso de las estaciones (verano, otoño, invierno) y los cambios de clima consecuentes. A pesar de que la fotografía y algunas secuencias de la película son realmente soberbias (recordemos que Ceylan era fotógrafo de profesión), el tedio y el aburrimiento caracterizan la mayor parte de los 101 minutos que dura la cinta.

“Tres monos” (2008) es la última propuesta del director turco que parece haber recuperado la calidad que demostró en “Lejano” pero que, personalmente, no acaba de convencerme del todo.

Tres monos (5) por ti.

Eyüp es el chófer de Servet, un político que se presenta a unas importantes elecciones. La noche antes de la jornada electoral, Servet atropella a un hombre huyendo del lugar sin prestarle ayuda. Para eludir el escándalo y la cárcel, el político le propone a Eyüp que se declare culpable del accidente a cambio de seguir recibiendo su sueldo y una considerable cantidad de dinero cuando abandone la penitenciaría. El chófer acepta la propuesta y los seis meses de prisión que se le impondrán.

Tres monos (4) por ti.

Mientras Eyüp cumple “su” condena, su mujer Hacer y su hijo adolescente Ismail continúan su vida en el misnúsculo y caluroso piso que poseen junto al mar. Hacer sigue trabajando e Ismail, después de haber suspendido su examen de ingreso en la universidad, mata el tiempo durmiendo, saliendo de noche con un grupo de amigos poco recomendable y visitando a su padre.

Tres monos (2) por ti.

Ismail le manifiesta a su madre que quiere hacerse taxista, pero para ello necesita comprar un coche y no tiene el dinero para adquirirlo. Es entonces cuando el muchacho le propone a Hacer que le pida a Servet la cantidad que le había prometido a su padre. Ella se niega en un primer momento pero cuando descubre que a su hijo le han dado una paliza por meterse en líos, decide acceder a los deseos de Ismail y visitar al político.

Este encuentro entre Hacer y Servet desencadenará una serie de impredecibles acontecimientos con fatales consecuencias.

Como señalábamos al principio de esta reseña, Eyüp, Hacer e Ismail son los tres “monos” que no quieren ver ni oír y que, encima, callan. Son personas que no quieren tomar partido, que rehuyen las vicisitudes que se les plantean, que prefieren mirar hacia otro lado, que conviven con incómodos recuerdos. Callan el acto cobarde y corrupto de Servet, no quieren ver la traición y no desean oír una terrible confesión.

Tres monos (3) por ti.

Es por ello que los personajes de “Tres monos” apenas hablan y, en numerosas ocasiones, debemos observar sus silenciosos rostros para entender qué se les pasa por la cabeza.

Tres monos (6) por ti.

Tres monos por ti.

Rodada echando mano (nuevamente) de una maravillosa fotografía y de una magnífica dirección (galardonada en Cannes con el Premio al Mejor Director), la última propuesta de Ceylan no termina de convencer puesto que realiza un uso excesivo de los planos fijos (muy característicos del director turco) que llegan a saturar en algunos momentos y que ralentizan en demasía el desarrollo de la historia.

A pesar de ello no hay que negarle un más que prometedor arranque que, lamentablemente, va diluyéndose a causa de esa lentitud comentada anteriormente. Por suerte, Ceylan nos regala un magnífico final con el que demuestra que de “monos” los hay en todos sitios.

Filmadas (casi) como si fueran una correlación de impresionantes fotografías, las películas de Ceylan siempre son una atractiva (aunque desigual) propuesta en el panorama del cine mundial.

Para ver la ficha de la película, pincha aquí

Briony 

, , ,

  1. #1 por yeray el 30 septiembre, 2010 - 19:43

    Habrán visto alguna vez unas figuras que representan a tres monos: uno sordo, otro mudo y otro ciego……

    Yo la primera vez que me encontré con esta figura estaban colocados jerárquicamente, arriba estaba el mono ciego, en el medio el mono mudo y abajo el mono sordo. Reflexioné sobre esta forma de colocar a los monos y llegé a la conclusión de que la comunicación no era posible. El mono ciego arriba no ve nada luego cualquier cosa que transmita al de abajo es podríamos decir pura fantasía, el mono mudo que está en medio puede escuchar las fantasías del de arriba pero no puede transmitir nada al sordo que esta debajo que de cualquier manera no puede escucharle. Así pues, de la forma en que yo encontré a los monos hay planos nodales ( regiones en donde la comunicación es nula) que impiden la correcta comunicación. Existen distintas formas de colocar a los tres monos pero todas ellas excepto una son situaciones no enlazantes o de comunicación rota.
    La combinación correcta es: arriba el mono sordo, que ve y le dice al de en medio lo que ve, en el medio el ciego que no necesita ver pues está en medio, solo necesita escuchar lo que dice el de arriba y transmitírselo al de abajo que es el mudo, pues no necesita hablar solo escuchar, ver y poner rumbo a donde mejor convenga. Cada mono por separado tiene dos virtudes y un defecto, colocados jerárquicamente en función de sus habilidades obtenemos un mono que ve, habla y escucha, los monos juntos podrían llegar sin duda a donde no llegaría por separado. Esto es un claro ejemplo de unidad en la diversidad.
    Otra parábola parecida aunque sin duda de más fácil solución se da en el caso del pastor, las ovejas y el perro…,en este caso el pastor está arriba, el ve y le dice al perro lo que ve, el perro fiel al pastor escucha al pastor y ladra a la oveja que se quiere descarriar, la oveja escucha ve y obedece en silencio, no al pastor directamente sino al perro. La virtud del pastor es la observación, la del perro su fuerza y la del rebaño la obediencia, problemas llegan cuando los rebaños pretenden no necesitar pastores y los lobos ocupan el poder. En nuestra sociedad existen muchos ciegos en el lugar que no les corresponde, carecen de perspectiva de futuro que es la cualidad primera que ha de tener un dirigente y nos dirigen desde la sombra, o las cosas se ponen mal cuando arriba se colocan los mudos, que ven pero por sus propios intereses se callan a la boca, de hecho aprovechan su posición para silenciar todo aquello que no les conviene. En química hablamos de estados enlazantes y antienlazantes, aquí aplico el término para hablar de los monos, si colocamos a los monos correctamente se produce un estado enlazante, cada mono obtiene ventajas de la unión y la comunicación es posible, hablamos de estado antienlazante cuando alguno de los monos al estar mal colocado impide la correcta comunicación ente él y los demás monos o entre él y el entorno, la figura resultante es mas desfavorable que cada mono por separado y cada uno tiende a irse por su lado, ¿para que aguantar encima un peso que nada aporta de beneficio a todos los miembros del conjunto?

    El nombre del autor es Yeray Santana.

  1. “Tres monos” « TIERRA DE CINÉFAGOS
  2. Estrenos en DvD – Lanzamientos del 21-09 al 27-09-2009 « TIERRA DE CINÉFAGOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: