Los problemas del exceso de información. ¿Se ha perdido la magia a la hora de ver una película?

the joker tim burton   batman de tim burton 

Hace tiempo creo que salió el tema por este blog de la mano de “Phibes”. Había pensado en rescatarlo, así que “IP anónima” me ha dado el último empujón en un comentario que ha hecho recientemente. Internet es positivo en no pocas facetas. Demonizarlo por algunos defectos que tiene sería algo estúpido. El arma no mata, si no la persona. De igual forma la tecnología se puede utilizar de muchas maneras, y ahí entra que cada cual lo haga de una forma u otra. Sobra decir que no hay pocos que se golpean el pecho pidiendo la prohibición o limitación de este medio cuando salen las noticias de turno. Sobre todo las escandalosas.

Pero vamos a desmarcarnos un poco sobre esto. No vamos a entrar de lleno en lo negativo de la web. Voy a hablar de la MAGIA. Sí, esa que parece que se ha perdido cuando vas al cine o ves una película en dvd (o cualquier otro medio).

Y es que tener información sobre algo siempre está bien. ¿Pero es bueno tener demasiada? Discutámoslo.

Antes de internet, la web, o como queráis llamarlo, recabar información sobre las películas que te interesaban era algo fácil. O comprabas revistas especializadas en cine, o te la cascabas. Así de claro. Es posible que te emitiesen algún making off en la televisión pública o algún trailer, pero poco más. Siempre he recordado, aunque parezca al abuelo cebolleta, la primera vez que ví dos imágenes de “Batman” de Tim Burton. Estaba en el colegio, creo que en octavo de E.G.B. Había comprado la revista y la tenía escondida encima de las rodillas (la mesa ejercía de parapeto). Las mencionadas imágenes eran de Jack Nicholson encarnando al Joker (un primer plano) y a Michael Keaton con el disfraz del Hombre Murciélago (de cuerpo entero). Flipé. Simplemente flipé. Conocía a ese personaje gracias a la editorial Novaro. Unas aventuras infantiles y que distaban mucho de lo que harían en décadas posteriores. Pero algunos cómics dibujados por Neal Adams tambien habían recalado en mis manos. Ese sí era el personaje que conocía. Incluso la editorial Zinco llevaba un tiempo publicando sus aventuras. Con esto quiero decir que dependías única y exclusivamente de lo que las revistan te enseñaban. Esas dos fotos eran como encontrar el Santo Grial o el Arca de la Alianza. Las uñas iban empequeñeciendo por la espera. Esa ración mensual donde ojeabas las revistas esperando nueva información. Sobre todo imágenes. Evidentemente, cuando llegaba el estreno era cuando echaban toda la carne en el asador. Aún conservo gran material sobre esa y otras películas de aquella época. Y era algo mágico. Si recordáis el marketing (increíble) que hubo en 1989 con “Batman”, sabréis que marcó un hito. En parte una de las causas de que ese sentimiento se pueda perder sea la edad. No ves con los mismos ojos lo que disfrutabas cuando eras adolescente que cuando han pasado veinte años. Tambien influye la accesibilidad. Es como cuando quería completar mi colección de cómics de Spider-man. Iba a rastrillos, tiendas pequeñas que tenían semiescondidos en cajas algunos números sueltos, de nuevo la búsqueda se hacía interesante. Tenías el aspecto negativo, había posibilidades de que no acabases encontrando lo que buscabas. Ahora prácticamente cualquier cosa esta al alcance. Grandes superficies, tiendas especializadas, tiendas on-line, el abanico que se abre es inmenso. En el mundo del cine ocurre exáctamente igual.

Es cierto que los trailers han existido siempre. Ese anzuelo que te capturaba en la pequeña o gran pantalla y que hacía que se despertase la curiosidad del espectador. Decías en voz alta “esa peli no me la pierdo. En cuanto la estrenen ahí estaré”. Y sí, había varios. Eso no la ha inventado internet. Existían los que se emitían a nivel nacional o internacional. Algunos presentaban a los personajes (en los extras de la película “Rocky” hay algunos específicos sobre la presentación de un actor. Stallone). Y tambien estaban los teasers. Que como todos sabemos es el preámbulo del trailer. Menor duración y digamos que pone “la miel en los labios”, provocando la consiguiente impaciencia.

Son cosas obvias. Tiene que existir algo que haga que el futuro espectador quiera ver una película. Obviando otros factores como los fans de tal o cual director o actor, los cuales irán con toda probabilidad al cine.

Pero internet a elevado eso al cubo. Los carteles o posters son cada vez más numerosos, sobre todo en determinadas películas. A veces es imposible saber cual va a ser el definitivo o el que veremos en las marquesinas de nuestras ciudades. Por una parte es un gozo saber que alguien le esta dando a las neuronas, pero por otra te sientes incómodo ante unas ideas que no sirven para absolutamente nada. “El Curioso Caso de Benjamin Button” es un claro ejemplo. Sacaron varios y al final eligieron los típicos rostros de los actores de turno. Dejando atrás uno tan original como el que podéis ver más abajo. Supongo que siempre es más facil elegir el camino más sencillo.

 el curioso caso de benjamin button por ti. 

 Los trailers tambien son para darles de comer aparte. Empiezan con el consiguiente teaser, que normalmente suele aportar poco o nada en la mayoría de los casos, y llega el tan ansiado trailer oficial de rigor. Ahora hasta antes de hora. Es decir, “trailer con cámara de móvil”. Como todos tenemos algo de masoca y mucho de impacientes/ curiosos, solemos verlo. Una calidad paupérrima y un sonido asqueroso. En los blogs lo difundimos y al poco, poquísimo tiempo, lo quitan inmediatamente. Luego llega con buena calidad y todo arreglado. Pero no queda ahí la cosa, el goteo continúa. Más y más trailers sobre la película que en un principio tenías interés y que luego estas hasta las narices de tanto trailercito. Te venden la moto diciendo que en este trailer supernuevo, recien salido del horno, hay una imagen que dura 1,3 segundos y que si pones la cámara lenta, o congelas la imágen,descubrirás un personaje que no se había visto en el anterior trailer. ¿Ejemplo exagerado el que he puesto? Yo diría que no. En absoluto. Yo suelo ver el teaser y el trailer oficial. Punto y final. Ponerlos hay que ponerlos. Estamos en un blog de cine y siempre hay gente que le puede interesar algunos detalles que yo veo sin importancia. Es lo mismo que con los…

the dark knight bank por ti.

AVANCES DE VARIOS MINUTOS. Entramos en el infierno de Dante. No hay otra forma de explicarlo. Ya sufrí en mis carnes el inicio on-line de “The Dark Knight”. Todo el principio estaba a nuestro alcance. Con lo cual, cuando ibas al cine, tenías una sensación de Déjà Vu. La curiosidad es algo innato en el ser humano. Así que no es extraño que pinchemos en el siguiente botoncito que nos mostrará ese metraje que luego veremos en el cine. La película de Nolan no ha sido la única (no se si fué la primera, creo que no) en hacer eso. Ahora podemos encontrar a “Terminator Salvation” haciendo lo mismo. Y el que aquí escribe se niega a verlo. Prefiero ir de nuevas al cine, sin tanta información. Aunque siempre será dificil en estos tiempos. Quizás las productoras lo hagan para enganchar al personal, para que piensen que el trabajo hecho es formidable. Yo lo veo de otra manera, pero es una opinión personal.

Las IMÁGENES tambien tienen delito en algunas ocasiones. Algunas pueden ser interesantes, mientras que otras no hacen si no reventar alguna parte de la historia. Hace muy poco han salido a la luz las primeras de “Iron Man 2”. ¿Aportan algo?, ¿vemos a los villanos que protagonizarán la secuela?. No. Fotos con Robert Downey Jr. con la cabeza al descubierto y con traje puesto. Algo ya muy visto. Más adelante vendrán los bombazos. Pero mientras se va hablando de la película, que es lo que interesa.

Y es que el marketing ha ido evolucionando. Internet está al alcance de prácticamente todo el mundo. Y eso ha obligado a modificar lo que se hacía hace unos años. Ahora multitud de cosas son específicas para éste medio. Las migajas quedan para la televisión, las revistas y poco más. Saben que el boca a boca es mucho mayor en internet que en otro medio. Aunque muchas veces eso no salve la taquilla de una película. Mirad “Serpientes en el Avión”. Tuvo una gran repercusión en la red, pero al final no respondió en la taquilla. Osea, nunca hay que vender la piel del oso hasta que se haya cazado. De todas maneras, todavía hay mucha gente que sigue “virgen” en cuanto a la información de una película. Probablemente porque no posean la conexión de turno o porque no son aficionados al séptimo arte. Podríamos llamarlos “público esporádico”. Son los que no saben de spoilers ni reventones de la trama. Algo muy normal en estos tiempos, ya que…

terminator salvation por ti.

ES LA MAYOR FAENA QUE SE PUEDE PRODUCIR. UN SPOILER SIN AVISO PREVIO. Aún teniendo cuidado sucede. Cuando haces una reseña tendrías que hacerla con extremo cuidado para que el que lo lea no te llame la atención. O indicarlo de antemano. Poner “spoiler” y te curas en salud. Hay que tener en cuenta que muchas veces se quiere exponer algo para que la gente pueda comentarlo. Eso hace que quieras entrar en algunos aspectos que para quien no haya visto la película le acabes haciendo una buena jugarreta. Pocas veces suelo leer una crítica si no he visto antes la película. En parte porque no quiero ir sugestionado. De todas formas, el spoiler esta presente en muchos sitios. La revista “Imágenes de Actualidad” me destripa constantemente los estrenos. Y no en la sección de críticas precisamente. Una imágen o un trailer pueden hacer lo mismo. El último de “Terminator Salvation” lo ha hecho. Imágenes sobre Helena Bonham Carter (que actúa en dicha película) igual). Habría que ir ojo avisor para que nadie acabe con un cabreo de la hostia. Avisarlo de antemano. Pero ya no es la culpa del bloguero que cuelga la información. Más bien de quien suelta los cartuchos. Un trailer no lo hacemos nosotros. Lo hace la productora y el montador de turno. Si nos meten algo que a la larga nos va a jorobar el argumento, ¿qué hacemos?. ¡Que alguien nos avise pardiez! Porque la gracia a esto no se la encuentro por ningún lado. Pero no todas las películas tienen ese handicap. Suelen ser los blockbusters los que flaquean en ese aspecto. Películas como “Déjame Entrar” no suelen incurrir en esos aspectos negativos. Puede ser que la crítica destripe algo, pero ahí quedará la cosa.

A veces podemos imaginar como habrían sido algunas películas en estos tiempos. ¿Habríamos visto cinco o seis minutos de “Tiburon” antes de su estreno?, ¿lo habríamos visto en alguna imagen rompiendo el encanto? Porque vale, es un escualo. No hay mucho misterio en cuanto a su fisionomía. Pero a mí me sigue impresionando ver al Jefe Brody echando carnaza al mar y media cabeza asomando con sus enormes dientes. Eso lo ves en el cine y acojona. ¿Seguiría haciéndolo si se hubiesen visto mil y una fotos en internet?. ¿Y “Psicosis? ¿Habría aguantado el final si hubiese existido internet?. ¿O una simple imagen habría delatado que la verdadera personalidad de Norman Bates?. Son solo unos ejemplos. Vosotros poned los vuestros, porque hay miles.

En parte se puede evitar esto. Hubo dos películas que ví en el cine que me gustaron bastante. Y entré sin información alguna. “Pitch Black” y “Misteriosa Obsesión” (aunque no tenía internet cuando se estrenó la película de Vin Diesel, evité las revistas de rigor). Esa sensación de no tener ni pajolera idea de lo que vas a ver se ha perdido. Así que cuando la sientes te quedas plenamente satisfecho. Ahora las cosas son alucinantes. Antes del estreno ya sabes lo que va a recaudar más o menos, ya te dicen si es buena o mala, en que flojea, etc. Vuelvo al tema de la cuarta entrega de “Terminator”. Antes de que se estrene ya se ha comentado que hay mucho efecto especial y que la historia tampoco es nada del otro mundo. ¿Cómo vas a verla al cine con esa información? De nuevo la sugestión podría hacer acto de presencia.  ¿No supimos de antemano que “Dragon Ball” iba a ser de todo menos fiel a la obra en la que se basaba?. “IP Anónimo” comentaba que es bueno mantenerse informado. No está el horno para bollos a la hora de gastar el dinero de la entrada en una mala película. Y no le falta razón. Se echa en falta esa ignorancia que tan buenos ratos te hacía pasar. Y es que todos queremos saber. Nunca es suficiente. Dentro de un tiempo sabremos lo que caga o mea Tobey Maguire durante el rodaje de “Spider-man 4”. Veremos de nuevo fotos del rodaje con ese actor vestido como el trepamuros. Fotos de Kirsten Dunst. Fotos de los villanos. Multitud de carteles. Teasers, trailers, minutos en exclusiva… Bye, bye a cualquier tipo de sorpresa. Sólo J.J. Abrams mantuvo el tipo con “Cloverfield” (Monstruoso). Una campaña meditada y totalmente calculada. Todo estaba medido para que el público no supiese a ciencia cierta de que podía tratar la película. Sí, el creador de series como “Alias” o “Perdidos” mantuvo la MAGIA. Y eso es para aplaudir. Sobre todo viendo como esta el patio.

 

 

 

Fdo: Snake  

  1. #1 por IP anónima el 11 mayo, 2009 - 00:37

    Muy buen post, la verdad es que tienes toda la razón. La sensación que tuviste tú cuando viste las imágenes de Batman, el esfuerzo por conseguir los cómics, es algo que la generación de chavales que hay ahora ha perdido. Ahora basta con teclear DD en el google y se descargará él solito. Yo también recuerdo lo que era no saber qué te esperabas (y mira que sólo tengo 21 años) y ahora pues… como que sientes que no es lo mismo, que lo que menos importa es la película en sí y más el merchandising. Y si eres como de esas personas que aman el cine, te jode, porque es como si a tu niña bonita un grupo de macarras la hubieran metido una paliza y revuelto el vestido. te duele.
    Snake, imagínate Alien, de Ridley Scott, anunciada hasta la saciedad, o E.T., de hecho, ¿serían iguales? la respuesta es NO. se modificarían para resultar más espectaculares en sus primeros cinco minutos, o E.T. resultaría un mamoncete para poder meter explosiones y a Christian Bale.

    hoy día las superproducciones son la punta de lanza de un gran mercado. Es una guerra entre productoras y franquicias, Burguer King contra Mc Donalds, Alien vs Predator, Collateral VS Venganza… libran sus batallas en los cines, se arrojan carteles y tráilers, y el daño colateral siempre es el mismo: cadenas y cadenas de personas que compran sus entradas pensando que van a ver, como tú has dicho, MAGIA, y que sólo se encuentran con escombros.

    Dios, se nota que no he dormido y he trabajado demasiado. Me voy a la cama antes de ponerme tontorrón.

    BYE

  2. #2 por Dralte el 11 mayo, 2009 - 02:22

    Estoy en completo acuerdo contigo.
    Tambien me niego a ver, por ejemplo, el “último trailer de 4 minutos” de terminator. Para que verlo? para saciar una curiosidad que lamentaré al salir despues de pagar mi entrada al cine?

    En el cine, soy como los que protegen la virginidad hasta el primer amor o el verdadero amor. Prefiero esperar a que sea el momento correcto, en este caso, estar sentado ansioso en mi butaca a la espera que se bajen las luces, para lo “otro” no me fue tan sencillo y vi muchos trailers antes de ver la verdadera pelicula.

  3. #3 por OVER el 11 mayo, 2009 - 03:25

    Una critica acertada me hubiera librado del BODRIO 10.000 A.C. o Narnia El Principe Caspian, asi como tu hicistes yo fui ignorante de todo al ver Rambo 4 y sali satisfecho. Mañana ire a por Star Trek muy ilusionado y esperando AVATAR.

  4. #4 por Peter Parker el 11 mayo, 2009 - 13:32

    A mí la campaña que más me ha jodido una película fue La Gran Aventura de Mortadelo y Filemón: sacaron todo lo que tenía gracia en los trailers y demás, y a la hora de ir al cine, solo quedaban las partes sin chicha por descubrir.

  5. #5 por Karelia el 11 mayo, 2009 - 19:07

    Hay veces que nos encontramos grandisimos trailers e imágenes y luego la peli no sirve para nada (pasa infinidad de veces), pero lo peor es cuando te descubren cosas importantes que se supone que se deben descubrir en la película.

    Pero lo que hablas es un arma de doble filo, porque si vas al cine sin saber nada, luego te mosqueas por la porqueria que ves, pero si vas con demasiada información, pues puede pasar lo mismo.

    Creo que debería seguir habiendo marketing para las películas, pero no tanto, porque cuantas imágenes y traileres tenemos de Terminator. ¿O cuantas vimos de The Dark Knight incluyendo los 6 primeros minutos del film que yo si que vi antes de ir al cine? Creo que con mucho menos, pueden sacar el mismo provecho y/o beneficio, o incluso mas (si no hubiera sacado tanta información de DragonBall Evolution, hubieran timado a mas espectadores, eso es seguro!!!).

    En fin…….un gran post.

  6. #6 por Snake el 11 mayo, 2009 - 19:12

    “(si no hubiera sacado tanta información de DragonBall Evolution, hubieran timado a mas espectadores, eso es seguro!!!)”

    Cuanta razón tienes Karelia…

  7. #7 por Pliskeen el 11 mayo, 2009 - 19:39

    Creo que lo verdaderamente malo de tanta información (probablemente excesiva, sí), se concentra en dos puntos:

    1º La creación de expectativas que se van alimentando (para bien y para mal) a medida que van sacando más material promocional.

    2º La eliminación del efecto sorpresa en relación a imágenes, secuencias en concreto, personajes, trama o incluso el nivel de los fx.

    Sobre el punto uno, decir que llegas a esperar tanto de una película, que la decepción siempre planea sobre tu cabeza. También hay que decir que ahora ese “factor decepción” es más poderoso y habitual que antes, no ya por la cantidad de información que recibimos, sino también porque considero que hay menos talento en la industria de cine actual. Pero ese ya sería otro tema a debatir.

    Antes te valía tan sólo un trailer en tv, un cartel o simplemente que anunciaran en las noticias que una película se iba a estrenar, para decidir verla o no en el cine. Había expectativas, pero basadas en muy poco material, por lo que la decepción o la agradable sorpresa venía responsabilizada más por la calidad de la propia película que por lo que tu esperases de ella.

    Ahora se pueden crear expectativas tan enormes, que si la película no las cumple al 100%, la respuesta inmediata es la decepción. Esas veces puede ser culpa de esas expectativas (creo que en mayor o menor medida, eso fue lo que paso con Indiana Jones IV), de la película o de ambas por igual.

    También puedes tener pocas esperanzas con un film, y que este termine sorprendiéndote para bien; pero eso ocurre en menor número de veces (muy pocas, diría yo)

    Sobre el punto dos, creo que los productores, en el intento de atraer y convencer al espectador de ver su película, se exceden con sus promociones. A mí, con teaser y un trailer me basta, y prefiero no ver más. La moda de los clips de varios minutos me parece infame, pues te muestran algo que deberías descubrir en la butaca del cine y no en el ordenador de tu cas. Además, esos minutos no son realmente relevantes para dictaminar un juicio coherente sobre tu disposición a ver o no la película. Más bien se basan en mostrar “carnaza” (si es un blockbuster, la carnaza se traduce en acción y FX; y si es terror, en mostrar alguna muerte sangrienta y espeluznante) y así ver si picamos el anzuelo.

    Lo de los trailers engañosos creo que es un tema aparte, ya que siempre los ha habido y siempre han servidor de trampa para el confiado espectador.

    Así que entre spoilers y expectativas, hoy en día ir al cine es todo un riesgo. Riesgo que te piensas dos veces en afrontar,sobre todo teneindo en cuenta elprecio de la entrada.

    Saludos 😉

    P.D.: Sinceramente, si viendo única y excluisvamente el trailer de Dragonball Evolution, alguien tenía la esperanza de que de ahí podía salir algo bueno, es que debería ir al oculista xD

  8. #8 por dr. manhattan el 11 mayo, 2009 - 20:09

    Realmente es muy difícl no ver información, que en mi opinión sería mejor no conocer, antes de ver una película y menos si esa peli te interesa especialmente. Lo malo como tú dices es la curiosidad, precisamente después de ver los seis minutos de TDK empecé a tomarme muy en serio los límites que no tenía que sobrepasar a la hora satisfacer mi curiosidad, ahora como mucho veo un trailer y posters, nada más.

  9. #9 por Juan Carlos Solano Romero el 15 mayo, 2009 - 15:22

    Internet es solo una herramienta: Si, es un clichè pero para que nos hacemos tontos. Finalmente es responsabilidad de cada quien optar por ver o no ver. ¿Demasiada tentacion? Bueno, entonces justifiquemos asi el abuso en el consumo de alcohol o drogas o peor aun la pedofilia…Creo que ya no somos niños…..
    Si, hay cierta añoranza en el romanticismo de buscar en mercados de viejo joyas cinematograficas lo cual casi no ocurria, pero yo si deploraba en esa epoca la poca oferta en los cines que era casi siempre mal cine gringo….Me quedo con este internet y sus abusos….

  1. ‘Luna Nueva’ – Más imágenes y algunas escenas de la película « TIERRA DE CINÉFAGOS
  2. La piratería, los problemas de la ‘Opción B’ « TIERRA DE CINÉFAGOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: