‘Ponyo en el Acantilado’ – Magia y color

Hayao Miyazaki ha vuelto a deleitarnos con una película en la que repite la misma fórmula que le ha hecho tan famoso en el mundo entero, sólo que esta vez, en lugar de ser una historia para adultos (que no siempre es así) contado por niños, es una historia de niños narrada por ellos mismos. Tenemos ante nosotros una historia infantil, delicada, llena de magia, color y buenas acciones y sentimientos. En algunos sitios he leído que es un homenaje a todos esos niños seguidores de Miyazaki, pero creo realmente que es un homenaje tanto a niños y mayores que siguen la trayectoria de este hombre en el mundo de la animación, independientemente de cual sea la historia que nos cuenta.

Ponyo también podría ser calificada como una adaptación libre del cuento “La Sirenita” de Hans Christian Andersen, por sus similitudes a lo largo de todo el film, pero con sus toques orientales (y me refiero a su cultura), que es al fin y al cabo lo que define el cine de Miyazaki.

A diferencia de otras de sus películas, aquí tenemos muchos más personajes, todos ellos importantes en su medida, y quizás esto haga que no estén bien definidos si excluimos a los protagonistas del filme. El padre de Sosuke o su madre, que nunca son llamados así, sino por sus nombres (para mi eso llama mucho la atención y es “made in Japan”) estan presentes en toda la historia, sobre todo Risa, pero solo definen retazos del personaje. Las abuelas de la residencia “Los Girasoles”, siempre estan ahí, como elemento de decoración hasta el final. El brujo malo del mar (o eso suponemos), Fujimoto, podría haber dado mucho juego en la cinta, pero pasa totalmente desapercibido excepto en contadas ocasiones. Y así con todos, por eso quizás la historia haya sido definida como infantil, porque los niños sólo se fijan en Sosuke y Ponyo.

Ponyo al principio es un pez que encuentra Sosuke y con el que se encariña. Pero el brujo del mar regresa a la Tierra (lugar plagado de desperdicios, donde sus habitantes no cuidan ni se dan cuenta de lo que hacen a la “madre naturaleza”) para llevarla de nuevo a su hogar, las profundidades del Océano, y se la arrebatará a Sosuke de las manos. Pero Ponyo, una vez en su hogar, quiere regresar de nuevo con Sosuke, y para ello utilizará la magia que posee (no en vano es hija del brujo del mar y la diosa del oceano) para convertirse en humana, pero ello desencadenará la pérdida del equilibrio que separa el mundo marino del mundo terrestre.

Ponyo y Sosuke estarán juntos de nuevo, ambos como humanos, y ambos como chiquillos, pero antes de quedarse juntos para siempre, deberán superar alguna prueba que demuestre que el camino que ha elegido Ponyo con respecto a Sosuke es el bueno y verdadero.

Por tanto, en su aventura en busca de la madre de Sosuke, veremos la inocencia de los niños, el cariño que profesa Sosuke a Ponyo, la vitalidad de Ponyo frente a todo lo que ve, ya que es nuevo para ella. Miyazaki es entonces cuando decide desplegar todo lo que sabe y enseñarnos mediante fuegos de artificio todo un espectaculo de sentimientos, color y música, ya que la BSO nos acompaña desde el primer momento a un ritmo acompasado, siendo mucho más intensa en ese viaje en barco donde se encontrarán a los supervivientes del tifón que asola la ciudad donde vive Sosuke (eso sí, no nos muestran como es arrasada la ciudad, sino sus consecuencias).

Y finalmente, como toda buena historia de amor, Ponyo volverá a ser una niña humana cuando sea besada por Sosuke una vez en al superficie, pero Ponyo es tan intranquila, que será ella la que bese a Sosuke para dejar de ser un pez y volver a estar con Sosuke.

Una historia al uso (posiblemente) pero contada con delicadeza, mimada hasta el último detalle por su director y que sabrán apreciar los fans de Miyazaki (aunque no es ni por asomo parecida a El Castillo Ambulante). Y como ya he dicho antes, todo un espectáculo de magia, color y música que hará que te sumergas durante hora y media en un mundo donde todo puede suceder. Ultimamente esta complicado encontrarse en la taquilla con una película de la que no salgas decepcionado, menos mal que siempre hay excepciones, y ésta es una de ellas.

Para leer la ficha de la película, pincha aqui

Karelia

, ,

  1. #1 por Briony el 3 mayo, 2009 - 21:56

    Hay que reconocerle a Miyazaki la valentía que muestra a la hora de crear películas de animación totalmente alejadas de la moda digital que inunda nuestras pantallas.

    Disfruté como una enana con “Porco Rosso”, “La princesa Monokone”, “El viaje de Chihiro” o “El castillo ambulante”. “Ponyo en el acantilado” no será menos.

  2. #2 por Snake el 20 mayo, 2009 - 23:30

    Todavía no la he visto. Pero sus anteriores películas me convencieron. Es para quitarse el sombrero que Miyazaki no haya sucumbido al mundo digital por completo. Con la de buenas películas animadas que se siguen haciendo a la manera tradicional.

  3. #3 por tania el 24 mayo, 2010 - 02:19

    me encanto la peli de ponio el secreto de la sirena

  1. Estrenos en DvD – Lanzamientos del 26-10 al 1-11-2009 « Tierra de CINÉfagos
  2. Estrenos en DvD – Lanzamientos del 26-10 al 1-11-2009 « Tierra de CINÉfagos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: