‘Plácido’ – La complejidad visual e intelectual de Plácido

Plácido es el personaje principal y el que da nombre a la película. En el día de navidad el pueblo celebra una fiesta para dar de comer a los pobres en una cena que sirve para limpiar la conciencia de los ricos. Plácido se encarga de llevar de un sitio a otro con su monocarro a las personas responsables de que la fiesta se realice. Tiene una familia a la que mantener y necesita durante toda la película buscarse la vida evitando los problemas de los demás. Retrata una sociedad humilde, gente pobre y trabajadora, que se preocupaba más por llevar un plato de comida a la mesa a su familia que los problemas que pudieran tener el conjunto de la sociedad. No le interesa la política ni la burocracia. Solo le interesa subsistir: “¿…y qué hay de lo mio?” es la frase recurrente en toda la película.

Uno de los principales problemas que tiene y ha tenido el cine español está en el contenido intelectual de sus películas. Y es que el intento de arte, sin contenido, no es arte. España sólo hace fundas para meter cuadros bonitos pero no es capaz de pintar ninguno. Sin embargo, Plácido es una de esas pocas joyas que se pueden considerar una excepción.

En la película planos secuenciales largos y medios se alternan continuamente. Es muy interesante la gran puesta en escena, con escenas en las que en un mismo plano llegan a entrar más de 6 personas. Detallista hasta el extremo, los elementos principales y secundarios adquieren una gran importancia y dan a la película una gran riqueza visual y belleza estética. Prácticamente no existen los primeros planos ni tampoco los planos rápidos o fugaces. Es un cine pausado y tranquilo, como casi todos los de aquella época, y las escenas de interior-exterior se enlazan de forma clásica y sosegada. 

Temas sociales y de mucho peso intelectual, revisados desde un punto de vista paródico e incluso cómico, son las huellas de enunciación más características de Berlanga. La capacidad que tenía el director para hacer crítica social superaba a cualquier otro director de la época. Su máximo esplendor llegó con El Verdugo, a la que podríamos considerar casi una segunda parte de Plácido.

 En esta nos encontramos con un personaje principal vulgar y común; un personaje con el que cualquiera se puede sentir identificado. Berlanga utilizaba en muchas de sus películas este tipo de protagonistas, con lo que así evitaba el problema con la censura al no crear un personaje superior social o moralmente que pudiera judgar el sistema. Así, el personaje principal no podría ser atacado como símbolo anti-español porque sólo es un don nadie. Con esto consigue al mismo tiempo crear una cercanía con el espectador y establecer así un vínculo narrativo-sensitivo muy especial.

También nos encontramos con unos diálogos torpes y rápidos que en ocasiones tropiezan unos con otros. Este es un gran recurso que crea en el espectador una sensación de angustia y tensión que lo transporta de lleno al universo de la película.

Pese a que su temática es la que aborda el 50% de cine español (dejando a lado el 20% de cine de comedia-estúpida y el 30% de cine de terror de directores noveles), esta es un referente, aunque luego se ha intentado seguir una trayectoria kamikace que ha derivado en Barrio, Princesas, etc. Sin embargo, no utiliza los problemas sociales de los que habla para intentar manipular moralmente al espectador, como por ejemplo las anteriormente citadas, sino que retrata unos valores y sentimientos inherentes en todos los seres humanos.

Es, posiblemente, una de las mejores películas españolas de todos los tiempos, tanto por su complejidad técnica y visual como intelectual.

Berlanga y su cine, Plácido y su monocarro, han demostrado que esta temática recurrente española ha podido ser un gran hito en la historia del arte.

 Para leer la ficha de la película, pincha aqui

Fdo: Zach Triunff

  1. #1 por Ford el 23 marzo, 2009 - 17:31

    Una obra maestra , perfecta , direccion, interpretacion, dialogos, no pasan los años para ella,Berlanga en su mejor momento,es la clasica pelicula que tenemos que ver de vez en cuando para disfrutarla como si fuera la primera vez.

  1. ‘Plácido’ « Tierra de CINÉfagos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: