“Estómago” – Buen provecho… o no

Estómago (7) por ti.

En la última edición de la Seminci de Valladolid la película “Estómago” (2007), ópera prima del director brasileño Marcos Jorge, se alzó con cuatro de los más importante premios: la Espiga de Oro a la Mejor Película, el Premio Pilar Miró a la mejor dirección novel, el Premio al Mejor Actor Ex Aequo para Joâo Miguel y el Premio de la Juventud.

De todos es sabido que (en algunas ocasiones) este tipo de premios no aseguran la calidad de las películas galardonadas, pero creo que en el caso de “Estómago” (aunque parece una cinta más propia de un festival como el de Sitges) algunos de ellos están perfectamente justificados.

El cartel promocional del citado film reza “Una fábula nada infantil sobre poder, sexo y gastronomía” y lo cierto es que, como veremos, esta frase resume a la perfección la esencia del mismo.

Estómago (3) por ti.

El protagonista de la historia no es otro que el supuestamente anodino, ingenuo, simplón y “empanado” Nonato (interpretado por un Joâo Miguel que da el perfil adecuado) que con una vieja maleta y los bolsillos vacíos llega a la gran ciudad para labrarse un futuro y termina dando con sus huesos en la cárcel.

Para explicarnos el porqué de su aciago destino y cómo sobrevive dentro de la prisión, Jorge no nos relata la historia de Nonato de forma lineal, sino que va entremezclando el pasado (sus vicisitudes en la ciudad) con el presente (su estancia en la trena) en un juego continuo de ¿flashbacks o flashforwards? Que consiguen mantener nuestra atención, ya que deseamos saber cómo se ha producido el ascenso y descenso del protagonista.

Estómago por ti.

El primer lugar donde Nonato recala tras su llegada a la ciudad no es otro que el poco concurrido y mugriento bar de Zulmiro que le ofrecerá comida y alojamiento a cambio de que trabaje para él como cocinero. Es en este momento cuando Nonato descubre que posee un innato instinto culinario que provoca que sus “bocadillos” y tortas fritas causen sensación en el barrio y que el bar del explotador Zulmiro se abarrote de clientes cada día. Una de las comensales que caen rendidas a los pies del arte de Nonato no es otra que Íria, una prostituta de la zona que le acabará ofreciendo sus servicios sexuales a cambio de sus apetitosos platos y de la que el joven terminará enamorándose.

La fama de Nonato llega hasta oídos de Giovanni, dueño del restaurante italiano Boccaccio, que le ofrecerá trabajo como pinche de cocina para que vaya aprendiendo los secretos del arte culinario (cómo escoger los ingredientes, los tiempos de cocción, reconocer un buen vino o saber dónde comprar los productos). La cocina, el único punto fuerte del joven, le servirá para ir ascendiendo en la vida.

Estómago (4) por ti.

Estómago (6) por ti.

El joven cocinero disfruta con su trabajo y con sus habituales encuentros con Íria a la que atiborra a suculenta comida para después acostarse con ella. Sin embargo, mientras Nonato está perdidamente enamorado (y cada vez más celoso) de la prostituta ésta simplemente lo utiliza a su conveniencia de manera que, aunque siente un cariño especial por él, le sorprende sobremanera que el joven le proponga que se casen.

Estómago (2) por ti.

Estómago (5) por ti.

Paralelamente van introduciéndose (como ya he señalado anteriormente) fragmentos de la vida de Nonato una vez es encarcelado (no sabremos por qué hasta el final). Allí debe compartir celda con siete reclusos más (mostrando el hacinamiento de las cárceles brasileñas) que le rechazan de plano a su llegada. Uno de ellos es Buijiú, el jefazo absoluto del cubículo inmundo donde malviven y respetado y temido en la prisión, al que “conquistará” también por el estómago, puesto que Nonato se ofrece a “mejorar” la repugnante comida carcelaria que les sirven (que incluye las proteínas de los gusanos que se pasean por los platos…) utilizando algunos ingredientes que los propios guardias (más corruptos que otra cosa) les proporcionan previo pago. La cocina, nuevamente, le servirá para ir ascendiendo, esta vez, en la prisión y, más concretamente, en su celda.

Como os recomiendo el visionado de la cinta, no voy a desvelaros cómo terminan las “dos” historias de Nonato, lo único que sí comentaré es que el atontado cocinero nos descubre que su mente es mucho más calculadora, ambiciosa y (por qué no decirlo) pelín necrófaga de lo que nos podríamos haber imaginado.

Narrada en un tono de humor negro con ciertas escenas que rayan lo desagradable (necesarias, por otro lado, para retratar determinados ambientes y situaciones), “Estómago” es un ejercicio de ese buen cine que no hay que perderse.

 

 

Para ver la ficha de la película, pincha aquí

 

Briony  

, , , ,

  1. #1 por MrLombreeze el 12 enero, 2009 - 14:06

    De verdad que no sé si tengo estómago para verla. El trailer me resultó repugnante.

  2. #2 por Liliana Pacheco el 23 abril, 2009 - 22:44

    Me encantó la película!! El personaje es adorable, y porque no, impredecible…

  3. #3 por Joao Miguel el 9 octubre, 2011 - 17:12

    la verdad deberias advertir que vas a danar la pelicula, para que carajo la cuentas, para demostrar que la viste?

  1. “Estómago” « TIERRA DE CINÉFAGOS
  2. “Un profeta” – Un alumno aventajado « Tierra de CINÉfagos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: