“Muchas gracias, Mr. Scrooge” – Una película que nos gustaría volver a ver en Navidad.

Muchas gracias Mr. Scrooge - por ti.

Hace años que no la pasan por televisión en Navidad (sin ser Navidad, tampoco), pero se codeó en un tiempo para estas fechas, con la sempiterna “Que bello es vivir”, y nunca aburría verla.

“Empecemos por decir que Marley había muerto. De ello no cabía la menor duda. Firmaron la partida de su enterramíento el clérigo, el sacristán, el comisario de entierros y el presidente del duelo. También la fírmó Scrooge. Y el nombre de Scrooge era prestigioso en la Bolsa, cualquiera que fuese el papel en que pusiera su firma”.

“El viejo Marley estaba tan muerto como el clavo de una puerta”.

Así empieza “Canción de Navidad”, el relato de Charles Dickens, en el que se basa la película.

El siempre correcto director británico, Ronald Neame, al que debemos títulos como, “El millonario” (1954), con Gregory Peck, “El hombre que nunca existió”, de 1956 (un notable drama bélico), “Un genio anda suelto”, protagonizada por Alec Guinness (que años mas tarde encarnaría al entrañable Obi-Wan Kenobi de “La guerra de las galaxias”), o “La aventura del Poseidón”, de 1972 (muy superior a su reciente remake), se enfrentó al reto de llevar a la pantalla esta adaptación, que no lo hubiera sido tanto, si no hubiera estado concebida como un musical.

En 1968, dos años antes de la realización de “Muchas gracias, Mr. Scrooge”, otro británico, Carol Reed (“El tercer hombre” -1949, “El tormento y el éxtasis” -1965), había obtenido un gran éxito (y el Oscar al mejor director de aquel año), llevando a la pantalla una versión musical de otro de los clásicos de Dickens, “Oliver Twist”. Posiblemente, esto influenció en que Neame también se decidiera por la versión en el mismo género.

Muchas gracias Mr. Scrooge por ti.

El papel de Mr. Scrooge, fue ofertado a Richard Harris y a Rex Harrison, antes que a su definitivo protagonista, Albert Finney, pero ambos los rechazaron. El de Marley, el socio muerto de Scrooge, lo interpretó Alec Guinness.

Finney, que en 1970 tan sólo tenía 34 años, y había dado ya la talla como actor en películas como, “Tom Jones” (1963), o “Dos en la carretera” (1967), junto a Audrey Hepburn, también tuvo que afrontar su particular reto, al encarnar al anciano y avaro protagonista. Su elaborada interpretación fue premiada con el Globo de Oro al Mejor Actor de comedia musical de aquel año.

Entrando en el argumento, conocemos a Ebenezer Scrooge en una edad avanzada.  Es un hombre de carácter agrio, insociable, que tan sólo vive para su negocio, un usurero que no espera de la vida otra cosa que  amasar más y más dinero. Nada, ni nadie de los que lo rodean, le inspira ningún tipo de sentimiento caritativo. Su socio, Marley, murió hace siete años, y tampoco parece echarle de menos, a pesar de haber trabajado durante años juntos, e ignora, o se muestra desagradable y tiránico, con su único empleado, padre de cinco hijos (uno de ellos enfermo), y que sufre continuamente de estrecheces económicas.

Muchas gracias Mr. Scrooge... por ti.

Estamos a las puertas de la Navidad.

La Navidad no tiene cabida en la mente de Scrooge. Son días como otros cualquiera para el, y demuestra continuamente su fastidio ante la alegría de las gentes en esas fechas. Pero estas Navidades van a enfrentarle con los fantasmas de su presente, pasado y futuro, y con el espectro de su socio, que le hablará de la condena a la que se ve sometido para toda la eternidad, por haber sido un ser egoísta y mezquino durante su vida terrenal.

El paseo por lo que fue su vida, por la actual, por la que puede ser, y el ejemplo encarnado Marley, llevarán a Scrooge a reflexionar sobre su forma de actuar.

Si habéis leído alguna obra de Dickens, habréis apreciado en ellas un elaborado reflejo de la Inglaterra Victoriana, y la carga de crítica social que contienen.

Muchas gracias Mr. Scrooge por ti.

“Canción de Navidad” sigue esas pautas, y “Muchas Gracias, Mr. Scrooge”, aunque se nos presenta desde la óptica de un musical que contiene en muchas ocasiones momentos jocosos, en los que la sonrisa del espectador es inevitable, nos habla de la diferencia de clases, y del desamparo de los niños pobres de aquella época (mostrado aquí a través del personaje de Tiny Tim, el hijo enfermo del empleado de Scrooge, que aún perteneciendo a una familia que lo quiere y cuida, está condenado a muerte por la falta de medios económicos de sus padres).

Ebenezer Scrooge, llevado al extremo de lo esperpéntico, representa a los sectores de clase pudiente que explotaban a la clase obrera, con las miras puestas tan sólo en sus propios beneficios, sin preocuparse de la vida a la que estaban abocando a sus empleados (esto puede que nos suene a todos a algo).

Muchas gracias Mr. Scrooges. por ti.

Hay una frase puesta en labios de Scrooge que lo dice todo. Es la respuesta a los representantes de una institución benéfica, ante su petición de una aportación para los pobres: “¡Los pobres son unos fracasados que viven de la caridad, y lo mejor que podrían hacer, es morirse!”.

Muchas gracias Mr. Scrooge (2) por ti.

Pero por otro lado, veremos que los pobres pueden gozar de una felicidad que Ebenezer Scrooge desconoce, y se nos refleja en la larga secuencia en que dos de los hijos de su empleado (uno de ellos Tiny Tim), miran embelesados las evoluciones de los juguetes mecánicos de un escaparate, y después, en compañía de su amoroso padre, compran la sencilla cena de Nochebuena, que compartirán en feliz armonía.

Muchas gracias Mr. Scrooge.. por ti.

Neame, sobre todo en esa secuencia a la que me he referido, nos muestra como en una ilustración de la época, las calles de un Londres navideño e intimista, plagado de personajes que van y vienen, y tiendas y mercadillos en ebullición. La magnífica fotografía de Oswald Morris, impecable durante toda la película, tiene aquí su mayor lucimiento.

“Muchas gracias, Mr. Scrooge”, adolece de unos números musicales y canciones, inferiores al “Oliver” de Reed, y talvez por eso, en su día no tuvo una buena acogida por parte de la crítica (contando además también, con que el musical era en aquellos años un género en declive). Compensa ese fallo su puesta en escena, y sus bien trabajados elementos argumentales. Sobre todo, durante las visitas de los diversos fantasmas, en donde se logran momentos que transmiten verdadera inquietud al espectador. Los efectos especiales utilizados para estas escenas, son logrados y puntuales, y crean el clima adecuado al cuento que se nos está narrando.

Si algo quitaría de la película, es una escena en la que Scrooge desciende a los infiernos, y en la que vuelve a encontrarse con su socio Marley, (que Neame añadió de su cosecha, y no aparece para nada en el cuento de Dickens) puesto que no es un elemento que aporte mucho más interés al film.

Acompañando a la excelente interpretación de Finney (ya comentada arriba), tenemos otras que aunque breves, también notables, a cargo de Guinness, Kenneth Moore, o Edith Evans, que encarnan a los diversos fantasmas.

La película obtuvo cuatro nominaciones a los Oscar de aquel año.

“Muchas gracias, Mr. Scrooge”, creo que no necesita más análisis críticos. Es una película eminentemente navideña, y los que la disfrutamos durante años, la echamos de menos en nuestros televisores para estas fechas. Me atrevería a decir que es un clásico entrañable de los que merece la pena seguir viendo, y al que se le debería dar la oportunidad de que lo conocieran los más jóvenes.

Os dejo dos secuencias para que las recordéis, o las veáis por primera vez

Pinchando aquí podréis verla completa vía online,  y en español.

Para ver la ficha de la película, pincha aquí

Swanson 

, , , , , , , , ,

  1. #1 por ELIZABET PINTO ROMANI el 7 enero, 2009 - 15:15

    QUISIERA SABER SI UDS. VENDEN LA PELICULA MUCHAS GRACIAS MR. SCROOGE , EN ESPAÑOL, SIES ASI COMO PUEDO COMPRARLO. MUCHAS GRACIAS

  1. “Muchas gracias, Mr. Scrooge” « TIERRA DE CINÉFAGOS
  2. Actores, actrices, directores y gente del mundo del Cine fallecidos en 2010 – (2) – Abril-Junio « Tierra de CINÉfagos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: