“Happy: un cuento sobre la felicidad” – Demasiado feliz

Happy un cuento sobre la felicidad (4) por ti.

Ayer tuve oportunidad de ver la última película de Mike Leigh “Happy: un cuento sobre la felicidad” (2008) y todavía estoy recuperándome del impacto de conocer a Poppy, su protagonista absoluta.

Poppy es una irritante, pesada, maleducada, entrometida, insufrible, alborotadora, irresponsable, boba, cargante, insoportable, infantil e inconsciente maestra de 30 años que ha hecho de la felicidad su bandera.

¿Por qué entonces califico tan negativamente a una persona que, a priori, encarna un sentimiento que muchos desearían? Porque la citada Poppy es realmente un coñazo inaguantable.

 

Pocas veces me ocurre sentir la necesidad imperiosa de darle al Stop (salir del cine me cuesta más…) a los pocos minutos que comenzar una película y “Happy: un cuento sobre la felicidad” ha sido uno de los casos más clamorosos y no sólo gracias a ese personaje al que ya he vapuleado lo suficiente.

Tal vez pertenezco a esa masa gris a la que le cuesta sonreír un lunes a las 8 de la mañana y, por eso, Poppy me produce vergüenza ajena, sin embargo creo que uno puede ser feliz (y demostrarlo) sin necesidad de ir dando el “cantazo” por donde pasa.

Happy un cuento sobre la felicidad (2) por ti.

No se puede entrar en una librería y “meterte” con el vendedor porque es muy serio y no te da conversación, no se puede realizar una práctica de coche “descojonándote” a cada momento de las indicaciones de tu profesor o no se puede acudir a la consulta de un fisioterapeuta y comportarte como una cría de 6 años. Una cosa es ser feliz, despreocupada y optimista y otra muy distinta ser gilipollas.

Happy un cuento sobre la felicidad (6) por ti.

Creo que Leigh se ha pasado de tramposillo y nos ha presentado a una serie de personajes excesivamente fríos para que la contraposición establecida con Poppy sea mucho más efectiva. Dudo que el 100% de la gente que podemos encontrarnos por la calle pertenezcan a la categoría de los estúpidos y bordes (y que el 100% de las personas que se consideran felices sean tan plastas). Ni siquiera una de las hermanas de la protagonista (mostrada como una aburridísima ama de casa) encajaría en ese sector sólo por el hecho de que está casada, tiene una hipoteca, está a punto de tener un niño y su marido sea un poco calzonazos. El retrato elaborado parece indicarnos que esa situación personal es de lo más monótona y que lo realmente “guay” es vivir alocadamente como Poppy.

Happy un cuento sobre la felicidad por ti.

Es revelador constatar que cuando el “huracán” Poppy decide contenerse un pelín es cuando muestra lo mejor de ella: tratando de ayudar a uno de sus alumnos que está sufriendo malos tratos, hablando con un vagabundo (aunque la escena sea de lo más irreal y metida con calzador: ¿quién se detendría a darle conversación en plena noche?) o intentando calmar la amargura de ese profesor de autoescuela.

Las ansias de exprimir cada minuto de la vida y tomarse las cosas con la máxima filosofía y, si puede ser, con una sonrisa en los labios (véase robo de la bicicleta) son aspectos loables y necesarios en una época en la que (muchas veces) nos movemos a golpe de mala uva atrapados por las garras del estrés y las prisas. Sin embargo, no todo es blanco (Poppy) o negro (la gélida sociedad actual), sino que existe una maravillosa gama de tonos grises.

Happy un cuento sobre la felicidad (5) por ti.

Además de seguir las alocadas evoluciones de Poppy (que incluyen alguna que otra borrachera y un romance con diálogos más propios de un besugo), Leigh aprovecha para mostrarnos toda una serie de constantes de la sociedad del siglo XXI: el alejamiento de padres e hijos con una crítica contra los videojuegos (a falta de paseos por el parque), las relaciones de pareja que inciden negativamente en los niños (maltrato incluido) y que pueden derivar en acoso escolar, la proliferación de los llamados singles o la ya citada frialdad.

Este interesante planteamiento no acaba de cuajar puesto que los distintos temas aparecen mezclados de tal forma que dan lugar a un producto final deslavazado, superficial y algo caótico.

Aparte de Poppy (personaje interpretado por Sally Hawkins que fue premiada en el Festival de Berlín en la categoría de Mejor actriz y que también aparecía en “El sueño de Casandra” de Woody Allen, 2007), quisiera citar a dos personajes que, para mí, han destacado por encima de todos los demás.

Por un lado hallamos a Scott (encarnado por Eddie Marsan al que ya pudimos ver en la anterior película de Leigh “El secreto de Vera Drake” de 2004 o en “El ilusionista” de Neil Burger de 2006), el profesor de autoescuela asocial, racista y agresivo que sucumbirá a los ¿encantos? de Poppy siendo incapaz de discernir la diferencia entre flirtear y ser feliz dando lugar a una escena en la que la pizpireta maestra se verá contra las cuerdas.

Happy un cuento sobre la felicidad (7) por ti.

Y por otro lado esa fantástica profesora de flamenco (Karina Fernández) de acento sevillano que descarga su pasión (y sus problemas personales) a golpe de taconeo, aunque en ella se encarnen algunos topicazos sobre la cultura española (“Llegá tarde é mú epañó”).

Propuesta desigual que se sustenta sobre un personaje que llega a resultarnos repulsivo. Si Poppy es el modelo a seguir para alcanzar la felicidad, virgencita que me quede como estoy…

 

 

 

Para ver la ficha de la película, pincha aquí

Briony 

, , , ,

  1. #1 por redrumum el 1 diciembre, 2008 - 13:11

    Film muy plano, la verdad. Pensaba que Leigh se mojaría en algún momento a mostrar la ceguera de la protagonista, pero no es así, sino que el resto del mundo somos idiotas.

    Vamos, que las responsabilidades y el carnet de conducir nos hacen unos amargados.

    ¡1 saludo!

  2. #2 por Minos el 1 diciembre, 2008 - 18:08

    Bueno, no he visto el Film, y es probable que mi opinión sea mas objetiva precisamente por eso. Porque con lo que he leido, Creo que el director quizas quería transmitirle a quien escribe la reseña, exactamente lo que este sintió con ese personaje de Poppy.

    quizás este es el fondo de la película, y esta critica se basa en mostrarnos lo coñazo del personaje principal, y no realmente la trama del film (a mi me pareció así, desde el principio solo se critica a fondo al protagonista, pero muy superficialmente a la obra completa).

    Es como criticar una obra porque su protagonista sea un asesino en serie que, haga las cosas bien o mal, difiere de la mentalidad de las personas “normales” y con sentido común. Es como criticar la serie “Dexter”, porque el tío es un serial killer y lo plantean como un ser humano y que, mate o no, el trasfondo es mostrar la vida, el pensamiento y las peripecias de un serial killer, eso es todo. Juzgamos al personaje, y no la calidad de la obra en sí, porque estamos juzgando la manera de ver el mundo del director, pensando que esta bien o esta mal, cuando en realidad, no lo debemos juzgar a él sino a su obra. Es como decir “la serie es una porquería porque deja a un asesino en serie como un ser humano”.

    Espero haberme hecho entender. Quisiera ahora leer una critica mas profunda no basada en solo “la empalagosa felicidad” del personaje principal de “happy”, sino en el mensaje, el contexto, la fotogafía, y el guión de la obra. Ojo, no quiero decir que no vea una buena reseña, solo que está muy profundizada en “lo mal que me cayó el personaje principal”, y muy superficialmente se comenta el resto de factores. La encuentro desbalanceada.

  3. #3 por redrumum el 1 diciembre, 2008 - 19:26

    Minos, se equivoca en su apreciación. Cierto es no se puede valorar un film sólo por lo bien o mal que nos caiga su protagonista, pero desde luego tiene que existir cierto elemento que nos atraiga o nos enganche.

    Tal como dice, en Dexter hay un elemento importantísimo que Leigh no incluye: La voz en off. Y eso lo cambia todo.
    Por si fuera poco, Dexter es un personaje en continua evolución, mientras que Poppy no. Eso deja una historia desubicada, que puede empezar y acabar donde sea, sin trama ni desenlace.

    Y la intención de Leigh no es elaborar una crítico hacia personaje tan azucarado, sino lo contrario, más de lo que me esperaba. Digamos que si Poppy resulta un coñazo, su antítesis aún es peor.

    ¡1 saludo!

  4. #4 por Briony el 1 diciembre, 2008 - 23:54

    “después de leer esta reseña (y la de Happy), realmente estoy comenzando a cuestionarme si seguir confiando en los artículos de Tierra de Cinéfagos”

    Qué categórico, Minos…

    Mi despiste habitual me impide recordar si eres uno de los habituales lectores de Tierra o es tu primera incursión y te has topado con dos reseñas que no te han gustado demasiado (añado la de “Ratatouielle”).

    Cuando me propusieron embarcarme en este blog, las dos únicas consignas que recibí fueron que podía hablar de cualquier cosa siempre que estuviera relacionada con el cine y que mostrara mis opiniones sin miedo “al qué dirán”.

    Podemos reseñar mejor o peor, ser más ecuánimes o menos, pero siempre (y creo que hablo en nombre del resto de cinéfagos) mostramos lo que nos gusta o no como buenamente sabemos.

    Si hay algo que caracteriza los artículos publicados, es que suelen desmarcarse de lo encorsetado y frío para tornarse algo más cercano y real. Sustituimos críticas técnicamente correctas por reseñas mucho más personales y accesibles.

    Efectivamente dedico muchas más líneas a despotricar de Poppy y muchas menos a otros aspectos de la película, pero así es como planteé la reseña y así se gestó.

    De todas maneras ya comento (someramente, es cierto) mi opinión sobre el guión y sobre la (fallida) intención del director al presentarnos a la fría sociedad actual en contraposición a Poppy.

    Y sí, la susodicha me resultó tan insoportable y coñazo que el resto de la película de Leigh quedaba diluido y ninguneado en pos de un personaje excesivo e histriónico hasta la extenuación.

    Si tienes oportunidad de ver “Happy”, estaré encantada de seguir este debate con más conocimiento de causa.

    Un saludo

  5. #5 por Castedo Merinero el 2 diciembre, 2008 - 00:44

    Admito lo fuera de lugar que está la conversación el vagabundo, pero no considero que el resto de personajes sea frío ni Poppy irritante, pesada… ella entiende la vida de otra manera, lo que provoca y exaspera a quienes viven un poco amargados. Ni siquiera me parece irresponsable o alocada ya que solventa su problema en la escuela bastante eficientemente.
    En fin, que sin ser Secretos y mentiras o Todo o nada, me pareció bastante aceptable.
    Saludos.

  6. #6 por Minos el 2 diciembre, 2008 - 09:47

    Buena respuesta, Briony.

    Llevo poco tiempo leyendo este blog (quizás un par de meses), y leer esta reseña luego de leer la de ratatouille (que no quise opinar en su momento), me pareció que se desviaba un poco de lo que habitualmente he leído en este sitio, tanto así que hizo que opinara en ambas reseñas, lamentablemente no para bien (y admito que así como hice con estas he de haberlo hecho con las que me parecieron excelentes, pero debe ser que ya leyéndolos esperaba la excelencia, mala costumbre y mala práctica de mi parte).

    Tu reseña no es errónea y no soy quien para juzgarla, y tienes razón en que debes mostrar tus opiniones sin el miedo a que dirán. Y me gustó mucho que me hayas respondido, y espero que así como yo pueda doblar un poco mi vara de medición y ser menos estricto (ya que no estamos hablando de críticos profesionales, ni tu ni yo, solo somos amantes cinéfilos – al menos hablo por mi, perdona si tienes carrera profesional en esto y te estoy incluyendo – ), también espero que mi critica hacia tu artículo (aunque admito que fui duro), haya aportado algún granito de “constructividad” para futuras criticas (con eso no digo que tengas que cambiar tu manera de reseñar, es tuya y de nadie mas y eso no lo supe ver en su momento).

    Saludos, y que siga la función.

  1. “Happy: un cuento sobre la felicidad” « TIERRA DE CINÉFAGOS
  2. Estrenos en DvD - Lanzamientos del 6-4 al 12-4-2009 « TIERRA DE CINÉFAGOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: