“Solaris” – Egoísmo, Solarística y Romance

Foto 1 - Solaris por ti.

Un planeta que es un océano rugiente, en continua transfiguración, en continua exploración. Lejos de cualquier parte, de cualquier hecho, de cualquier comparación. ¿Qué es Solaris? ¿Qué hace Solaris? ¿Para qué existe Solaris? ¿Por qué existe Solaris? Todo incógnitas y ninguna respuesta clara para el mayor misterio del Universo. Nosotros tenemos tres puntos de vista distintos: dos películas y un libro.

“Солярис” (Андрей Тарковски, 1972) – “Solaris” (Andrei Tarkovsky, 1972)

Foto 2 -Solaris 1972 por ti.

Mi primera aproximación al planeta se realizó a través del clásico de la ciencia ficción rusa dirigida por Andrei Tarkovsky. Tanto había oído, leído y visto sobre la cinta que debía de visionarla a toda costa. En ruso y con subtítulos, como está mandado. Además me gusta cómo suena el ruso (“ñie na chiet yep pasz…”).

Esperas enfrentarte a lo que en todos los sitios denominan “la respuesta soviética a 2001”. Nada más lejos de la realidad. En primer lugar porque no se trata de “la respuesta soviética”. Si hubiese sido así se hubiera beneficiado de un mayor presupuesto y por ende de mayores y mejores efectos especiales, pero una película que aboga por la filosofía en vez de por el realismo proletario no se merece una gran partida de capital no vaya a ser que se nos descontrole la libertad de expresión. Tendremos que tragarnos los 165 minutos de metraje para llegar al efecto especial, pero es uno de esos efectos especiales supeditados a la historia.

Foto 3 - Campo por ti.

En segundo lugar, “2001” es ciencia ficción en estado puro. Nos muestra un futuro de la humanidad bastante creíble (a pesar de que ya no exista el bloque soviético) con todos los avances de la ciencia, y reflexiona sobre los problemas que nos van a conllevar (hablo de la película, el libro explora otros caminos en mi opinión menos satisfactoriamente). Pero “Solaris” es filosofía-ficción o metafísica-ficción. La ciencia brilla por su ausencia. La escena de la reunión y debate de la tripulación al completo en la biblioteca de la estación da fe de ello. Eso es lo que te vas a encontrar en esta película: reflexiones dialogadas.

Una primera parte de exposición y planteamiento de las bases del porqué de una nueva expedición a Solaris y el porqué de su importancia, con ese blanco y negro gubernamental corporativo de los comités de investigación rodeados de los retratos de los héroes de la patria, que se mezcla con la explicación sobre la personalidad y las querencias de nuestro protagonista, el psicólogo Kris Kelvin, con preciosos planos de ríos primaverales y alienantes minutos y minutos en las autopistas de Tokio.

Foto 4 - LaPareja por ti.

Otro efecto especial cuando llegamos a Solaris, la base humana que orbita Solaris, una segunda parte de choque y enfrentamiento con los hechos que acontecen a los desplazados a la misma, y el necesario intermedio.

A la vuelta de los aseos nos encontraremos con lo que verdaderamente supone el meollo de la película, y lo que tuvo que ser la mayor aportación de Tarkovski a la misma. Toda la reflexión sobre que hacer, los dilemas morales, los dilemas éticos, las confrontaciones con los propios deseos y pensamientos. Pura dialéctica filosofada, contada como está contada toda la película, con planos estáticos, lentos, largas miradas, largos silencios, largas parrafadas,…

Foto 5 - La Base por ti.

Si nos atenemos a lo estrictamente cinematográfico, la estética de la cinta está muy cuidada, aunque adolece de esa falta de presupuesto para unos mejores efectos especiales. Solaris hubiera merecido una mejor representación que la de esos remolinos de agua con pintura y humo. Los decorados están bastante logrados y dan la necesaria impresión de realidad a la estación espacial, estando muy bien elegidas las distintas localizaciones para los distintos estados de la cinta (el campo, Tokio, la biblioteca de madera,…). Música electrónica o de Bach, según el sentimiento, y actuaciones en ese estado de “lo que te estoy contando es importante” (o eso, o todos los rusos son muy serios). Todo muy pausado y tranquilo. Demasiado. A mi entender le sobra como media hora (si no la hora entera) de metraje.

“Солярис” (Станислав Лем, 1961) – “Solaris” (Stanislaw Lem, 1961)

Foto 6 -Novela por ti.

No he visto más películas de Tarkovsky, por lo que no puedo establecer una comparación con el resto de su obra, pero al ver su versión cinematográfica de “Solaris” no pude evitar el pensar que sin duda el libro que adaptaba debía de ser más interesante.

Fue la misma sensación que tuve al ver la extraña “Matadero Cinco” (“Slaughterhouse-Five” – George Roy Hill, 1972) y desde entonces siempre que siento ese cosquilleo le he hecho caso y he buscado el libro correspondiente. Y es que tanto “Matadero Cinco” (Kurt Vonnegut, 1969) como “Solaris” no son novelas de ciencia ficción.

Lo único que comparten la novela de Lem y la película de Tarkovsky es el planteamiento inicial, la idea de la existencia de Solaris y sus efectos, pero cada una desarrolla ideas distintas llegando a distintas conclusiones y mostrándonos distintos finales. Tarkovsky nos habla sobre nuestro egoísmo e inmovilidad, sobre el deseo de permanencia. Lem desarrolla sobre la incomunicación, y a mi entender lo hace de una manera más satisfactoria que la película, pues una película de casi tres horas es infinitamente más larga que una novela de apenas doscientas cincuenta páginas. Nos habla sobre la Solarística, esa ciencia que se ha inventado para abordar a ese planeta incomprensible e inabarcable, ese mar mutable y consciente. La novela de Lem es de psicología-ficción y el planeta es su verdadero protagonista.

“Solaris” (Steven Soderbergh, 2002)

 Foto 7 - Solaris 2002 por ti.

Y llega Clooney y se produce un remake de esta piedra angular de la historia del cine. Pretende hacerla más accesible al mundo, por lo que las casi tres horas nos las deja en poco más de hora y media. Pretende publicitarla más, por lo que enseña un poco el culo. Conozco gente que afirma haberse dormido en la sala con esta película, por lo que era de esas que no me llamaban la atención. Pero al final ese afán completista de conocimiento me ha podido.

Foto 8 - chica chico por ti.

Se trata de un remake de la película de 1972, por lo que toma la historia de Tarkovsky (que ya eliminaba muchas partes de la novela de Lem) y la rescribe al american way of life. Nos vuelve a cambiar el tema principal. Ahora es el amor y sus segundas oportunidades. Quien no se enamoraría de los ojos de Natascha McElhone tal y como lo hizo Truman en su show (aunque alguien dirá que parecen dos huevos duros, ya me gustaría a mi tener esos huevos), pero es que todo se reduce a eso. Es la vacuidad hecha celuloide, a pesar de dar una innecesaria y superflua vuelta de tuerca sorpresa a la trama secundaria. Hasta el homenaje a “2001” resulta pueril por lo descarado. Y es una verdadera pena que en la era de los efectos especiales digitales Solaris siga siendo una bola rosa, mera comparsa del espectáculo. Además se saltan todas las explicaciones. Parece como si Soderbergh escribiera una película para iniciados, para gente que ya sabe de Solaris, que sabe de que va y que además le gusta “2001”.

 

Resumiendo, mi opinión

Mi recomendación va totalmente hacia el libro, una auténtica obra maestra que cautiva desde las primeras páginas. Desarrolla gran cantidad de temas distintos, y el planeta (¿planeta?) es el verdadero protagonista.

Foto 9 - Espejo por ti.

La principal ventaja de la adaptación de Tarkovsky es que no te cuenta el libro, por lo que su visionado puede ser complementario. Pero te advierto de que requiere un estado de ánimo especial para su visionado, pues es de esas lentas y contemplativas que desde su inicio se creen obras maestras. Si quieres disfrutar más con la ciencia ficción rusa, te recomiendo antes “Aelita” (Аэлита, 1924), con la que te divertirás más por su inocencia y obviedad.

 

Ahorrate la versión de Soderbergh.

 

Fdo: Phibes  

, , , , ,

  1. #1 por Karelia el 9 septiembre, 2008 - 20:57

    No he visto la de 1972, pero si la de Clooney, y de verdad que se me quitaron las ganas de ver la original, y muchísimo menos de leerme el libro y eso que soy lectora voraz, pero me disgustó tanto, que no he querido ni revisionarla.

  2. #2 por Zuldare el 9 septiembre, 2008 - 22:07

    Recuerdo que vi la de Clooney y no entendí nada de nada!! El recuerdo que tengo ahora de esa peli es “Que bonitos decorados, que tecnológicos” (estaba pasando por mi fase “meta-fisica-tecnológica” 😀 y pense que para que ver la Solaris (rusa) Pero leyendo este post, me ha vuelto a picar el gusanillo y me voy a jugar 3 horas de mi vida !!! 😀
    Ya os contaré

  3. #3 por Phibes el 10 septiembre, 2008 - 11:33

    En mi opinión “Solaris” no es una historia (o, más bien, una idea) que sea apropiada para contar como película. El espacio, los viajes estelares, el futuro, no son más que meras anécdotas necesarias para poder desarrollar sobre lo que significa “Solaris”. Leyendo la novela me pareció que el tema tratado tenía que ver con cierta disciplina de la medicina moderna, que Solaris es una metáfora sobre cierta materia nuestra. Y principalmente está el tema de la incomunicación y la incomprensión.

    También está el tema que desarrollan las películas, pero de una manera más terrorífica.

    Tarkovsky hace una película demasiado formal, demasiado literaria. Por eso los largos diálogos, que si no sabes ruso se te pueden hacer eternos.

    Soderbergh hace una película visualmente bonita (aunque son sólo tres decorados, nada más) pero se olvida de contarnos el porque de su historia.

  4. #4 por Mr. Lombreeze el 10 septiembre, 2008 - 12:55

    El Solaris de Tarkovski es tan tostón y pretencioso como el resto de su cine (el que he visto = “Stalker” “Andrei Rublev”, la mejor de las 3). Tarkovski es un pasado de rosca que filma deliciosamente bien. Una pena lo de sus desvaríos metafísicos. No soporto a la gente que aburre, aunque me estén contando que mi madre no es mi madre.

  5. #5 por Briony el 13 septiembre, 2008 - 13:21

    “Solaris” de Soderbergh fue mi primera aproximación a ese misterioso planeta y lo cierto es que me sorprendió la originalidad de la historia adornada por la sugerente BSO de Cliff Martinez.

    Intrigada me lancé a por la versión de Tarkovski (en ruso y con subtítulos), pero está visto que Andrei y yo no acabamos de conectar… Junto con “Andrei Rublev” son las dos únicas películas que he visto del director ruso y, de momento, me doy por vencida.

  6. #6 por Phibes el 15 septiembre, 2008 - 11:55

    El “Solaris” de Tarkovsky era una película que tenía que ver por lo que se comenta en la historia del cine, y mi masoquismo gafapastil comparativo me impelió a ver la de Soderbergh. Algo así como “joer, si hasta acaban de estrenar un documental sobre Tarkovsky y todo, mil millones de moscas no pueden estar equivocadas…” 🙂
    A mi tampoco me han dado ganas de ver más películas de Tarkovsky ni de experimentar con Soderbergh (y aun así me he visto todos sus océanos y su buen alemán 😦 ), pero sigo manteniendo que la historia de “Solaris”, la original, la del libro, sí que merece la pena. Hay demasiadas ideas que se pierden en las películas, sobre todo en la de Soderbergh que por no hacer no explica nada del trasfondo de la historia.
    Una historia parecida (en lo que a la adaptación cinematográfica de “Solaris” se refiere) pero mejor adaptada al cine es la de “Esfera”, y aun así mi opinión sigue siendo que el libro es mejor que el film (a pesar de no ser uno de los mejores de Crichton).

    “Solaris”, la película, tampoco me entusiasma a mi pero algo en mi interior me dijo que tenía que comentarla pues se trata de un clasicazo de la cifi. Pido disculpas a los damnificados y en próximas ocasiones me atendré a esas películas que al menos entusiasman al menda para poder tener más retórica con la que contraatacar 🙂

  7. #7 por Briony el 15 septiembre, 2008 - 23:41

    “El “Solaris” de Tarkovsky era una película que tenía que ver por lo que se comenta en la historia del cine, y mi masoquismo gafapastil comparativo me impelió a ver la de Soderbergh.”

    Pues claro que es una peli que hay que ver si se tiene interés en conocer la obra de Tarkovsky (se me escapó la “i” final en el anterior comentario…)y perfectamente comprensible que luego no te apeteciera ver la de Soderbergh.

    “pero sigo manteniendo que la historia de “Solaris”, la original, la del libro, sí que merece la pena”

    Y más normal todavía es que si eres un admirador de la novela de Lem, despierte tu curiosidad visionar su adaptación al cine. A mí el “Crimen y castigo” de Dostoievski me parece una obra magnífica y me he tragado un buen número de sus adaptaciones cinematográficas, algunas de ellas infumables.

    ““Solaris”, la película, tampoco me entusiasma a mi pero algo en mi interior me dijo que tenía que comentarla pues se trata de un clasicazo de la cifi.”

    Pues por poco te “piso” el post, porque era uno de los que tenía pendientes pero no sabía por dónde empezar…

    “Pido disculpas a los damnificados y en próximas ocasiones me atendré a esas películas que al menos entusiasman al menda para poder tener más retórica con la que contraatacar :)”

    Y nada de disculpas ni contraataques o me veré obligada a castigarte con una maratón cinéfila de todas las pelis de Tarkovsky en ruso y, esta vez, sin subtítulos…

    Nos vemos en Solaris 😉

  8. #8 por Phibes el 16 septiembre, 2008 - 00:09

    Nos vemos en Solaris pero… ¿como apariciones idealizadas de las memorias autocontenidas, o en carne y hueso? :p

    Mi acercamiento a Solaris fue primero por la película de Tarkovsky (que, como he dicho, “tenía que ver”) y después por la novela. Y es que hay temas que en cuanto los veo en cine son tan tan tan literarios que me despiertan el interés por la novela. Ves por ejemplo “A Sangre Fría” o “Desayuno con Diamantes”, y por lo bien dibujados que están los personajes intuyes que las novelas va a ser grandes libros. Y ciertamente lo son. O ves una película tan rara como resulta ser “Matadero Cinco” y al enterarte de que proviene de una novela, la buscas, la lees, y comprendes que la película es extraña porque el libro no es una historia al uso. “Matadero Cinco” es un libro antibelicista (un maravilloso libro) que utiliza el recurso de la ciencia ficción para hablarnos de la locura de los recuerdos que asaltan en cualquier momento, mientras que la película queda como una serie de saltos en el tiempo e interdimensionales inconexos. En mi opinión hay maneras de narrar una historia que son inherentemente literarias y otras que son inherentemente cinematográficas. A veces hay cosas como “Parque Jurásico”, que son una divertida novela y una fantástica película, pero es que en realidad nos están contando dos historias distintas de maneras distintas…

    Si me castigas con la maratón rusa prometo comportarme como Jamie Lee Curtis en “Un Pez Llamado Wanda”… ;P 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: