“Amadeus” – La envidia es mala consejera

Amadeus (2) por ti.

Milos Forman dirigió “Amadeus” en 1984.

Al director checoslovaco afincado en Estados Unidos, ya le avalaban suficientes créditos cuando acometió la empresa de llevar a la pantalla una particular versión de la vida y muerte del genial compositor Wolfgang Amadeus Mozart, basada en la obra teatral escrita por el dramaturgo británico Peter Shaffer, el año 1979. En 1975 había conseguido el Oscar a la mejor dirección por “Alguien voló sobre el nido del cuco”, y en 1981 el Globo de Oro por “Ragtime”.

Estos avales hacían que en los 80´s el buen aficionado al cine estuviera pendiente de sus trabajos, y que se recibiera este “Amadeus”, con gran expectación.

Forman no decepcionó. Ascendiendo un escalón más, ofreció una grandiosa película, en la que no tan sólo la fastuosidad de su presentación enganchaba al público, sino también su trama argumental, perfectamente desarrollada, en la que nos introducía en los vericuetos del alma humana a través del personaje narrador, Antonio Salieri, compositor contemporáneo de Mozart.

Salieri se nos presenta aquí como un ser atormentado por los celos y la envidia que le despiertan la genialidad de Wolfgang Amadeus, y que derivan en un odio irracional hacia su persona, compatible con una profunda admiración por su talento, y un no reconocido amor hacia el.

Es el personaje de este Salieri, que ofrece a Dios su castidad a cambio de conservar para siempre su talento para la música, pero que se ve desbancado por el de Mozart, el verdadero eje central del film, y el que resulta realmente atractivo. Entrar en esa mente tortuosa, común en una parte de los seres humanos, es reconocer en el a personas que se han podido cruzar en la vida de muchos de nosotros, y en las que hemos llegado a despertar esos exacerbados sentimientos. Personas que incluso nos son ajenas, pero que han podido tenernos en el punto de mira de sus más bajos instintos, tan sólo por considerarnos poseedoras de lo que ellas desean para sí mismas: Talento, triunfos personales o profesionales, bienes materiales, belleza… Para esos seres insatisfechos, totalmente frustrados, que no valoran sus propios logros, como Salieri, cualquier motivo les inducirá a desearnos todo tipo de males, o provocarlos si está en su mano, para así sentirse mejor con sus vidas.

Esto es lo que magistralmente nos narra Milos Forman en su película, mostrándonos a la vez la vida (talvez algo imaginaria), del genial Mozart.

Al compositor se le presenta como un alocado muchacho, con un punto tontorrón (su repetitiva risa bobalicona nos acerca a esa idea), pero con un extraordinario talento para la música, que es lo que despierta los malos sentimientos de Salieri hacia el, que no puede asimilar los triunfos de lo que considera un estrafalario pero afortunado personaje. Amadeus, un ser amoral, de vida desordenada y no de muchas luces, ha sido tocado con el don divino para el que Salieri pactó, ofrendando a cambio su castidad. Su odio hacia Mozart es también su odio a Dios por darlo a quien no lo merece.

Si el guión es perfecto (lo escribió Peter Shaffer, basándose en su propia obra teatral) prácticamente perfecta es la película de Forman.

“Amadeus”, rodada en Praga, ciudad en la que nació Forman, y que da vida a la Viena de la época, se enmarca en un fiel escenario de lo que era la Europa central del siglo XVIII. Mimados así mismo, hasta el detalle, sus decorados y vestuario, potenciados por una deslumbrante fotografía, nos ofrece también el duelo interpretativo de los dos protagonistas, que es digno de elogios, y en donde se advierte el buen hacer del director. De hecho, ninguno de ellos (F. Murray Abraham-Salieri (consiguió un Oscar por su papel), y Tom Hulce-Amadeus), ha vuelto realizar una interpretación tan convincente como en esta película.

La banda sonora, que marca los momentos más relevantes de esta vida de Mozart, contiene fragmentos de varias obras del compositor, pero también de Pergolesi y Salieri. Un disfrute para los oídos escuchar esos movimientos de “Las bodas de Fígaro”, de “Don Giovanni”, o de “La flauta mágica”, entre otros.

Mucho, muchísimo más, podría escribirse sobre esta película, pero los ocho Oscar de la Academia de Hollywood que reconocieron sus valores hablan ya por ella.

Imprescindible para los amantes del cine aunque no sean amantes de la música clásica. No les molestará en ningún momento, y quizás les inicie en una nueva afición.

Una frase de Salieri: ¡Mediocres del mundo! Yo os absuelvo.

Trailer (en inglés, claro)

Para ver la ficha de la película, pinchad aquí

Swanson

, , , , , , , , , , , ,

  1. #1 por Emiliano el 26 agosto, 2008 - 23:59

    La vi el año pasado pero me parece ke mostraron al personaje un poco exajerado,sin embargo la historia de su vida keda bien plasmado para futuras generaciones.

  2. #2 por Karelia el 27 agosto, 2008 - 00:05

    Yo la vi hace un montón de años y siempre me ha gustado, algún día de estos la volveré a ver, pero es bastante larga, y eso me echa para atras, ya que la dejaría a medias, pero bueno………….es una peli que he de volver a ver.

  3. #3 por David Saltares el 27 agosto, 2008 - 08:12

    Esta peli la vimos en clase de música en la ESO (hace ya algunos años). Es una película muy buena que retrata bastante bien la genialidad y excentricidad del músico.

    Saludos.

  4. #4 por Peter Parker el 27 agosto, 2008 - 10:14

    Yo la ví cuando era crío y me gustó incluso más que cuando la vi la última vez. Tal vez me impresionara más, no sé.

    Pd: hace poco tuve la suerte de viajar tanto a Praga, como a Viena. Menuda maravilla de ciudades.

  5. #5 por Swanson el 28 agosto, 2008 - 09:37

    ¡Que envidia (sana), Parker! Sería una gozada poder pasear por esas dos ciudades. Y poder fotografiarlas… ¡Ay! Babeo con sólo pensarlo.

  6. #6 por Peter Parker el 28 agosto, 2008 - 11:14

    En mi antiguo blog tengo puestas fotos del viaje ( http://www.espacioblog.com/peterparker/tags/praga ). Cuando pasen los exámenes seguiré poniéndolas en el nuevo.

  7. #7 por Swanson el 28 agosto, 2008 - 11:49

    Que preciosidad, Parker. Son las ciudades que verdaderamente merece la pena visitar, porque conservan todo su encanto. Tuviste una gran suerte de poder visitarlas.

    Guardaré algunas de tus fotos para mi colección.

  1. “Amadeus” « TIERRA DE CINÉFAGOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: