“Wall-E”. Simple y llanamente GENIAL

 wall-e (5) por ti.

Da miedo. Simple y llanamente da miedo lo que pueden llegar a hacer los de Pixar Studios. Cada obra suya es una película redonda que dificilmente puede llevarse una mala nota o hacer aguas por algún lado. Y “Wall-E” no iba a ser menos.

Después de haber pasado más de una semana desde que la ví, sigo pensando que es la mejor película que han hecho hasta el momento. Y eso que el listón ya estaba alto de por sí. Ninguna de las películas anteriores me decepcionaron, si bien es cierto que algunas como “Cars” tenían un argumento que ya había visto anteriormente (véase “Doc Hollywood” con Michael J. Fox), pero aún así no supuso un inconveniente a la hora de valorarla positivamente en su conjunto.

¿Por qué me gusta más “Wall-E” (sin despreciarlas ni muchísimo menos) que “Toy Story”, o “Buscando a Nemo”, o “Rattatouille”? Simple y llanamente, “Wall-E” toca tantos generos a la vez y lo hace de una manera tan eficaz que deja al espectador (por lo menos a mí me pasó eso) con un sabor de boca dificil de superar.

Ojalá el resto de las compañías (que lo dudo mucho) supiesen enderezar el rumbo y mostrar al público historias que no se basan en la broma fácil/repetitiva y en los argumentos trillados y aburridos de siempre.

De ahí la magia de Pixar en cada nueva película que nos ofrecen.

-Posibles Spoilers. Avisados quedáis por si no las habéis visto :p-

Había leído algunos comentarios de esta película poniéndola por las nubes, lo cual es bueno y malo a la vez (lo mismo ha pasado con The Dark Knight y con tantas otras). Bueno porque te hace albergar grandes esperanzas de ver una gran película, y malo porque muchas veces ocurre lo contrario. Se infla tanto el globo que esperas más de lo que te han vendido. Aquí (al igual que en la del hombre murciélago) no salí defraudado. Coincido con mucho de lo que se ha dicho, así que es muy posible que me acabe repitiendo y veáis muchas similitudes con otras reseñas que hayáis leído. Pero nunca viene mal recordar las cosas buenas (que a este paso van con cuentagotas en el cine actual) que nos ofrece “Wall-E”, que no son pocas.

wall-e (6) por ti.

Cualquier película de Pixar contiene unos elementos entrañables, algo que hace que el espectador sienta un cariño especial por sus protagonistas. Las críticas tambien existen en toda su filmografía y se dejan ver fácilmente, aquí no se rompe la regla.

Es lo bueno del asunto, lo que envuelve a “Wall-E”. Una película romántica, con humor, con crítica social, enmarcada en un futuro nada halagüeño y dando un bofetón a cualquiera que crea que esto no puede ser posible tal y como va la humanidad.

Desde el primer minuto en que aparece nuestro entrañable robot de limpieza, ya consigue carisma. Una entidad propia que rivaliza con los personajes animados más importantes de la historia del cine. Los creadores de la película han arriesgado mucho con sus criaturas, y les doy las gracias, en serio. No tienes que soportar chistes estúpidos, ni momentos con frases socorridas y tontas, simplemente no hay diálogos (exceptuando los de los humanos que aparecen, y no son pesados). Aquí vemos la forma de comunicación más pura y simplista que existe. La comunicación del cuerpo. Wall-E es el gran Marcel Marceau del futuro. Sus movimientos derrochan una expresividad que deja en pañales cualquier película con cientos de diálogos insulsos. Aquí hay genialidad y eso me ha provocado más ataques de risas (cuando ves su vida diaria es para partirte. Sólo ver el susto que se pega cuando cree que ha espachurrado a la cucaracha -su única amiga en el planeta- es para enmarcarlo) de los que no había tenido en mucho tiempo.

No hace falta que nuestro personaje tenga razonamientos complicados, que haga que el espectador pueda pensar “bueno, es como un humano”. Precisamente Wall-E es más que un humano en muchos aspectos. Sí, es un robot, y se ha dedicado a limpiar nuestra basura durante cientos de años, pero es más humano que nosotros porque se mueve impulsivamente y sin maldad alguna. Su amor hacia Eva (merece un capítulo aparte) no atiende a razones. Le da igual todo con tal de conseguir una mínima muestra de cariño. Quizás eso, simplemente ver algo tan puro y sin malicia, alejado de cualquier sentimiento oscuro (el amor a veces tiene esos tintes) es lo que me conmovió. Wall-E es simple, es el encanto que tiene. Es lo que la humanidad sería si realmente no tuviese tantos defectos que la incapacitan para ser feliz. No nos explican porque ha avanzado a ese nivel emocional. Porqué ya no se conforma con hacer su trabajo. No hace falta, una explicación masticada habría roto completamente el encanto, lo cual es de agradecer que no la den. Igual hacen con Eva (Eve), un robot de última generación con un nombre que se podría buscar incluso un origen bíblico. La primera mujer, en este caso el primer amor de Wall-E. Al igual que nuestro protagonista la limitación de su cuerpo no es un inconveniente para demostrar el sin fin de sentimientos que alberga. Y es que tanto sus brazos, cabeza y ojos permiten mostrar todo lo que necesita la historia.

wall-e (9) por ti.

El romanticismo que se ve en “Wall-E” me ha convencido/gustado muchísimo más que las tontorronas y estúpidas comedias románticas que tanto suelen abundar en nuestros cines o videoclubs. Prefiero mil Wall-Es que por ejemplo (título inventado) “Mi amor eterno siempre será para ti” (protagonizada por la actriz que se os ocurra y el actor buenorro que tambien se os ocurra).

La critica social tambien esta ahí. En los tiempos que corren hay preocupación por el medio ambiente y por lo que podemos llegar a destruir. Otra cosa es que la gente salga del cine y adquiera responsabilidad sobre sus actos, lo cual dudo profundamente (por desgracia los seres humanos somos así). Pero nunca esta de más hacerlo. Lo muestran de una forma tan real, las montañas de basura que se han acumulado parece que las puedas tocar con la mano, un destino fatal que la factoria Pixar no ha reparado en gastos (esta película ha costado millones de dólares) a la hora de mostrárnoslo. La humanidad se ha ido a las estrellas y ahí no es ni mucho menos libre, al contrario, ha sido autoesclavizada por mero capricho. La vagueza, la tecnología (muchas veces facilita las cosas y otras nos pone grilletes) y el desdén hacen acto de presencia para dar una lección de lo que puede esperar si nos alienamos. Hay posibilidades de salir de ello tal y como se ve, pero el que unos robots sean los que tengan que mostrar el camino no hace si no remarcar la ayuda de agentes externos. ¿Tendremos una ayuda así en el futuro? Ojalá. Hay escenas en las que te das cuenta de que no estamos muy alejados de ese futuro. La comunicación tradicional (hablar con alguien) parece extinguido. Cuando dos personajes, por accidente, consiguen ver más allá de su monitor descubren que hay algo más allá de los pixeles que les han amamantado. Da miedo pensarlo, pero en la actualidad es posible que haya mucha gente que este más horas comunicándose virtualmente que de la manera tradicional (más gratificante la verdad) 

wall-e (11) por ti.

wall-e (14) por ti.

El cocktail no acaba ahí. Si hemos tenido romance, comedia o un vistazo a un futuro bastante negativo (siempre hay salvación recordémoslo), tambien nos encontramos con algunos momentos de acción y aventura. No en el sentido de las películas a las que estamos acostumbrados (no, no es la Jungla 4.0), si no a intentar por todos los medios salvar el pellejo de un ordenador central (al más puro estilo “Hall” de la película 2001. Claro homenaje) que quiere que las vidas de los seres humanos sigan siendo anodinas y acomodadas. Amigos irán cayendo por el camino, y al igual que la citada cucaracha (sale poquísimo pero te encariñas de ella a las primeras de cambio. Y conseguir eso de un ser tan asquerosillo como una cucuracha… tiene mérito!!!), no se hacen pesados. Un simple robot limpiador consigue su pequeño papel, unos humanos que ven como el futuro puede ser mejor y cambiar el actual tambien estarán presentes, todo ello sin lugar para el aburrimiento o para el “buf! ya sale otra vez el graciosillo de turno!”. Eso en el cine de animación actual (repetitivo, no me cansaré de decirlo) es un grandísimo mérito. No recurrir a lo de siempre. Quizás por eso tenga tan pocas ganas de ver “Horton” o “Kung Fu Panda”. Se que las veré, pero después de “Wall-E” el listón lo tengo demasiado alto en estos momentos.

No podía faltar un ingrediente más. El drama, algo que siempre ha funcionado en las cintas animadas (la de gente que hizo llorar Disney en “Bambi” cuando muere la madre del que da título a la película) desde tiempos remotos. Aquí se puede ver en unos ojos (nunca algo tan estático había reflejado tanta pureza y candidez) que ven la vida de una forma tan simple que cuesta no tenerle cariño. Sobre todo en la recta final de la película es cuando estallan los momentos en los cuales el público puede derramar más de una lagrimita (a no ser que nuestra neurona empática haya sido erradicada. Lo cual sería una lástima).

Genial, más allá de cualquier critica (aunque algunos vean que los de Pixar hayan querido enfatizar algunos elementos para el público infantil. Yo no noté eso la verdad), redonda, siempre dejando el listón más alto que sus competidores. Serían algunas de las palabras, y me quedo corto, que me harían resumir “Wall-E”.

Wall-E suele decir constantemente el nombre de “Eva”. Eva el de “Wall-E”. Y sus voces robóticas conquistan cualquier corazón con esos dos simples nombres.

 

 

 

Fdo: Snake  

, , , ,

  1. #1 por elhijodelabohemia el 18 agosto, 2008 - 23:20

    Increíble blog!

  2. #2 por Karelia el 18 agosto, 2008 - 23:23

    Simplemente genial la película. Me encandiló y me dejó anonadada. Si tuviera que quedarme con una sola escena, me quedaría con el baile espacial, simple y llana, derrocha lo que muchas otras películas no pueden. La ternura que destila esta película no puede compararse a ninguna otra.

  3. #3 por Swanson el 19 agosto, 2008 - 00:53

    Cuando acabas de verla te sientes mejor, más optimista, con una visión de que aún hay esperanza para el futuro de los seres humanos, y todo eso, gracias a un ser que funciona por circuitos impresos, y que encima es un dibu animado.

    Impagable.

  4. #4 por Jerom el 19 agosto, 2008 - 08:59

    La pelicula del año.

    Consiguieron que una persona de 32 años harto de todo tuviera un poco mas de esperanza en la raza humana.

    Sublime.

    Jerom

  5. #5 por Mr. X el 19 agosto, 2008 - 15:42

    Magnífica tu reseña Snake

    Como ya escribí en su momento, no deja de ser irónico que la historia de amor más “humana” de este año la protegonicen dos robots ¿no crees? Me sentí identificado totalmente con esa destartalada máquina [estoy más cerca de él que de la perfección tecnológica de EvE] capaz de todo con tal de ver sonreir a su “partenaire”

    Un logro más en la filmografía de la Pixar

    ¡Saludos!

    P.D.: ¡Saludos a Karelia! ^^

  6. #6 por aleX el 19 agosto, 2008 - 16:11

    Hacía eones que no salia de una sala de cine tan emocionado.
    La mejor película de Pixar, estos genios lo tienen difícil para superarse, pero es Pixar pueden con todo.

    Una Obra maestra.

  7. #7 por nora el 27 agosto, 2008 - 02:30

    Simplemente genial
    Peliculón!!
    me enamore de Wall-E
    es imposible que no te encariñes de el con esos ojitos

    la mejor pelicula del año!

  8. #8 por Fallen el 29 agosto, 2008 - 21:17

    A mi también me encantaba Wall-E. Además de ser un personaje super tierno, la película esta muy bien. Pero por desgracia me he dado cuenta de como nos han engañado a todos haciéndonos creer la crítica al consumismo que intenta transmitir… Para entender lo que digo, mejor que lo leais por vosotros mismos: http://elblogdeche.blogspot.com/2008/08/wall-e-me-ha-decepcionado.html

  9. #9 por Snake el 29 agosto, 2008 - 21:37

    Acabo de leer lo que comentas Fallen. Y no falta razón en el argumento que se da. Se critica el consumismo y luego hay “Wall-Es” por todas partes. Linternas, pijamas, moduladores de voz (eso se lo compró mi primo), llaveros (tambien se lo compró), muñecos de plástico (ese me lo compré yo), peluches (quería comprar el tamaño pequeño pero se agotó), etc…

    Pero me sigue gustando, que quieres que te diga. Vivimos en un mundo donde hay doble moralidad. Al Gore marcha como predicador de los desastres que esta haciendo la humanidad al medio ambiente, Michael Moore critica duramente lo que Estados Unidos hace. Y los dos se forran ampliamente con ello.

    ¿Quita eso que el mensaje que dan se devalúe con su actitud personal? Pues a mi no me influye mucho.
    Además, no entiendo muy bien que se le critique a Pixar (como he leído en algún comentario del blog que enlazabas) por el marketing de la película. Es como criticar a Tim Burton cuando se vendían Batmanes a churros en 1989. Desde luego él no se forro, igual que no creo que Pixar se haya forrado por las figuras y demás cosas de Wall-E.

  10. #10 por Fallen el 30 agosto, 2008 - 13:13

    Snake, el ejemplo de Al-Gore es bastante similar a esto que intento transmitir. Un personaje que critica la contaminación pero cuya casa consumía 20 veces más luz que la media. Pues su mensaje se lo puede meter por el culo.

    La película no me deja de gustar por eso. Simplemente pienso que es bueno denunciar esta situación, y sobre todo que dejen de vendernos la moto con el tema Wall-E = Critica al consumismo.

    ¿De que demonios sirve el mensaje que nos quieren inculcar si a cambio se nutren, se esfuerzan y consiguen que seamos partícipes en el aumento de la generación de más residuos inexistentes hasta la llegada de la película?

  11. #11 por Snake el 30 agosto, 2008 - 14:46

    Pero una cosa es que el mensaje lo haya querido sacar Pixar, y otra cosa es lo que luego hace la productora.

    Imagina que tú eres escritor. Sacas un libro denunciando tal o cual cosa en sus páginas. Y luego la empresa editorial hace exactamente lo contrario de lo que estas denunciando tú.

    ¿Dejaría de ser bueno tu mensaje? No. Otra cosa es que los “intermediarios” (en este caso la editorial de libros y en el de “Wall-E” la productora -que al fin y al cabo es la que pone el dinero en la mesa-) sean los que desvirtúen el contenido del mismo.

  12. #12 por Fallen el 30 agosto, 2008 - 19:22

    Si los guionistas de verdad querían transmitir ese mensaje, no deberían haber utilizado a Disney como portadora. Porque por un lado nos estan diciendo no consumas, y por otro como tú mismo has admitido, estan haciendo todo lo posible por que consumamos.

    El mensaje de Wall-E no me vale, igual que no me vale el de Al-Gore.

  13. #13 por Fallen el 30 agosto, 2008 - 19:25

    El caso del escritor es un buen ejemplo. Yo suelo dar el caso de los ingenieros que decidieron hacer SW libre. Un escritor hoy en día somos tu y yo, entre comillas claro… y no nos estamos vendiendo a ninguna editorial, xD.

  14. #14 por Snake el 30 agosto, 2008 - 19:37

    A ver. Nosotros (buen apunte lo de ponernos entre comillas como escritores. Siempre hay gente que se apunta a ese carro para destacar sobre el resto de la blogosfera. Cuando ni de lejos lo son) podemos dar opiniones al respecto de muchos temas.
    Pixar lo ha hecho, pero tiene una nómina de gente trabajando para ella. No creo que si tú o yo estuviésemos currando (osea, haciendo Wall-E) y viniesen los de arriba diciéndonos “oye, vamos a hacer una peli. Llevará un montón de curro. Pero no vamos a cobrar ni un duro por ella”. Seguro que no nos parecería nada bien.

    El mundo empresarial se mueve de esas maneras. Una cosa es cuando haces algo sin cobrar y otra cobrando. Un dependiente de McDonalds no te va a decir que la hamburguesa es una mierda aunque lo piense. Sencillamente porque curra ahí y quiere mantener el puesto de trabajo.

    Los mensajes de Wall-E o de Al Gore creo que pueden valer perfectamente. Otra cosa es lo que hay en el fondo. La empresa o el individuo que hace lo contrario de lo que predica.
    Que Al Gore se gaste 300 litros de agua al día y ponga el aire acondicionado a todas horas no significa que su mensaje sea erróneo o malo. Criticable es su actitud, no el mensaje que propaga. Igual con Wall-E. Me gusta el mensaje, pero no por ello Disney va a dejar de ganar dinero con esa película y el marketing (que al fin y al cabo han tenido todas sus películas). ¿Contradicción? Por supuesto. Pero lo que prevalece (por lo menos para mí) es que una película de animación tenga más profundidad que la mayoría que suelo ver.

  15. #15 por Briony el 23 septiembre, 2008 - 00:47

    Ya la he visto…

    Sí, llámame tiquismiquis, pero una parte de la historia que se sitúa en la nave se me hizo pelín pesada (los humanos que somos muy aburridos…). El resto es de lo mejor que he visto en animación/emoción.

    ¡Eva!

  1. Lista de premiados en la 81º edición de los Oscar « TIERRA DE CINÉFAGOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: