Tideland – Aburrida imaginación

Jeliza-Rose es una niña de entre ocho y diez años, que vive con sus papás drogadictos en una casa cochambrosa, que tiene como “amigas imaginarias” a cuatro decapitadas cabezas de muñeca (entre ellas una barbie), con las que ejerce de ventrílocua poniéndoles voz y pensamientos, y que prepara expertamente los “chutes” de heroína de su padre.

Esa es la presentación de “Tideland” (2005), y es lo último que nos ha llegado de Terry Gilliam (llegó con dos años de retraso a España, y en mi ciudad ni tan siquiera se estrenó). Yo, acabo de verla hoy en vídeo.

Guilliam es de esos directores de dar de comer aparte. O te entra, y te conviertes en un incondicional de todo lo que “te eche”, o puedes odiar su cine para los restos.

En mi caso, he intentado mantener un equilibrio, y simplemente ver lo que me encaja o no de sus películas.

Aprecié su “Brazil”, de 1985 (en un segundo visionado, todo hay que decirlo, el primero me descolocó bastante), me cargaron “Las aventuras del Barón Munchausen”(1988), y encontré muy digna sus “12 monos”(1995). Esto es una muestra de cómo asimilo su cine, sin amarlo ni odiarlo.

La película que acabo de ver, “Tideland”, tiene el sello de idas de olla de su director, pero llevado un poco más allá, al utilizar a una niña de corta edad como casi absoluta protagonista, introduciéndonos en su mundo fantástico, y en su mundo real, tan irreal como el imaginado.

Si la introducción que he escrito en el encabezamiento, puede ser completamente real (drogadictos con hijos existen), surrealista comienza a ser la “huída” hacia la casa de la abuela, cuando el padre (Jeff Bridges) descubre a su mujer (Jennifer Telly) muerta en la cama, a causa de una sobredosis de metadona. Surrealista que la niña, que lee como un catedrático, párrafos en voz alta de “Alicia en el país de las maravillas”, y posee un cerebro bien despierto (aunque se refugie en su mundo imaginario para evadirse de la realidad, que por otro lado parece no ser tan cruda, cuando se la ve feliz con sus padres, sobre todo con su padre, como cualquier niña de su edad), se quedé tan tranquila, no derrame ni una sola lágrima por la muerta, y ni se plantee porque salen a toda prisa dejando el cadáver en la casa.

El viaje hacía la casa de la abuela, puedes tomarlo como quieras. ¿En clave de humor?

La casa, perdida en un mar de hierba dorada, desvencijada y casi inhabitable es el marco en el que siguen los desvaríos.

Un nuevo “chute” para el padre (se va unas cortas vacaciones, dice el), y una nueva muerte. Tampoco asumida por la niña, que sigue en su mundo de fantasía.

 

Dos personajes más aparecerán en la historia. Un deficiente mental, (que viste traje de submarinista y nada en el mar de hierba), y su hermana, un tarado y esperpéntico personaje, a la que aterrorizan las abejas  (hace años quemó los panales de su padre por ser las culpables del ataque al corazón de su madre), que pasan a engrosar el “círculo de amistades” de Jeliza-Rose, junto con sus cabezas decapitadas.

Leí hace un tiempo un comentario sobre los paralelismos que se podrían encontrar entre “Alicia”, la de las maravillas, y la niña de “Tideland”, y que el director haya querido ofrecernos una versión negra de la historia. La verdad, sería hilar muy fino, porque en “Alicia”, todo llega a tener un sentido, pero Guilliam aquí no nos lo ofrece. Es un batí burrillo de “todos” para “nadas”.

La historia no es triste, porque no te llega. Lo que vive la niña sería en otra película para dolerte, pero aquí no puedes involucrarte, y sí puedes aburrirte.

El final… Un desastre (en los dos sentidos), presentado con tintes oníricos, acaba por redondear los despropósitos de la película.

Una pena ese derroche de imaginación de su director.

Lo bueno con lo que te puedes quedar: Guilliam sabe como debe de moverse una cámara. La fotografía, perfecta. Y la pequeña Jodelle Ferland, que da vida a Jeliza-Rose, y que lleva el peso de toda la película (casi no existe un plano en el que no aparezca ella), ofrece una interpretación que para sí quisieran muchas actrices adultas y ya consagradas.

Lo malo es que a pesar de esos puntos positivos, el balance no pueda serlo.

Para incondicionales de Guilliam, quizás sea una gozada.

Esperemos que su próximo film, “The Imaginarium of Doctor Parnassus”, tenga su sello, pero este mejor elaborado. Cuenta con un buen plantel de actores (el desaparecido Heath Ledger, Johnny Depp, Colin Farrell, Jude Law y el veterano Christopher Plummer, entre otros). Sería una pena que los desaprovechara con otro guión absurdo.

Trailer con subtitúlos en español

 

Para ver la ficha de la película, pinchad aquí

 

Swanson   

, , , , , , , , , , , , , ,

  1. #1 por Briony el 23 julio, 2008 - 16:44

    Tuve oportunidad de ver “Tideland” hace ya bastante tiempo y me resultó soporífera hasta la extenuación.

    Las películas de Terry Gilliam son como los melones: cuesta dar con uno que sea bueno, pero cuando lo encuentras son una gozada.

  2. #2 por Forni el 23 julio, 2008 - 16:56

    “Brazil” me encanta, sin más, la adaptación bastarda de 1984 pero con un giro muy interesante.
    “Las Aventuras del Baron Munchausen” un poco menos, pero hay que reconocerle lo imaginativo de la propuesta (teniendo en cuenta lo imaginativo pero desfasado del libro para la epoca actual).
    “Miedo y Asco en Las Vegas” es un increíble catálogo de efectos psicotrópicos, verídico y con actuaciones bastante buenas; tengo pendiente el libro.
    “12 Monos” es una de mis películas favoritas, sobre todo porque me gustan las historias que se autorreferencian y que no son lo que parecen.

    Pero luego tiene cosas como “El Sentido de la Vida”, que no me llega a convencer y en mi opinión busca la provocación por la provocación, “El Rey Pescador” que parece un intento de hacer “cine normal”, y “Los Hermanos Grimm” que no he visto porque no me provocó interés en su momento y que he de confesar que me acabo de enterar en IMDB de que es suya (¿es recomendable?).

    Efectivamente, Terry Gilliam tiene un sello muy particular y un universo de referencias muy personal e intransferible (muchas veces intuyes que son bromas suyas que sólo él entiende), pero que supone un cine fuera de lo común lo cual no es poco. De momento pesan más sus películas que me gustan que las que no mucho dentro de mi apreciación global de su filmografía.

  3. #3 por Swanson el 23 julio, 2008 - 17:40

    Briony: Los melones “van al pelo” en la comparación.

    Forni: Con “Tideland” ocurre como en “En el sentido de la vida”, ya que la has mencionado. Gilliam provoca por provocar, sin que realmente haya algo sólido que lo justifique.

    ¿Recomendable “Los hermanos Grimm?. Al menos para mí, no. Su intento de hacer algo mas “serio”, resulta tedioso. Aburridísima, por concretar.

    Es curioso, pero a la corta o a la larga, siempre veo sus películas. ¿Será por lo de los melones de Briony?. Algunas están en su punto.

  4. #4 por Forni el 23 julio, 2008 - 21:05

    “¿Recomendable “Los hermanos Grimm?. Al menos para mí, no.”
    Te hago caso. Una que me ahorro.

    “¿Será por lo de los melones de Briony?. Algunas están en su punto.”
    Por favor, que es menor de edad… 😛

  5. #5 por Swanson el 23 julio, 2008 - 22:26

    (Carcajada al leer lo escrito, fuera de su contexto)

    Está claro. Puede prestarse a otras lecturas lo que se escribe con la mayor inocencia… 🙂

    Nada, la culpa la tiene el Gilliam.

  6. #6 por Briony el 24 julio, 2008 - 16:48

    “Los hermanos Grimm” acumulan polvo (vaya, otra palabra poco afortunada)en mi estantería desde hace… (ya ni me acuerdo), así que creo que también voy a ahorrármela.

    Pues mira tú por dónde que a mí me encantó “El rey pescador”…

    Os recomiendo (igual ya lo habéis visto) el documental “Lost in la Mancha”. No es de Gilliam, pero él es el protagonista de ese de “making off” de una película que nunca existió. Un excelente material para ver en acción al bueno de Terry.

    Ah, si volvéis a hablar de “mis melones” voy a solicitar (entre risas) que os coloquen dos rombos en vuestros comentarios.

    Qué poca consideración con la tierna infancia…

  7. #7 por Forni el 24 julio, 2008 - 17:10

    A mi siempre me ha gustado mucho el Cinerama de “El fabuloso mundo de los Hermanos Grimm” (http://www.imdb.com/title/tt0056700/), así que mejor no estropeo el recuerdo de ese dragón en stop-motion.

    No he visto “Lost in La Mancha”, pero me lo voy apuntando.

    Y yo no he sido el que empezó, pero en mi imaginación voy a utilizar esos dos rombos para tapar tentaciones… 😛
    (Pero… ¿tierna, tierna?)

  8. #8 por princesita el 11 noviembre, 2008 - 04:20

    q tienen q ver los melones con tideland?

  9. #9 por Susana el 25 mayo, 2011 - 02:31

    Creo que Tideland es una obra maestra imposible de entender para aquellos que no conozcan el lenguaje del inconsciente… intentar descifrarlo y luego me contais. Terry es un maestro, por favor, respetarlo.

  1. Tideland « TIERRA DE CINÉFAGOS
  2. Terry Gilliam no consigue vender “The imaginarium of doctor Parnassus”, aún contando con la interpretación de Heath Ledger « TIERRA DE CINÉFAGOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: