La última primavera (Ladies In Lavender)- Enamorarse en el invierno de la vida

Hace unos días tuve la oportunidad de ver una película (en un canal de pago) de esas que se estrenan en cine casi de milagro; que cuando lo hacen van como de relleno en los multicines, y que cuando te enteras de de su existencia, ya la han quitado, por que tan apenas duran una semana en cartelera.

Son las que suelen dar sorpresas.

Y fue muy agradable ver esta película del año 2004, dirigida por el actor inglés Charles Dance en su primera incursión en el cine como guionista y director.

Basándose en un relato corto de William J. Locke, Dance nos cuenta una historia que arranca en 1936, cuando dos hermanas ancianas, Ursula (Judi Dench y Janet (Maggie Smith) que viven juntas en Cornualles (Inglaterra), tras una tormenta nocturna, encuentran al amanecer el cuerpo de un hombre entre las rocas.

El hombre (Daniel Bruhl), muy joven, casi un adolescente, no está muerto, y con la ayuda de dos vecinos del pueblo, las hermanas lo trasladan a su casa para cuidarle.

Esa es la introducción a una bella y entrañable historia, en la que la vida cotidiana y los sentimientos son los protagonistas.

Muy poco importa la procedencia del muchacho, que apenas se aclara en la película, y que casi queda a la deducción del espectador (arrojado por la borda de un barco cuando se dirigía desde el norte de Europa -Cracovia- a América, para alejarse del antisemitismo, y de una guerra que se prevé inminente), porque lo realmente importante de su intromisión en la vida de las dos mujeres, son los sentimientos que despierta en una de ellas.

Úrsula, la que probablemente sea la más joven de las dos septuagenarias, y la que nunca a lo largo de su vida ha conocido el amor, se enamora del joven naufrago, y en una magistral interpretación a base de simples gestos y miradas, la maravillosa Judi Dench, consigue transmitirnos ese sentimiento amoroso que como todos los que lo hemos experimentado sabemos, conlleva ilusión, alegría, y sufrimiento al mismo tiempo.

No es una novedad en el cine que una mujer madura se enamore de un jovencito, pero hasta esta película, esas mujeres habían sido cuarentonas de muy buen ver, que acababan seduciendo al adolescente iniciándole en las lides del amor.

Pero aquí no se trata de eso. Desde que nos percatamos de lo que ocurre en el interior de Úrsula, sabemos que no habrá seducción, porque lo que se nos va a contar es que para enamorarse no existe la barrera de la edad, que puede ocurrir en cualquier momento de nuestra vida, y que no siempre lo haremos de alguien de nuestros mismos años.

Y nos lo cuenta Dance muy bien.

Un argumento como este, al ser llevado a la pantalla, podía haber resultado ridículo (más cuando en estos tiempos se rinde un culto absoluto a la juventud y a la belleza, y puede que haya personas que piensen que el enamoramiento solo está ligado a ellos), pero al estar tan perfectamente reflejado e interpretado, nos hace meternos en la piel de esa anciana que nos transmite tan sencillamente esos sentimientos.

Es el misterio de por qué nuestra química se pone en funcionamiento en un determinado momento, y con una determinada persona, y porque no ha ocurrido con otras en momentos que pudieron ser más propicios.

El enamoramiento es algo contra lo que nadie puede luchar, y Úrsula, menos, por que se ve sorprendida por algo totalmente desconocido. Se ve atrapada en su red, y es feliz a ratos, y está triste en otros; ríe y llora, y se rebela, porque la vida es injusta, porque el espejo le refleja quien es, como es, y no lo que siente.

Si el verdadero fin de la película es contar esta historia, no puedo dejar de lado, que todo lo que la envuelve es igual de interesante. Desde la relación de las dos hermanas, pasando por el ambiente rural en el que se desarrolla, y por supuesto las interpretaciones de los protagonistas.

Judi Dench enamora en su papel de enamorada, y es inevitable sentir ternura por esa mujer frágil y vulnerable que encarna, como sólo ella sabe hacerlo.

Maggie Smith, otra de las grandes damas del cine inglés, da la perfecta réplica a la de Judi Dench, como hermana que aporta serenidad en la historia con su sola presencia.

Daniel Bruhl (Andrea, el objeto amoroso de Úrsula), cumple con su papel, aunque no esté a la altura de otra interpretación que para mí, al menos, fue más reseñable, como la que hizo en “Good Bye Lenin”.

Natascha Mcelhone, vital y muy correcta en un papel más secundario, y un veterano David Warner, interpretando al médico del pueblo, son parte de los ingredientes a tener también en cuenta.

Todo ello da forma a un film entrañable, que emociona, con ese toque de humanidad que tan bien sabe transmitir el cine británico, y muy recomendable para los que sepan disfrutar de las historias sencillas.

Trailer de la película

 

Nota:
Os recomiendo también que leáis la sipnosis en la ficha  para que os hagáis una idea más amplia del film, ya que yo he confeccionado la reseña con lo que considero su argumento central.

 

 

Swanson  

, , , , , , , , ,

  1. #1 por Karelia el 21 abril, 2008 - 20:43

    Me la apunto para verla. Algunas veces estas películas son de lo mejorcito que hay por las televisiones.

  2. #2 por luis el 18 diciembre, 2012 - 18:28

    Una pelicula estupenda y, desde luego, también tus comentarios. Gracias.

  1. La última primavera (Ladies In Lavender) « TIERRA DE CINÉFAGOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: