‘Run, Fat Boy, Run’: ¿Comedia americana con aroma Brithis o Comedia Brithis con director americano?

Aprovechando mi estancia por tierras escocesas pude experimentar uno de los mayores gozos posibles para todo buen cinéfago: ver una película en v.o. y antes de que llegue a nuestro país. La elegida, por cuestiones de horario más que por otra cosa, fue ‘Run, Fat Boy, Run’, una comedia para mayor gloria de ese nuevo puntal cómico que es Simon Pegg y que supone el primer trabajo cinematográfico tras las cámaras del televiso David Schwimmer, que anteriormente había dirigido películas y series para la televisión. Ambos ya habían cruzado trayectorias hace un par de años en ‘The Big Nothing’.

La película nos cuenta la historia de David (Pegg), cuya vida está marcada por el fracaso desde que abandonó a su esposa embarazada en pleno altar. Desde entonces no ha dejado de dar tumbos sin prosperar en la vida. Cuando se entera de que su ex pareja tiene un nuevo y apuesto novio (Hank Azaria) decide dar un vuelco a su existencia para demostrarle a su antigua novia que todavía tienen otra oportunidad.

Si algo me llamó la atención de ‘Run…’ fue su profundo estilo británico. Diríase que estamos viendo una película cien por cien británica, tanto por actores, situaciones, paisajes (la acción se sitúa en Londres), como por su sentido del humor, más sutil de lo habitual en producciones norteamericanas. Mucho tiene que decir en todo esto la participación del propio Pegg en labores de guionista, función que no les ajena al co-autor de la imprescindible ‘Shaun of the Dead’. De hecho, los únicos referentes norteamericanos de toda la cinta son la propia labor de Schwimmer como director y la participación de Hank Azaria como el aparentemente perfecto novio americano.

¿Qué consecuencias tiene todo esto sobre el resultado final? Pues en mi opinión un saludable equilibrio entre humor y dosis de drama (justito, que es una comedia), con un toque de sal gruesa americana. De tal manera que la historia sabe estructurarse a base de subtramas y secundarios que sirven para aportar los distintos puntos a la historia. Por un lado tenemos el elemento cómico como contraposición entre la cercana pereza del protagonista y la estirada perfección de su oponente, y por otro la historia de un hombre que ha perdido a la mujer que ama y que, de paso, ha perdido la poca autoestima que la quedaba.

No obstante, pese a la fluidez de la historia y la efectividad de sus escenas cómicas, no puede dejar de afirmarse que ´Run…’ es una clara muestra de esquema repetido hasta la saciedad. La eterna historia del hombre que quiere recuperar el amor perdido y dejar de ser el patán al que todo le sale mal. Es la típica película que casa a la perfección con lo que Ben Stiller lleva haciendo toda su vida, pero sin llegar a lo hiperbólico de sus desgracias en, por ejemplo, ‘Los padres de ella’ o ‘Algo pasa con Mary’. Muestra clara de todo esto es que la película acaba tomando caminos mil veces vistos, más dirigidos a la lágrima fácil o al happy end que a una dirección consecuente con las historia.

Sin duda uno de los platos fuertes de la película es la gran baza que suponen sus protagonistas, pocos pero bastante inspirados. Simon Pegg desempeña a la perfección su papel de buen tío, perdido de la vida e incapaz de mantener una relación madura (una constante en su trayectoria, tal y como le pasaba a su famoso Shaun); Tandy Newton cautiva con su delicada belleza y sabe explotar lo escueto de su personaje (básicamente, un motor para la trama y poco más), por último pero no menos importante, Hank Azaria, al que vemos en pantalla grande menos de lo que nos gustaría, brilla en su rol de tío perfecto, impoluto y atlético, y protagoniza uno de los sketches más divertidos de la película, luciendo palmito en el vestuario de un gimnasio.

En cuanto a la dirección, David Schwimmer no pasa del aprobado justo, con un estilo que brilla por su ausencia. Impersonal, por decir algo. Cumple en su faceta de saber sacarle partido a Pegg, pero no te sorprenderías si te dijeran que la ha rodado cualquier otro. Tan sólo al final nos introduce algún elemento un poco (sólo un poco) fuera de lo común, utilizando como recurso un muro que sirve de metáfora visual que resume toda la trayectoria del personaje: el pobre hombre que por mucho que corra siempre acabará chocando con una pared que, al final, es tan sólo él mismo.

En resumen, ‘Run, Fat Boy, Run’ es una comedia agradable con toques gamberros pero que acaba basculando hacia su lado más sentimental. Una de esas películas que uno va a ver con el ánimo de pasarlo bien, y de las que sales con la sonrisa en la boca. Y eso para mi ya es algo.

Lo Mejor: la escena del vestuario y los polvos de talco. Hank Azaria.

Lo Peor: ciertos planteamientos vienen con los altos niveles de almíbar propios del género… Aún no tiene fecha de estreno en España y ya está editada en dvd en el Reino Unido (dos más dos = dvdrip al canto)

Nota: 6,5

Fdo: Stan

, ,

  1. #1 por Snake el 17 marzo, 2008 - 00:06

    Por la nota que has puesto creo que la veré. Y sí, en DvdRip tal y como comentas.
    Hay cosas que claman al cielo en cuanto a la distribución en nuestro país respecto a algunas películas. ¿Nombramos a Equilibrium?

    Cuando la vea te dejaré mi opinión sobre ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: