El Vampirismo en el Cine – Nosferatu, de Werner Herzog

NOSFERATU, VAMPIRO DE LA NOCHE -1978

Más de medio siglo después de que Murnau rodara su Nosferatu, otro alemán, Werner Herzog, decidió homenajear a su compatriota, haciendo un remake sobre el, por aquellas fechas, ya mítico film.

Había rodado en 1968 su primera película (“Signos de vida”), y contaba con otras seis más (entre ellas, “Aguirre, la cólera de Dios”, y “El enigma de Gaspar Hauser”), cuando emprendió el proyecto.

Herzog, desde sus principios, había sido tomado en cuenta por los espectadores y la crítica, al ofrecer un cine interesante, y que al mismo tiempo se prestaba a la controversia

Sus películas realistas, algunas casi documentales, retratando personajes obsesivos y marginados (casi siempre al límite), eran estudiadas con minuciosidad conforme se estrenaban.

LOS ACTORES

Herzog dio el papel protagonista a su por entonces actor fetiche, Klaus Kinski.

Estéticamente, lo aproxima al vampiro de 1922, pero aunque de su aspecto siniestro no haya nada que reprochar, no llega a dotarlo de ese aspecto entre humano y animal (casi el rostro de un murciélago o vampiro real) que apreciábamos en el de Murnau.

Kinski en esta película realiza uno de los papeles más comedidos de su carrera, y deja a un lado su histrionismo, para componer la imagen de un ser condenado a “vivir”, y torturado por la sed de sangre, pero controlándose para llegar a sus fines.

Isabelle Adjani, en aquel momento una joven promesa del cine francés, es Lucy.

Su interpretación no nos transmite los sentimientos de su personaje.  Es fría, y te lleva a la reflexión de que tan sólo se limita a posar en la mayoría de las escenas en las que aparece.

LA PELÍCULA:

La historia es prácticamente la misma de Murnau, pero Herzog ya utiliza para los personajes los nombres de la novela, introduce algunas variaciones en el guión, y está rodada en color.

El magnetismo de esta película, reside principalmente en su preciosista fotografía, en unos escenarios tanto interiores, como exteriores, mimados al máximo, y en una inquietante banda sonora.

Teniendo en cuenta la trayectoria hasta entonces de Herzog, un realizador que aunaba el realismo con el simbolismo, era natural, que aún tratándose de un remake, se saliera de las pautas del primer Nosferatu.  Aunque la película contenga muchos planos rodados casi literalmente a como los rodó Murnau, no estamos viendo una “copia” de ella.  Estamos viendo un film de Werner Herzog.

Se puede apreciar desde el principio, cuando Harker viaja hasta la residencia del vampiro.

Son unos escenarios más realistas, incluso diría fascinantes, pero más fríos, en los que se echa en falta la sutil presencia de lo sobrenatural, que transmitía la película de Murnau.

El ritmo de toda la película, es lento, lo que a veces hace perder el interés por lo que  cuenta, y que se retoma con secuencias originales, cuidadas, e impactantes, como el “desfile” de ataúdes portando a las víctimas de la peste, el surrealista y onírico baile en la plaza mayor de la ciudad, y “la última cena” de los supervivientes en compañía de la las ratas portadoras de la peste bubónica.

Herzog cuidó cada fotograma, hasta el punto en el que te parece estar más delante de cuadros, que de planos.  Pero lo que lo dota de belleza visual, le resta los ingredientes de tensión que toda película de terror tiene que contener.  Por lo que, no estamos hablando de una película de ese género al uso, si no de un film poético, plásticamente casi perfecto, que gusta, pero que no emociona (al menos a mi).

Creo que con estos comentarios, he dado sobre este Nosferatu “una de cal y otra de arena”, pero es lo que también me ha dado Herzog en cada una de las películas que le he visto.  Nunca me han satisfecho del todo.

Ésta, aunque no sea imprescindible para los que no somos incondicionales de este director, merece la pena verse, y desde luego, tampoco es una más entre el género.

FICHA TÉCNICA

TÍTULO: Nosferatu, vampiro de la noche

AÑO: 1978

DURACIÓN: 96 minutos

NACIONALIDAD: Alemania

DIRECTOR: Werner Herzog

INTÉRPRETES: Klaus Kinski, Isabelle Adjani y Bruno Ganz

GUIÓN: Werner Herzog

MÚSICA: Charles Gounod

FOTOGRAFÍA: Jorg Schmidt Reitwein

TRAILER DE LA PELÍCULA

Sawnson  

, , , , , ,

  1. #1 por cinefagos el 11 diciembre, 2007 - 00:05

    Un gran post Sawnson, pero esta no la he visto, de todas formas me la apunto para ver si la encuentro y la veo algun dia.

    Karelia

  2. #2 por Van Helsing el 11 diciembre, 2007 - 00:29

    Estoy disfrutando estos post de cine vampírico. Esta Nosferatu me parece una película muy correcta, y tal y como dices cuidada y visualmente muy lograda. Creo que coincido contigo si digo que ta,bién me parece muy sosa.

    Apúntate para la próxima el Drácula de John Badham, no? 😉

    Saludos

  3. #3 por cinefagos el 11 diciembre, 2007 - 01:52

    Kare: Gracias. Si consigues verla, despues, nos cuentas, ¿Ok?

    Van Helsing: Si, coincidimos. Y me alegro de que lo estés pasando bien con esta serie Draculiana.

    El Drácula de Badham está ya hecho (ese sí que lo consideraba imprescindible). Iba a ir delante de este, porque tenía el convencimiento de que las dos pelis eran del año 79, y prefería editarlo el primero. Al buscar algunos datos técnicos en un diccionario de películas que tengo en casa, apuntaba que la de Herzog es del 78. Por eso he colgado esta, aunque luego, al mirar el copyright del trailer de YouTube, veo que sí era del 79. No te puedes fíar ni de los diccionarios…

    ¿Imaginas cual va la última?

  4. #4 por kinski el 15 diciembre, 2007 - 18:25

    Lo mejor de la peli es Kinski. En realidad la dupla entre Kinski y Herzog. Aunque se mataban entre ambos, laburando eran exquisitos. Kinski, un gran actor, grosso. A continuación les dejo algunas líneas que redactó Kinski en su libro autobiográfico “Yo necesito amor” sobre el rodaje de “Nosferatu”:

    El punto de partida es Munich, a donde llego cuatro semanas antes de empezar el rodaje para arreglar todo lo referente a mi vestuario. Y es allí donde me esquilo la cabeza por primera vez. Me siento desnudo, indefenso, desamparado. No sólo físicamente – ya que la cabeza rapada al cero se vuelve tan hipersensitiva como una herida abierta -, sino sobre todo espiritualmente, y por supuesto a nivel nervioso. Me siento como si no tuviera cráneo, y como si me hubieran quitado la capa protectora sin la que el alma no puede sobrevivir. Como si me hubieran despellejado el alma.
    Al prinicipio sólo salgo a la calle cuando está oscuro (conozco eso desde la época de “El Idiota”, aunque esto es mucho, muchísimo peor). Además llevo siempre puesta una gorra de lana, aunque es primavera. Algunos pensarán: “No es tan grave, al fin y al cabo hay muchos calvos”. Pero lo uno no tiene nada que ver con lo otro. Hablo de la primera desnudez debida a la simultánea metamorfosis en vampiro. En ese ni-hombre-ni-animal. En ese no-muerto. En esa inconcebible criatura que sufre porque es plenamente consciente de su existencia.

  5. #5 por Van Helsing el 17 diciembre, 2007 - 01:11

    Imagino cual va la última, y si es la que yo creo te diré que es de mis películas favoritas de todos los tiempos 😉

    Ahora te contesto en el post de Badham, que acabo de leerlo.

  6. #6 por Carlos el 13 julio, 2009 - 12:12

    Pues para mí si es imprescindible, de hecho la considero una joya junto al filme de Murnau, que no se limita a copiar sino que aporta un sello personal. Aquí Nosferatu no es un monstruo sino que parece más bien una especie de monje perteneciente a una oscura religión.

    Las hermosas escenas en exteriores y ese castillo de aspecto minimalista con sus blancos y fríos muros…el ritmo de la película, al compás de una banda sonora fascinante, se repite como un mantra que embriaga al espectador, increible.

    Isabelle Adjani (Lucy) con esa frágil y palida belleza, no es que se limite a posar, sino que interpreta a un personaje etéreo, un ser de luz ajeno a un mundo al que no pertenece, y que acaba abandonando una vez que ha cumplido su misión.

    No es una película de terror al uso porque, aunque hay un personaje de naturaleza maligna, el mal que representa no busca provocar tensión, sino instalarse de una forma pausada y serena, casi placentera; lo cual me parece una visión acertada sobre el vampirismo, y no deja de ser inquietante.

    No sé, yo siempre la he considerado una de las mejores películas de vampiros, creía que no había dudas sobre ello.

  7. #7 por jose el 26 agosto, 2009 - 01:26

    Estoy totalmete de acuerdo con Carlos.
    A mi embriaga tanto esta pelicula, desde la primera vez que la vi, que siempre la busqué hasta que me hice de ella.
    Una joya, un objeto de adoración de mi parte.
    La he visto como 50 veces, y la veré otras cincuenta veces.
    Un excelente trabajo de Hersog.
    La escena que más me emociona, es la de la última cena y el baile, con esa excepcional musica de fondo.
    También el relato de los gitanos, y su visión del castillo del conde drácula. “Es una tierra de fantasmas, y el que entra ahí está perdido…”

  8. #8 por Rachmaninov el 12 abril, 2013 - 22:09

    Criticas este filme con el criterio para analizar un película de Hollywood. Este filme hace un énfasis en cuestiones metafísicas y sociales que van más allá de una película de terror. Leer Wikipedia no te hace ningún conocedor sobre Herzog.

  1. Los Feos del Cine – (1ª parte) – Los que ya no están « TIERRA DE CINÉFAGOS
  2. Estrenos de la Semana – 8-1-2010 – Los Coen y su “tipo serio” « Tierra de CINÉfagos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: