CÁNDIDA. Cuando Fesser quiere, emociona pero bien.

cándida foto1

En ocasiones la campaña publicitaria de una película puede jugar en contra de la misma. A este debut en la dirección de Guillermo Fesser le ha ocurrido lo mismo que le pasó hace unos años a Muertos de Risa de Alex de la Iglesia: vendida como una comedia descacharrante, la recepción del público fue más bien tibia cuando descubrió que risas había las justas y que, en realidad, se encontraban ante un drama tragicómico que no todo el mundo supo apreciar. Con todo y con eso, la recaudación de Muertos de Risa fue bastante buena, y para algunos como el que esto suscribe se trata de una de las mejores películas españolas de los 90. Ahora, con Cándida, vemos un fenómeno similar: gente que ve el cartel y los trailers de la cinta y piensa que va a troncharse con una comedia disparatada, cuando en realidad lo que uno se encuentra es un dramón que difícilmente te puede dejar indiferente, sobre todo sabiendo que parte de lo que se cuenta es real.

Y es precisamente en esa veracidad donde encontramos una de las mayores virtudes de la película, ya que transpira verdad por los cuatro costados a pesar de que, en ocasiones, se deja llevar por la fantasía y adorna sus imágenes con fugaces escapadas bucólicas. Pero, pensándolo bien, ¿no forman también estas excursiones mentales parte de nuestra vida cotidiana? ¿Cómo no iba a refugiarse esta mujer en esos sueños con una vida tan desgraciada? Será mejor no entrar en detalles sobre todo lo que le ha ocurrido a esta Cándida Villar, interpretada por ella misma, con tal de no desvelaros nada que os pueda chafar alguna escena de la película, pero basta con decir que es viuda y que (en el guión) de todos los hijos que tuvo sólo tiene trato habitual con dos, uno de los cuales es un drogadicto que sueña con ser cantante y el otro es un esquizofrénico que cree tener contactos con extraterrestres. Si la propia Cándida no necesitaba dotes interpretativas para hacer de sí misma en esta dramatización de su vida que es la película (basada asimismo en la biografía que Fesser escribió sobre ella, Cuando dios aprieta, ahoga pero bien), no puedo evitar hacer mención a lo bien que están los actores que hacen de estos dos hijos que tienen más protagonismo en la trama: Raúl Peña como el dramático Javi, un papel en el que da muchísimo más de lo que jamás podría esperar de él viéndole en las series juveniles por las que suele ser conocido (tiene un par de momentos que me ponen los pelos de punta por lo convincente y entrañable que resulta); y Víctor Sevilla como Julián, un tipo al que desconocía por completo (según he leído es cantante de Los Petersellers, entre otras cosas) y que borda a ese suicida conspiranoico de frialdad desarmante. Destacar también al habitualmente televisivo Jorge Bosch como Pablo, el presentador de informativos que tiene la buena suerte (y han leído bien) de atropellar cierto día a Cándida, y que encuentra en esta mujer el impulso necesario para empezar a vivir de nuevo y recuperar una felicidad que creía perdida.

Pero por encima de todos está la magnética Cándida Villar con su verborrea llena de erratas y verdades en proporciones iguales. El público que busque comedia quizá la encuentre en la forma en que la protagonista reinventa refranes y frases hechas (como “nadaba en la ambulancia” o “no todo el monte es orgasmo“), además de en situaciones rocambolescas como la remodelación estética del piso de Pablo llevada a cabo por Julián. Pero detrás de estas sentencias mal expresadas y esos actos de locura están unos motivos de los que no sé yo hasta qué punto es normal reírse, como serían el analfabetismo y la enfermedad mental. Desde luego, y no sé si esto es algo compartido, a mí estos personajes me causaron más ternura y lástima que carcajadas (y eso que me suelo reír de casi todo). El cariño que les imprime Fesser hace me resulte imposible encontrarlos graciosos, dicho esto como un elogio más que como un ataque a la postura que toma el director. Un director que demuestra gran inteligencia y eficacia cuando plantea de fondo otros factores como la homosexualidad reprimida o la violencia de género y consigue que no rechinen ni estorben, diciendo quizá más con esos pocos minutos que otras cintas amparadas por completo en el drama social de difícil digestión y aburrido planteamiento. Y, ¿hablamos de heroínas?. En ese aspecto, esta anciana que es capaz de meterse en un poblado gitano a recuperar el televisor que su hijo ha vendido para comprar droga, donde ni siquiera la policía se atreve a entrar, le da cien mil patadas a otras niñas ñoñas que van de fuertes y en realidad son más sumisas que una geisha (y sí, hablo de La Juani y Bigas Luna, que llenarán más el ojo, pero el alma te la dejan vacía, cosa que no ocurre, y perdonen la cursilería, con Cándida). Mi recomendación es que olviden los trailers, olviden el poster y olviden la Cándida mediática que reseña películas con su estilo tan peculiar, y recuperen cuando puedan una de las películas españolas más interesantes de los últimos meses (con permiso de El laberinto del Fauno). Toda una celebración de la vida vista desde el lumpen.

cándida foto2

Target: Cinéfagos sin prejuicios que quieran emocionarse.
Lo mejor: Que conmueve sin buscar la lágrima fácil.
Lo peor: Esperar ver una comedia disparatada.
Nota: 8’5 / 10

Fdo: Darkman

(ver ficha)

  1. #1 por Ave Fénix el 17 febrero, 2007 - 18:16

    Buf….cuando fui a verla pensaba que iba a pasar un rato riendome y nada más…y no salí del cine llorando de milagro…q dramón…!

  2. #2 por chusky282 el 15 marzo, 2009 - 11:08

    a mi familia y a mi nos ha encantado, que panzá de llorar por dios…. pero Candida eres la mejor animo!!! y un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: