ROCKY BALBOA. Gracias, Sly. Hasta siempre, Rocky

2006_rocky_balboa_030

Lo ha hecho. Nadie apostaba un céntimo por él y ahí le tienen, triunfante, cosechando el respeto de parte de la crítica y el beneplácito del público. Rocky Balboa se despide, pero Stallone ha vuelto. Después de unos largos años de incertidumbres y proyectos fallidos o simplemente carentes de interés, Sly ha regresado a los orígenes con una emocionante y sentida despedida a su personaje fetiche, ese Rocky Balboa que le hizo famoso y que marcó su carrera para siempre, convergiendo ambas personalidades en una simbiosis perfecta que ahora toma más fuerza, si cabe, debido a los paralelismos existentes entre las vidas de sendos caracteres dentro y fuera de la pantalla. Si se es capaz de entrar en la sala sin el convencimiento previo de que lo que va a ver será un horror indigno de atención (esa bochornosa pose intelectualoide que tanto aborrezco y que defiende que todo lo popular es deleznable), uno puede sentir que lo que está viendo no es sólo la historia de alguien ficticio, sino que viene a ser un reflejo nada sutil de la vida real de su creador. Más que nunca, Rocky es Stallone, Stallone es Rocky. Y ahí reside buena parte del encanto que provoca esta película, capaz tanto de generar ilusión en el fan veterano como de, quién sabe, crear nuevos seguidores del Potro Italiano.
Rocky nunca fue una saga sobre centrada exclusivamente en el boxeo. Quizá el recuerdo de la tercera y cuarta parte de la serie, las únicas de las seis que hacían mayor hincapié en los combates, haya empañado el recuerdo de lo que en realidad fue el comienzo de esta legendaria lista de películas: una historia de coraje y superación personal, de alguien por el que nadie sentía respeto y que a base de bastante suerte (ser elegido por Apollo Creed para convertirse en su rival) y mucho esfuerzo y tesón conseguía la admiración del mundo entero (pero también el odio de sus envidiosos rivales). Exactamente lo mismo que le sucedió al propio Stallone cuando tuvo que defender con uñas y dientes su guión y su intención de protagonizarlo, cuando los productores preferían a James Caan, Ryan O’Neal o Burt Reynolds. Stallone subió al ring del cine y, aunque su personaje perdiera por puntos en el combate final, ganó el cariño de numerosos fans que le auparon a lo más alto del estrellato hollywoodiense, hasta tal punto que no creo arriesgado decir que él es el icono perfecto del cine estadounidense de los años 80. Luego vinieron los 90 y todo cambió. Rocky V tuvo un resultado mediocre en las taquillas y la carrera de Sly, salvo contadas excepciones (Máximo Riesgo, Demolition Man, Daylight), se vino abajo del mismo modo que la de sus compañeros de armas generacionales (todos los cachas del cine de acción que ya conocéis). De este modo, cuando Stallone ha intentado poner en pie esta vibrante despedida se ha encontrado en la misma posición en la que se encuentra Rocky en la película: tenía que convencer a todos de que podía hacerlo, tenía que demostrarles que aún estaba capacitado para luchar y convencer a la platea, a pesar de los problemas propios de su edad (unos envidiables 60 años) y de estar en una posición de popularidad muy alejada de la que poseía en sus buenos tiempos. Y lo ha hecho bien, vaya que sí. Ha logrado protagonizar, escribir y dirigir un largometraje lleno de dignidad, honestidad y sentimiento, tres virtudes que se les escapan a los que delante de los ojos llevan ese velo de impermeabilidad y rechazo del que hablaba antes, los que sólo son capaces de emocionarse cuando les apelan a su intelecto y han olvidado el extraordinario gozo que también puedes sentir cuando te tocan el corazón y las entrañas. Y está claro que a Rocky Balboa, a Sylvester Stallone, se le puede definir bien como emocional y visceral, dos adjetivos a los que algunos parecen querer otorgar un matiz peyorativo.

2006_rocky_balboa_034

Pero volvamos a la película. Mientras presenciaba determinadas escenas, no podía dejar de mezclar realidad con ficción e imaginarme a Stallone viviendo situaciones muy similares a las de su personaje. Por ejemplo, ese instante en el que intenta conseguir la licencia que le permita boxear de nuevo lo podríamos llevar a una situación real en la que Sly tuviera que convencer a los productores de que aún le quedaba algo que decir y que aportar a la saga (y lo que aporta es un broche de oro, ni más ni menos). O aquel momento en el que Rocky habla en la calle con su hijo, que me hizo pensar en la posibilidad de una discusión muy similar que se podría haber producido perfectamente entre Sylvester y Sage Stallone en algún momento de sus vidas. Todo ello visto desde un prisma nostálgico y crepuscular que igual hace soltar alguna lagrimilla al espectador más desprevenido. Aunque tenemos que echar la vista atrás y recordar que esta serie siempre ha estado enmarcada dentro de los parámetros del género dramático más que el de la acción espectacular (y las excepciones son, como dije antes, las partes 3 y 4), a pesar de que en la memoria colectiva esté grabada a fuego la imagen de Rocky soltando hostiones a diestro y siniestro mientras de fondo suena el Eye of the Tiger de Survivor. Eso no lo encontraréis en Rocky Balboa, a la que considero desde ya la mejor secuela de todas ellas y la coloco a la misma altura de calidad que la primera entrega dirigida por John G. Avildsen. Y no es mejor porque tenga poca acción, que nadie me entienda mal, porque a mí me encanta el género. Me parece buena porque tiene momentos brillantes; porque es coherente con el resto de cintas sobre Rocky (a pesar de que los problemas psicomotrices que tenía Balboa en la 5ª parte parecen haberse esfumado); porque te la crees en todo momento; porque ofrece a un Stallone enternecedor que sólo había estado así de bien en el primer título; porque tiene un look setentero que le viene como anillo al dedo; porque su banda sonora (tanto la eterna partitura de Bill Conti como la selección de canciones, que incluye a Smokey Robinson o a los oscarizados Three 6 Mafia) es magnífica; y porque, a título más personal, es todo un regalo de despedida para todos los que han apoyado las andanzas del Potro Italiano a lo largo de los últimos 30 años. Si quieren, digan que esta no es una reseña objetiva, pero estarían equivocados si pensaran que eso me afectaría.

Podría seguir escribiendo sobre esta película y sobre la saga en general, pero no tengo que convencer a nadie. Sólo les digo algo más: antes de pagar la entrada ya sabemos todos cuál es nuestro grado de interés, simpatía y estimación hacia el proyecto; la sorpresa es que está gustando a gente que a priori no sentía demasiada admiración hacia Rocky. Por algo será.

2006_rocky_balboa_035

Target: Espectadores a los que todavía les emociona el Gonna Fly Now de Bill Conti y que se consideran fieles a sus héroes de toda la vida.
Lo mejor: Se parece muchísimo a lo que deseaba ver.
Lo peor: Por decir algo, el esquema es demasiado similar al de la primera parte.
Nota: 9 / 10

(ver ficha)

Fdo: Darkman

  1. #1 por JUAN el 16 enero, 2007 - 22:26

    Hola Pedro la vi el dia del estreno y me gusto mucho , por que no pelen no signifika k sea mala!! los dialogos estan muy bien hechos y dicen la verdad!!

    Tu reseña Perfecta jejeje!! felicidadess siempre = sigue asi!

    Saludoss

  2. #2 por moray33 el 16 enero, 2007 - 23:02

    Está bien la crítica, aunque no creo que esté a la altura de la primera, más bien de la segunda.

  3. #3 por the man without eyes el 17 enero, 2007 - 10:39

    muy buena critica, estoy de acuerdo con todo lo que dices.
    me quedo con “rocky balboa se despide, pero stallone ha vuelto”.
    para mi rocky 4 siempre sera la que mas me guste pero rocky balboa es magnifica.
    un saludo y a seguir haciendo criticas tan buenas

  4. #4 por Darkman el 17 enero, 2007 - 10:50

    JUAN, eso de la falta de peleas lo decía por ciertos comentarios que escuché en el cine de los típicos niñatos que no tenían ni idea de quién era Rocky Balboa y habían entrado esperando ver a un viejo arrastrándose por el ring durante toda la peli.

    MORAY33, quizá debería haber matizado esa frase con un “casi”, pero me dejé llevar por la pasión mientras escribía la reseña, jeje. No obstante, yo considero a esta cinta superior a la segunda parte.

    MAN (quedamos en que te podíamos llamar así, ¿no?), esa frase que citas es la que en un principio iba a poner como título de la reseña, pero no quería repetirme demasiado. ‘Rocky IV’ es la que más gusta a los mitómanos puramente ochenteros y fanáticos de la acción, y yo me parto de la risa con ella además de disfrutarla a rabiar también, pero siendo objetivos seguramente es la más floja de todas las partes. Eso no quita para que sea la que más le guste a alguien, ojo, sobre todo porque muchos, por edad, descubrimos a Rocky con esa entrega y siempre tendrá ese hálito mítico.

    Gracias, chicos.

  5. #5 por JUAN el 17 enero, 2007 - 15:32

    La 4 esta muy wapa el entrenamiento madre mia jejeje!!!

  6. #6 por Darkman el 27 enero, 2007 - 15:10

    A todos los que estéis interesados en repasar la trayectoria del personaje de Rocky, os informo que he confeccionado un artículo retrospectivo en el que descubriréis curiosidades sobre las seis películas y podréis leer mi opinión sobre las mismas.
    Aquí tenéis el enlace:
    http://www.lacoctelera.com/pedrojosetena/post/2007/01/26/rocky-balboa-homenaje-repaso-toda-saga-

  7. #7 por SOCRATES el 23 mayo, 2007 - 22:15

    UNA OBRA MAESTRA EN SU GENERO ¿ACASO AL HABLAR DE PELICULAS SOBRE LA VIDA DE UN BOXEADOR SE RECUERDA A OTRO QUE NO SEA ROCKY?. EN LO PERSONAL ME BASTA CON TENER LA I, II, III Y ESTA ULTIMA(LA VI). EL COMENTARIO PRINCIPAL SIMPLEMENTE IMPECABLE. CREO QUE HAS RESUMIDO EL SENTIR DE MILLONES DE FANATICOS COMO NOSOTROS….Y LOS NO TAN FANATICOS TAMBIEN. UNA PATADA EN EL TRASERO A TANTA PELICULA QUE SOLO SE BASA EN LOS EFECTOS DIGITALES Y CERO DIALOGO. 10 OSCAR A ROCKY BALBOA.

  1. Cartelismo: SAGA ROCKY « Tierra de Cinéfagos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: