DÉJÀ VU. Scott deja de marearnos.

Llevo un tiempo con ganas de recuperar Ricochet, esa hiperbólica peliculita de principios de los 90 dirigida por el errante Russell Mulcahy en la que Denzel Washington las pasaba canutas por culpa de un desatado John Lithgow en su salsa. En esta cinta se presentaban las características que definirían a Washington como un héroe de acción algo atípico: conservando ese deje exhibicionista y chulesco de todo action-hero que se precie (recordemos que a los pocos minutos de proyección el tipo ya estaba en calzoncillos en mitad de una feria), Washington se movía en otro terreno al presentarse como un buen actor dramático metido casi por accidente en una trama que podría haber ido a parar perfectamente a alguien como Wesley Snipes (quien ha demostrado ser mucho menos selectivo que Washington, a pesar de haber trabajado a las órdenes de Spike Lee o Mike Figgis, incluso de Martin Scorsese en el videoclip de Michael Jackson Bad). Su personaje lo pasaba realmente mal y, lejos de enfrentarse con rutilante superioridad al villano, tenía que adoptar medidas casi suicidas para acabar con él (esa flamígera escena homenaje a Al rojo vivo) y regresar victorioso con su familia. El Denzel Washington heroico es alguien que usa más el cerebro que los músculos, incluso cuando ha bordeado con tramas que podrían haberse convertido en espectáculos de acción trepidante de estar en otras manos, como la semi-olvidada Virtuosity (quizá su cinta más apegada al espíritu de la serie B) o la estupenda El fuego de la venganza.

La mejor prueba de todo esto es que seguramente sea uno de los pocos actores que ha protagonizado un thriller de asesinatos, El coleccionista de huesos, teniendo una movilidad aún más reducida que la de James Stewart en La ventana indiscreta (recordemos que el personaje de Washington permanecía todo el metraje postrado en una cama debido a su incapacidad motriz, como un Ramón Sampedro al que en lugar de ayudar a morir ayudaban a capturar un asesino). Unido por tercera vez a Tony Scott, de quien pudimos “disfrutar” Domino hace unos meses, Washington vuelve a meterse de lleno en una historia en la que hacen acto de presencia alguna persecución, un par de explosiones y tiroteos, pero de nuevo la sucesión de escenas espectaculares queda supeditada a un guión (juguetón) que le ofrece la posibilidad de seguir encarnando a un héroe de acción sui generis, más preocupado en ser el tipo más inteligente de la habitación que el más musculoso.

Partiendo de una premisa puramente fantástica (la posibilidad de alterar el pasado más reciente gracias a la creación – involuntaria – de un agujero de gusano), Scott evita la aparición de más efectos especiales que los que habría en cualquier thriller de acción al uso, consiguiendo que más o menos aceptemos la propuesta a pesar de que los giros de guión que aparecen de vez en cuando te hagan dudar de la coherencia del mismo (cosa que suele pasar siempre que vemos una película que juega con la maleabilidad del tiempo y el espacio). Que nadie se asuste: Tony Scott sigue jugando con la cámara y con las texturas, con los títulos de crédito y el sonido, pero de un modo muchísimo más controlado (y a la postre, menos molesto para el que subscribe) que en la cargante Domino, en la que a mitad de la cinta uno se daba cuenta de que la historia que estaba contando se la traía al pairo a Scott y que lo que pretendía era pasárselo bien en la sala de montaje como un chaval que acaba de aprender a manejar el Premiere. En cierta manera, y no sé si de manera voluntaria, Scott ha confeccionado una película con la que “pedir perdón” por sus excesos inmediatamente anteriores, fácil de seguir a pesar de sus triquiñuelas argumentales, y de digestión cómoda para casi todo tipo de espectador. En cuanto a su factura visual, Déjà Vu es prima hermana de otra cinta de Scott como es Enemigo Público, de la que también recupera la idea del Gran Hermano orwelliano, un ojo que todo lo ve que ahora además es capaz de introducirse en el pasado. Lástima que Scott no se haya decantado más por la vertiente de ciencia ficción que por la de thriller de acción, ya que se nos antojan desaprovechadas ideas como la interacción entre uno y otro extremo de ese agujero de gusano (algo que explotaban más en Frequency) o las paradojas temporales que esas acciones podrían generar (base sobre la que se sustentaba esa maravillosa trilogía que es Regreso al futuro).

Pero es que Déjà Vu es una película simple, dicho sin el menor ánimo de burla, un efectivo thriller en el que a pesar de toda la parafernalia fantástico/tecnológica, a pesar de estar ambientada en una Nueva Orleáns post-Katrina que ahora es azotada por el terrorismo (detalles que fácilmente podrían haber “politizado” la película), todo se reduce finalmente a uno de los tópicos por excelencia del cine de acción: el héroe debe salvar a la chica y desactivar la bomba corriendo a contrarreloj. Es decir, una suerte de Timecop del siglo XXI, sin las filigranas y peleas de Van Damme pero con la interesante variación de que el héroe se enamora de la chica una vez que ésta ya ha muerto, y que se toma bastante a la ligera los efectos que un cambio en el pasado pudiera tener sobre el futuro (o el presente, vaya). Una de esas cintas en las que el prota es más listo que el hambre, el malo es muy malo pero algo torpe y la chica está para mojar pan, además de ser simpática, inteligente y soltera (con lo cual el héroe, también soltero y dispuesto, lo tiene todo menos complicado para acabar conquistándola). Y, lógicamente, al final todo encaja a la perfección para lograr un happy end y conseguir que el público abandone la sala con la sonrisa de satisfacción dibujada en el rostro. Como ven, todo muy previsible, pero bien hecho y contado con ritmo. La ecuación Tony Scott + Denzel Washington = diversión asegurada sigue funcionando.

2006_deja_vu_044.jpg

Para los que el concepto “originalidad” no sea prioritario a la hora de elegir peli.

Lo mejor: Que Denzel siempre cumple. Que no aburre. Haber descubierto a Paula Patton.

Lo peor: Que el trailer nos reventara prácticamente todo el argumento, hasta el final.

Calificación: 7 / 10

(ver ficha)

——–

Fdo: Darkman

  1. #1 por Zoográfico el 16 diciembre, 2006 - 10:39

    Gran post, Darkman! A mí la primera que se me viene a la cabeza en cuanto a jugar con el tiempo y el espacio es Primer, de Shane Carruth, que no me dejó muy buen sabor de boca, la verdad. Virtuosity me encantó porque ves a los que hoy día son estrellas en una especie de una antesala del Actor’s Studio. Russel Crowe y la sangre azul saliéndole de la boca o cuando acaba ensartado en cristales… fue una peli entretenida en la que me reí bastante con el surrealismo del que hacía gala. Y el escritor de Virtuosity es el mismo que de Hitcher, otra que promete (jajaja).

    Aún no he visto Déjà vu, la veré, aunque más de uno se echaría para atrás si le dijera que es como Timecop pero sin las hostias made in Van Damme. Un saludo!!

  2. #2 por felipe el 16 diciembre, 2006 - 18:36

    Vi deja vu,y se puede ver la película,aunque lo del rollo de viajar en el tiempo no se lo creen ni ellos,por no decir de que los minutos finales se me hicieron eternos.
    Eso si,no tiene los movimientos hipervitaminicos como en domino,es decente nada mas.

  3. #3 por Snake el 17 diciembre, 2006 - 19:21

    Lo peor de este tipo de peliculas es cuando se meten a explicar las parábolas producidas por los viajes en el tiempo.
    Es como cuando hace el gráfico Christopher Lloyd en la saga Regreso al Futuro. En un principio hasta se entiende,,, pero luego pasas de todo y disfrutas de lo que ves. Sino te daría un síncope intentando entenderlo.
    En la peli de Scott sucede como con la foto del final de Terminator. Cuando Sarah Connor se hace una foto que años después la traería del futuro al pasado su marido que al mismo tiempo,,, PUES ESO!!! QUE NO SE SABE QUÉ FUE ANTES, SI EL HUEVO O LA GALLINA!!! 😀

  4. #4 por Peter Parker el 18 diciembre, 2006 - 12:46

    A mi en su planteamiento me recordó mucho a El Final de la Cuenta Atrás : todo cambia para seguir siendo igual, salvo porque en esta si consiguen el objetivo (con un alto precio para el protagonista).
    Hay varios aspectos que no he entendido (SPOILERS), como lo de que la luz atraviese la pantalla (¿la pantalla es la puerta en el tiempo?) o lo de la llamada al compañero para preguntar como era de aspecto: durante el retroceso al pasado lo entiendo, porque él ha aparecido para salvarla y ella duda de su identidad. Pero en la línea temporal original ella aparece muerta en el rio, y en su apartamento aparecen indicios de la presencia del agente. ¿Eso quiere decir que en esa linea temporal viajó, pero ella murió de todas formas? No se si me explico, es muy complicado.

  5. #5 por Chico Viejo el 18 diciembre, 2006 - 13:33

    No es tan complicado, Peter, las dudas que te han surgido se deben a una serie de incoherencias lamentables a la hora de desarrollar un guión penoso. Simple y sencillamente eso.

  6. #6 por sagan el 18 diciembre, 2006 - 14:09

    A mi la peli no me disgustó, me pareció la mar de entretenida. Pero tuve que hacer un esfuerzo para pasar de las incoherencias que comenta Chico viejo. Además en la escena en la que explican lo de los agujeros de gusano es confusa, y se lían más que la pata de un romano.

  7. #7 por JimmyBahia el 18 diciembre, 2006 - 22:49

    Despues del desproposito que es Domino esta peli no voy a verla ni unque me paguen la entrada las paloimitas y una noche en la rana verde.

  8. #8 por Stan el 19 diciembre, 2006 - 09:28

    Sí sí, qué raro, eh CV…juraría que quedamos con un tío llamado Jimmy para ver Deja Vu… que al final no fuéramos no quita la intención. En fin, supongo que serán imaginaciones mías…

  9. #9 por Chico Viejo el 19 diciembre, 2006 - 14:13

    Bueno, igual en su plan no entraba esa posibilidad. A saber lo que piensa Jimmy, yo prefiero no imaginarlo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: