MEMORIAS DE UNA GEISHA, entre harapos y sedas

cinefagos-geisha-ziyi.jpg

Rob Marschall después de salir bien parado aquel año 2002 con Chicago presenta en esta ocasión Memorias de una Geisha, una película inspirada en el Best Seller del mismo nombre. ¿Cuál fue el atractivo principal por el que fui a verla? He de confesarlo… soy un enamorado de Zhang Ziyi y por favor, no me confundan con un fanático de esos que acosa a sus ídolos hasta acabar en un manicomio o en la cárcel. Ella simplemente es mi ideal de mujer. Pero eso es otro tema que ahora no viene a cuento… la segunda razón y, muy cercana a la primera, por la cual fui a ver esta película es que siento predilección por la cultura asiática, su filosofía, costumbres, formas… Esta era un buen momento para conocer más sobre ésta cultura, en esta ocasión de la mano de las geishas.

Antes de nada advertir que no he leído el libro y, por lo tanto, no estoy en posición de juzgar la adaptación de la novela al cine. Supongo que como en general y en otras adaptaciones, se habrá tratado de tomar los aspectos del libro mas importantes dejando muchos detalles en las páginas del libro, podríamos decir que se ha tratado de captar el espíritu de la novela.

Volviendo a la película mi impresión general a su termino fue ambiguo; por una parte, como ya saben, tratándose del tema había disfrutado contemplando las imágenes y conociendo algo más de la cultura; sin embrago, fue en parte algo decepcionante pues me quedé algo insatisfecho… una sensación de querer saber más. Básicamente con éstas impresiones se puede deducir que es lo que más me gusto y lo que, para mí, fue lo más decepcionante.

cinefagos-geisha-gon-li.jpg

Por ejemplo hablemos primero del reparto. Éste, lleno de nombres conocidos, destaca por sus claroscuros… Gong Li y Zang Zhiyi estuvieron bien, mostrando la cara y la cruz de la vida de una geisha. Sin embargo, si miramos los papeles masculinos nos podemos detener en el pobre papel de Ken Watanabe, algo soso y falto de interés, es de esos papeles que tranquilamente podría hacer cualquier actor desconocido (pero cuanto mejor sea un reparto más atención recibirá… supongo). A diferencia del reparto, donde encontramos diferencia, el resto de cualidades técnicas son de lo más destacado de la película. La ambientación de ese Japón de principios del XX (perdonen, no recuerdo la fecha exacta) con esa ciudad de calles estrechas y laberínticas llenas de mercadillos y puestos ambulantes, la tristeza y oscuridad de la ciudad comparada con el verde de los jardines los parques y todo, bañado por las pálidas y sonrosadas hojas de los cerezos; el vestuario, lleno de colores y esplendor donde la figura de la mujer se realza envolviéndose en mantos de seda, guardando sus rostros iluminados que se rompen en el carmín rojo de sus labios…; la música, simplemente saber que el compositor de la banda sonora es el magnífico John Williams.

Pero como ya comentaba al principio, mis impresiones eran dispare, lo que me decepcionó fue que uno acaba esperando saber más… uno se queda algo insatisfecho en cuanto a información (supongo que el libro será el instrumento a buscar para saciar la sed de saber). Igualmente la película parece quedar muy diluida, no se saborea o se consigue captar cada parte en su totalidad… como suele ocurrir en este estilo de películas el largo transcurrir del tiempo (la película narra la media vida de una niña) obliga a los saltos en el tiempo y al final siempre tienes la sensación de que no ha podido ser completa la película, que le falta algo más. Éste algo más no significa más metraje, sino mayor dedicación a desarrollar cada personaje, sobre todo los principales dejando al lado otros de menor importancia (en mi opinión claro). Digo esto porque en esta ocasión incluso el final parece alargarse más de la cuenta. Para colmo de males el final no fue de mi gusto… En definitiva la película está bien pero tiene varios errores aunque yo, como seguidor de una cultura siempre enigmática y atractiva como es la asiática, intente evadir la realidad.

Lo Mejor: La imagen del Japón de las tradiciones.

Lo Peor: Lo que pudo ser y no fue.

Calificación: 7 /10

(Ver Ficha)

Fdo: Kitano

  1. MEMORIAS DE UNA GEISHA « Tierra de Cinéfagos
  2. “Nine” – El musical que rueda Rob Marshall, inspirado en “Fellini 8 ½” « TIERRA DE CINÉFAGOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: